America

Ver todas las Catedrales de America, Catedrales del Mundo, Imagenes de las Catedrales de America, Fotografias de Catedrales de America, Arquitectura de las Catedrales de America, Historia de las Catedrales de America

Catedral de Esteli (Nicaragua)

0

La Catedral de Estelí, es la sede de la Diócesis de Estelí y esta dedicada a la advocación mariana de Nuestra Señora del Rosario, patrona de la Diócesis. Se encuentra ubicada en la ciudad de Estelí, Nicaragua. Tiene un estilo Neoclàsico y moderno, fue consagrada como sede de la Dióceis el 17 de diciembre de 1962 por el Papa Juan XXIII.

Se le conoció hasta la década de 1990, como la Catedral Blanca.

Antecedentes

Con los traslados de la Villa de San Antonio de Pavía, de Villa Vieja al Llano de Michigüiste y de este al actual sitio de la ciudad han transcurrieron tres etapas diferentes.

Para 1865, los habitantes de la Nueva Ciudad de Segovia (Ciudad Antigua), llegaron ahí huyendo de la destrucción e invasión de los piratas ingleses. Al llegar a la actual Villa Vieja, fundaron ahí la Villa de San Antonio de Pavía con una pequeña ermita provisional.

La Villa en sus inicios era una pequeña localidad con unos pocos habitantes, con lo necesario para sobresalir.

El segundo templo, fue mas formal en cuanto a su estructura, se comenzó su edificación aproximadamente en 1731, de esta etapa de la construcción la referencia que se tiene es el informe del Obispo Agustín Morel de Santa Cruz, Obispo de Nicaragua, que expresaba:
Una iglesia con su capilla mayor y sacristía de adobes, piedra y lodo, con el techo de teja: el resto es un cuerpo provisional de paja, muy indecente y lleno de goteras; cíñelo unas paredes como de cinco o seis varas de alto de adobes y tierra para las naves que debe tener una nueva iglesia, cuya fabrica hará veinte años que se esta atendiendo.
Agustín Morel de Santa Cruz, Obispo de Nicaragua

Esta ermita tenía lo propio de las ermitas coloniales primitivas; de planta rectangular, de un solo cuerpo, techo a dos aguas, una sola nave, con imágenes coloniales españolas llevadas a la Nueva Ciudad de Segovia por los españoles; 183 años después es traslada la ermita con el poblado al Llano de Michigüiste.

La tercera construcción del templo tenía sus reliquias coloniales, entre las reliquias según las crónicas estaban el “Señor Crucificado del Desprendimiento” y la imagen de la “Virgen del Rosario” que según la leyenda la imagen estaba destinada a la ciudad de León y por equivocación llegó a Estelí; teniendo también platerías, ornamentos para el altar y retablos de carácter colonial.

Nuestra Señora del Rosario, Patrona de la Diócesis y Titular de la Catedral

Como reliquia de total importancia estaba la pila bautismal, tallada a mano por los primeros habitantes de la Villa de San Antonio de Pavía. Las crónicas expresan que para 1778 el “Señor Crucificado del Desprendimiento”, fue dado a retocar por un pintor y restaurador de la Villa de Nicaragua (Ciudad de Rivas), dejando en una de las extremidades inferiores de la imagen una carta que se encontró en 1947.

Este documento hace evidente la antigüedad de la imagen, datando -según las crónicas- desde tiempo de la colonia, desde la fundación de la Villa.

Templo actual

El traslado al actual territorio de la ciudad de Estelí se dio por los ataques de lo aborígenes. Según las memorias municipales, los pobladores “meditaron si convenía la reconstrucción de la villa o trasladarla a un lugar más apropiado”, eligiendo el traslado al Llano de Michigüiste y entre lo primero que trasladaron fue la ermita, que simbólicamente significaba el traslado oficial.

Este traslado se dio aproximadamente entre los días 11 – 13 de junio de 1823. La construcción de la ermita fue rudimentaria, gañeron con techo de paja y piso de tierra, correspondiendo a los materiales tradicionales de aquella época; teniendo como titular a San Antonio de Padua; al trasladarse la ermita se trasladaron también las imágenes sagradas para los pobladores, su reliquias, el Cristo del Desprendimiento y la Virgen del Rosario.

En 1871, la Villa pasó a denominarse legítimamente como Municipio, se dispuso la erección de un distrito, con todo ello el Municipio tomaba una nueva figura, de ciudad, con ello, también la ermita cambiaba su aspecto.
Materiales de la primera construcción actual

El nuevo templo se inicio en 1882, por iniciativa del sacerdote José Cajina, cooperando en ello los pobladores; se emplearon en su construcción materiales que ofrecía el propio entorno del municipio; la comunidad apoyo con el traslado de la madera, los pilares de níspero con altura de 11 Varas, artesón de Zapotillo y guachipilín, explotadas de los bosques de los alrededores del Municipio; los pobladores denominaron todo el proyecto como “fajinas dominicales”, por hacer todo el trabajo los días domingos. Los traslados eran organizados por el cura párroco de la ermita, trabajaba con los pobladores como cualquier otro hombre, jalando los bueyes cargados de madera, según las crónicas “bajaban cantando al camino con comidas y bebidas y hacían velas a la luz de la luna para esperar la llegada de la caravana… tocaban guitarras e improvisaban números”.

En la etapa de construcción del templo también colaboro el párroco Camilo López Barrantes, sucesor del padre Cajina, etapa que concluyó en 1888, seis años después de haber iniciado.

Materiales

Se construyó la ermita con los materiales que construían sus viviendas, paredes de adobe, ladrillos de barro para el piso, el armazón del techo con tejas y maderas de Zapotillo y guachipilín, los pilares de níspero con 11 varas de alto utilizando en los trabajos mas finos maderas de cedro real y caoba.

Los adobes eran preparados por los mismos pobladores. Al terminar las paredes, se dio paso al repello de las paredes con mezcla negra a base de arena y tierra, el fino era preparado con cal.

Su estilo

Siendo el templo de carácter formal, ya predominaba el estilo que tendría el templo, evoluciono arquitectónicamente. De planta rectangular, el presbiterio tenía una medida mas angosta, de una sola planta, casi de igual tamaño que la construcción actual, paredes altas y fuertes, techo de paja a dos aguas, con aleros a los lados, sin torres, ni bóveda ni cúpula, el campanario estaba ubicado en el lado norte montado en cuatro horcones, dándole la forma de una caseta, en el mismo estaba ubicada una matraca que se utilizaba en Semana Santa. En el atrio frente a la puerta mayor estaba ubicada “La Cruz del Perdón”.

El interior estaba dividido en tres naves pequeñas, que daban paso al altar mayor, ornamentados con labrados de madera. Las crónicas expresan que era sostenido como aquellos templos de la antigüedad por dos hileras de cuatro robustas y altas columnas de madera de níspero, todas ellas labradas en forma ochavada, con basamento de cantera y rematadas en vistosas zapatas, ricamente decoradas…. Y al fondo, aquel altar como una joya resplandeciente, tallado en maderas de cedro real, con ornamentos borlados, capiteles y otras filigranas y sobre el mismo, como en el trono y los sitiales de una corte, las distintas imágenes con sus candelabros de plata y oro encendidos con serena luz de veladoras. De semejante belleza era también aquel púlpito tallado en finas maderas que estaba al lado izquierdo. Cubría toda una gama uniforme y limpia de ladrillos de barro cocido. Y ahí estaba también a la entrada, como una sagrada reliquia, la antigua pila bautismal traída desde Villa Vieja y unos reclinatorios…

Estilo neoclásico

La Catedral en el año de 1960

Pasó de un templo de adobe a una construcción completamente nueva, en su forma y arquitectura, su estilo, materiales constructivos… primero se construyó su fachada, conforme a un plano especial, trabajando en el, los mejores constructores de la capital. La catedral presenta dos estilos diferentes, en neoclásico y el moderno, expresados en la fachada y el cuerpo del edificio.

Es un templo con tres naves con planta de cruz latina, su fachada conserva dos torres, no tiene cúpula, sino una bóveda de arista, ocupando una superficie de una manzana con áreas verdes y jardines, en los laterales frontal se destacan las imágenes de San Francisco y Santo Domingo de Guzmán, en memoria de la fundación de las terceras órdenes de franciscanas y dominicas, fundadas por el Pbro. José Filemón Herrera.[1]

Fachada

Se inició a inicios de 1930, durante el curato del Presbítero Filemón Mejía Fajardo (1896 – 1945), quien comenzó la construcción de la obra, sin tener conocimientos de arquitectura el Sr. Wenceslao González se hizo responsable de la construcción del edificio.

La torre norte fue la primera construcción de la fachada, la segunda torre se construyó en 1940, posteriormente se construyó el frontispicio (1945). La construcción se interrumpió por cinco años. El arco toral era de estilo neoclásico que armonizaba con la fachada. El zócalo, decorado con molduras y 1 metro de altura, columnas con estilo dórico con fuste liso, el resto de estilo jónico de fuste estriado.

Estilo

Muestra una composición de formas y ornamentos propios de la corriente artística de los siglos XVIII y XIX, se aprecian columnas, capiteles, cornisas, arcos, frontón… tienen el sello de su influencia. La fachada esta basada en el estilo del primer templo, fachada neoclásica de la vieja iglesia de adobe. Tiene proporciones simétricas, tres naves, dos torre-campanarios laterales de los cuerpos, terminando en cubierta octogonal, rematando con linternas sobre las que se alzaba una cruz, ahora una imagen del Sagrado Corazón de Jesús. Frontispicio con orientación al oeste, presidida por un extenso atrio, parque frente a la catedral.

Frontispicio

El estilo del frontispicio, es similar al de la Iglesia del Gesú enmarcado con una profunda cornisa con medallón al centro, que después, fue trasladado a la parte trasera de la catedral, conjunto aprisionado por dos motivos curvos elegantes, terminando en volutas contrarias, sostenido aparentemente por cuatro pares de columnas adosadas con capiteles jónicos. El frontón esta adosado por dos pares de columnas en ambos lados, íntegramente limpio, solamente la cornisa y el cimacio con elementos adicionales curvos.

Debajo del frontón, corresponde el acceso de las puertas a las naves, con pequeños arcos semejantes al rosetón.
Las torres

Se alzan al mismo nivel del atrio, simétricas de tres cuerpos, simbolizando la Santísima Trinidad. El primer cuerpo, muestra una superficie sencilla, desnuda de ornamentos, con una claraboya al costado, sus columnas son pilastras adosadas, de forma cuadrada ubicadas una a cada esquina.

El segundo cuerpo de la torre, es de altura más reducida ocupando la parte central de las mismas, diferenciándose del primero, con ventanas a los lados laterales, con arcos elípticos y pilastras cuadradas que rematan con los capiteles jónicos correspondiendo al segundo orden de la arquitectura clásica, sobresale el cornisado extendiéndose en un solo trazo, con severa horizontalidad, paralelo a los dentículos, vincula las torres entre sí.

El tercer cuerpo se proyecta hacia las alturas, con la cruz en lo alto de las torres, ocupan los campanarios; columnas pareadas y cilíndricas, de fuste estriado, capitel corintio con basa circular con capiteles jónicos como el segundo cuerpo, constituyen las partes mas neoclásicas de la fachada, igualmente el frontón.

Tiene ventanas en los campanarios, con arcos ojivales de reminiscencia gótica, no parten del nivel del piso de la torre.
La nave central

Altar mayor de la Catedral

Comprende el cuerpo central de las tres naves, el crucero y la cabecera donde esta el presbiterio y la bóveda de aristas. Primero se construyó la nave central (1953) y el crucero (1955), posteriormente el presbiterio y la bóveda de aristas (1962), en un lapso de veinticinco años.

Se encargaron de su construcción los ingenieros Alejandro Osorno Arburola (1928), Carlos Baca Martínez (1927), Roger Gutiérrez Herrera y el arquitecto esteliano Miguel Cifuentes con la empresa capitalina Ingenieros Civiles Asociados (ICA), esta empresa elaboró nuevos planos para el cuerpo y la cabecera del templo.

Se inicio con el encolumnado, teniendo que remover las vigas y las altas columnas de níspero, estaba distribuido en 14 columnas, en hileras de siete a cada lado, las paredes de adobe, se cambiaron a paredes de ladrillos, las 14 columnas de madera se sustituyeron por 24 de concreto, el techo de teja de barro, se sustituyó por laminas de zinc, se cambió también el piso, se alzo una bóveda de arista de forma original.
La cabecera y la bóveda

Cabecera de forma cuadrada con bordes esquineros enmarcados por elementos adosados asemejando pilastras angostas en los lados del cuerpo, sus paredes adornadas con bellas estaciones del víacrucis, con marco de madera asemejando un templo, donado por las familias adineradas de la ciudad y fondos de la parroquia, durante el curato del Presbítero Wester López.

Bóveda de arista de la Catedral a finales de 1980

La bóveda se forma por la unión de dos cañones que se entrecruzan entre sí, presentando cuatro caras a los cuatro puntos cardinales, representando una cruz griega, al mismo tiempo los cuatro evangelios y los cuatro evangelistas (Mateo, Marcos, Lucas y Juan), en cada lado de la bóveda se distribuyen tres óculos que multiplicados por cuatro resulta la cantidad doce, los doce apóstoles, los vitrales, proyectan baños de luz al presbiterio y el altar mayor. El diseñador de la bóveda fue el arquitecto de Managua José Brockman Estrada,[2] haciendo el anteproyecto en acuarela (1957), fue contratado por Monseñor Julio Cesar Videa, para construir la iglesia de Quilalí y luego el de Condega, Monseñor Emilio Santiago cavaría le conoció y lo contrató para el trabajo de la cabecera de la Iglesia de Estelí.

La nave transversal del crucero posee dos capillas, una hacia el norte, conocida como la Capilla del Santísimo Sacramento, ornamentada con un retablo de madera, dos pinturas de ángeles al óleo, en las paredes laterales de la capilla, los óleos de la Oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní y La Transfiguración de Rafael, replicas de un pintor esteliano, las pinturas se llevaron a cabo en el curado del Rev. Jaime Valdivia Pinell, Real; en la capilla sur, se destaca el bautisterio, con un retablo de madera preciosa, al centro del retablo el óleo del Bautismo de Nuestro Señor Jesucristo, al lado derecho el óleo de san Agustín de Hipona y a la izquierda el óleo de Jesús de la Divina Misericordia.

En la nave norte, al lado de la nave central, se destaca un retablo de singular tamaño con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, en la nave sur, se destaca el retablo con la Imagen de la Inmaculada Concepción de María, Patrona de Nicaragua. En el retablo principal se destacan las imágenes al centro superior el Cristo Crucificado del Desprendimiento de las Misericordias, al centro-inferior la imagen antigua de Nuestra Señora del Rosario, titular de la Catedral y Patrona de la Diócesis. A los lados derechos e izquierdo superior del retablo las imágenes de san Francisco de Asís y santo Domingo de Guzmán. En los laterales inferior del retablo mayor, las imágenes de san Antonio de Padua, antiguo titular del templo, san José, san Judas Tadeo y san Pedro Apóstol.

Se erigió canónicamente como Catedral y sede de la nueva Diócesis el 17 de diciembre de 1962, por disposición del Papa Juan XXIII, con la Bula Suprem numeris,[3] designando como Obispo a Monseñor Clemente Carranza y López.

Hallazgo

En 1946, estando el templo en su primera etapa se descubrió la antigua imagen del “Señor Crucificado del Desprendimiento”, el Pbro. Mons. Mejía Fajardo, siendo párroco del templo; el 21 de agosto, por causa de la remodelación del templo, el Cristo se encontraba depositado en una urna de madera, abandonado en un depósito del altar mayor.
La imagen tenía los brazos y los dedos quebrados y un problema en la posición de las piernas.
Orient Bolívar Juárez

Tiempo después del hallazgo se encargo la segunda restauración, siendo la primera en 1778, en la Villa de San Antonio; se encargó la restauración al pintor y escultor jinotepino, Jacobo Gómez. Las crónicas, respecto al descubrimiento de la imagen, se refieren así:
El día miércoles 14 de mayo se presentó ante mí en escultor Don Jacobo Gutiérrez, natural de Jinotepe, pidiéndome trabajo, le manifesté no tenía nada por el momento, pero en vista de su insistencia me acordé del Cristo abandonado detrás del altar mayor, se lo mostré y me prometió arreglarlo satisfactoriamente.

El restaurador descubrió un problema en la extremidad inferior, en la posición de las piernas, el que solo se corregiría solamente cortando la extremidad, al realizar el trabajo de reconstrucción de la extremidad, descubrió en su interior un documento, en que el escrito expresaba:
1778. Jesús, María y José. –Amén-

En la Villa de San Antonio de Estelí, en cuatro de Mayo, miércoles día de Santa Mónica, se comenzó a retocar este Señor Crucificado del Desprendimiento de esta Santa Iglesia Parroquial; por el Sr. Pintor Francisco Rodríguez, natural de la Villa de Nicaragua, de este Obispado, siendo hechura de otro. El Señor era muy antiguo, que ahora ha sido preciso pulirlo, perfeccionarlo y en el caso de los colores, afeites y trabajo, se canceló con las limosnas que para este fin se juntaron entre los vecino españoles de esta Villa, habiendo mantenido de comida y bebida al maestro mientras hubo retocado al Señor, María Antonia de Jesús Ferrufino, vecina de esta otra Villa; la hermandad de este Divino Señor ha sido costumbre desde la fundación de esta expresada Villa entre la gente pobre y vecina de ella; por lo que siempre sacan los mulatos la procesión del Descendimiento; y en la actualidad es alcalde y presidente de esta Hermandad Pedro Alvarado; y cura por el rey de esta otra Villa el Bendecido Don José Hernán de Vega, natural de la ciudad de Granada, de este mismo Obispado. De cuyo puño es esta letra y ruega por amor de este Divino Señor, a todos los que leyesen esta noticia recen un sufragio por su alma, y si fuesen Sacerdotes, un Responso, quien lo firma con el maestro pintor para que conste. Ut Supra.

La imagen fue bautizada por Mejía Fajardo, como “Señor del Desprendimiento de las Misericordias” y fue entronizada solemnemente el 14 de julio de 1947, con los párrocos de Madriz y Ocotal, se bendijo el mismo día el arco toral, se invitó a la solemne misa de Réquiem a los presbíteros Mons. Nicolás Antonio Madrigal y García, Pbro. Miguel Ángel Padilla y Gómez, Pbro. José María Montes, Pbro. Ernesto Gutiérrez, entre otros destacados párrocos del norte del municipio.

Cronología de los Obispos

* Mons. Clemente Carranza y López (Nandasmo, Masaya, 23 de noviembre de 1905 – Estelí, 8 de febrero de 1978), ordenado sacerdote el 12 de marzo de 1932; su Consagración Episcopal el 19 de marzo de 1963,[4] primer Obispo de la Diócesis.[5]

* Mons. Rubén López Ardon (19 de junio; 1934) Ordenación Sacerdotal ( 22 de diciembre, 1961); Consagración Episcopal (27 de mayo, 1979; retirado).[6]

* Mons. Juan Abelardo Mata Guevara, S.D.B. (23 de junio, 1946); ordenación sacerdotal (15 de agosto, 1976); Consagración Episcopal (19 de marzo, 1988).[7]

Panteón

En la catedral se encuentran las sepulturas de hombres y mujeres ilustres de la ciudad, en su mayoría religiosos y religiosas, se encuentran los restos de:

* Pbro. José Filemón Herrera (León, 21 de marzo de 1896 – Estelí, 20 de agosto de 1945).
* Mons. Emilio Santiago Cavarría (Chinandega, 28 de octubre de 1893 – Estelí, 27 de septiembre de 1967).
* Mons. Clemente Carranza y López (Nandasmo, Masaya, 23 de noviembre de 1905 – Estelí, 8 de febrero de 1978).
* Máxima Gurdián, hermana del Pbro. Felipe Gurdián.

Galeria de Imagenes de la Catedral de Esteli Nicaragua

Catedral de Saltillo (Mexico)

0

Iglesia Católica
Diócesis Saltillo
Construcción 1745-1800
Estilo arquitectónico barroco

La Catedral de Saltillo, conocida como Catedral de santiago. Es la catedral de la ciudad de Saltillo. Ubicada en la zona centro de la ciudad, es una de las joyas arquitectónicas del estado de Coahuila.
Antecedentes del edificio

Levantado a un lado de la parroquia original, en el año de 1745, por el cura Felipe Suárez de Estrada, bajo el proyecto de Nicolás Hernández, el nuevo templo de mayores proporciones no fue terminado sino hasta 1800.

Con la erección de la Diócesis de Saltillo el 23 de junio de 1891, por bula creada por el Papa León XIII, el templo se designa como sede de ésta, y se le otorga el rango de catedral.

La torre se inició en el año de 1883.

Orígenes de la Catedral de Santiago

Cuando en 1591, De Urdiñola, Gobernador de la Provincia de Nueva Vizcaya a la cual pertenecía Saltillo, trajo a la villa a los indios tlaxtaltecas con los que fundó el poblado de Nueva Tlaxcala, inmediatamente se les encomendó levantar el convento y el templo de San Esteban, auspiciados por los padres franciscanos.
Y no fue sino hasta 1745 cuando, a iniciativa del señor cura Felipe Suárez de Estrada, inició la construcción de una nueva parroquia, una gran edificación digna de Dios y de su culto, que posteriormente se convertiría en la Catedral de Saltillo.
El 12 de octubre de ese año, luego de una solemne Misa en la que pidió ayuda al Señor en esta magna empresa, el párroco Suárez de Estrada salió al atrio y bendijo la primera piedra que colocó enterrando junto a ella “el tesoro” (tres monedas de oro en ofrenda a la Divina Providencia), simbolismo acostumbrado por los españoles en el inicio de todas las edificaciones.
Hecho esto, el cura procedió a trazar con cal blanca las líneas donde se situarían los muros del templo, según los planos acordados por él con el maestro de obras Nicolás Hernández. El templo se edificaría junto a la antigua parroquia de adobe.
Trabajaban en la obra 270 operarios entre albañiles, picapedreros, cargadores, herreros, labradores de cantera y carpinteros, todos unidos en su afán de dar gloria a Dios convirtiendo en realidad los planos de la Iglesia.
Por fin, luego de 55 años de labor, la construcción quedó terminada. El 21 de septiembre de 1800 el nuevo templo fue dedicado al Apóstol Santiago el Mayor, patrón de la Villa de Saltillo, y como padrinos los santos mártires San Juan Nepomuceno y San Esteban.
Inicialmente se le consideró como templo parroquial que, según los documentos de la época, excedía por mucho las necesidades de una población tan pequeña como Saltillo.
A finales del siglo XIX, la ciudad había registrado importantes progresos en lo económico y lo social, pero en lo eclesiástico seguía dependiendo de la Diócesis de Linares.
El Papa León XIII, viendo cómo se había incrementado la cantidad de fieles que dependían de la ya mencionada diócesis, emitió el 23 de junio del año de 1891 la bula pontificia lllud in Primis, decretando el establecimiento de la Diócesis de Saltillo que comprendía todo el territorio de lo que era el Estado de Coahuila.
Fue nombrado Obispo de la Diócesis su Excelencia don Santiago de la Garza Zambrano, designándole como sede el Templo de Santiago el Mayor, al que se le confirió el carácter de Catedral.
En el año de 1883 se inició la construcción de la torre, quedando al frente de la obra el Ingeniero Carlos Pérez Rodríguez. Hasta ese momento, el edificio constaba de un sólo campanario que sirvió de base a las columnas que formaban el cuerpo de la nueva edificación.
En 1887, tres años después de iniciada la construcción, la torre quedó terminada. Sólo faltaba colocar la enorme cruz de hierro, símbolo de la cristiandad, que le servía de remate. Tan peligrosa empresa fue ejecutada por Magdaleno Martínez, uno de los peones de la obra, que se ofreció a realizarla.
Ya tenía Saltillo su Catedral, la más alta de la provincia mexicana, que con su basta superficie arquitectónica, su imponente torre y su magnifica fachada barroca, convertida en una de las más bellas construcciones de su género en el país.

La simbología de la Catedral
En arquitectura religiosa cada uno de los elementos de una edificación obedece a un profundo significado o una función especifica en el empeño del rito.
En el caso de la bella Catedral de Santiago de Saltillo, sus detalles manifiestan ese profundo simbolismo teológico y responden a un fin litúrgico cultural predefinido.
Su conformación de oriente a poniente, tradición que se conserva desde los primeros tiempos del cristianismo, simboliza el ofrecimiento de “un sacrificio puro y sin mancha desde que sale el sol hasta el ocaso”.
Su estructura horizontal presenta una planta de “estilo cruciforme”, en la que la espaciosa nave central corresponde al eje vertical de la cruz y las naves laterales a los brazos de la misma. La cabecera está representada por el altar mayor.
En sentido vertical se observa que el punto más alto de la cúpula, con su linternilla, corresponde exactamente con el punto central del altar donde tiene lugar la celebración eucarística. Con ello se simboliza la unión perfecta entre Dios y el hombre.
En el altar principal, dedicado al apóstol Santiago el Mayor, se abre una cúpula con una iconografía representativa de la Historia de la Salvación.
En la parte más alta, la imagen del Padre Eterno preside todo el ámbito del templo.
En forma descendente, como del Cielo a la Tierra, se desarrollan una serie de alegorías en las que se representa al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Más abajo, los coros de los ángeles, los patriarcas, los mártires y confesores; y enseguida los cuatro evangelistas, cada uno esculpido en su pecina correspondiente.

La fachada
Desde el punto de vista arquitectónico, la fachada de Catedral presenta tres estilos que, lejos de contraponerse, forman un conjunto armónico de gran belleza.
La Capilla del Santo Cristo muestra las características de las construcciones religiosas novohispanas del siglo XVIII, con sus reminiscencias platerescas y barrocas, desplegadas en el inconfundible arte mudéjar de su torre y la ornamentación con detalles populares en las cornisas y los marcos de ventanas.
La fachada principal de la Catedral, imponente muestra de arte barroco, cuenta con una réplica del altar mayor que existía originalmente. Sus elementos de ornato, esculpidos en cantera, dan fe del talento artístico de los maestros que intervinieron en su realización. Sus columnas parecen olvidar su función de sostén, para engalanar el conjunto con guirnaldas y hojarascas, que atraen la atención y la dirigen hacia sus nichos profusamente adornados aunque carentes de imágenes.
Un detalle singular que cabe señalar es la escultura de la Virgen de Zapopan en la columna derecha de la puerta, que tiene como explicación probable el que los canteros y talladores de la fachada, provenientes en su mayoría de Jalisco, quisieron dejar la presencia de su patrona como un testimonio de fe.
El portón principal, una obra de ebanistería, fue tallado por el maestro Ángel Gadín (a quien se deben también el púlpito y la puerta del bautisterio), que colocó en él las imágenes de San Pedro y San Pablo. Pese a más de 200 años de existencia, se conservan en excelentes condiciones. Sobre el portón se localiza la tiara pontificia sostenida por dos ángeles, emblema del arte de la Contrarreforma; y encima de ella la Concha del Apóstol Santiago, motivo repetido en toda la edificación. Un ventanal de trabajada herrería colonial equilibra el centro del frontis de estilo churrigueresco, que en su parte superior manifiesta los datos de su construcción, la dedicatoria y el costo de la obra. En su parte más alta, la fachada presenta volutas sobre las que surgen, coincidiendo con las columnas inferiores, seis remates en forma de llamas que le dan un acabado en total perfección. La torre, elegante y majestuosa, es de estilo neoclásico. La dimensión creciente de sus arcos es un recurso para compensar la perspectiva hacia la altura y culmina en un remate en panal de estilo mozárabe sobre el que se afianza la imponente cruz de hierro, símbolo de esta Catedral. La cúpula muestra una estructura octavada, con una crestería que brota de los cuatro contrafuertes, cada uno con un niño centinela en lo alto. Las cornisas y frisos de la cúpula se ven adornadas con grecas de compleja creatividad indígena, que le confieren una belleza incomparable. Sin lugar a dudas, la Catedral de Saltillo es una magnífica obra de arte.

Los tesoros artísticos de la catedral
La Catedral de Santiago el Mayor guarda también invaluables tesoros artísticos -en pintura, escultura y orfebrería- que dan muestra de la devoción y el fervor de los saltillenses, deseosos de convertir la Casa de Dios en un verdadero remanso de belleza y armonía. En este aspecto sobresale la valiosa colección de 45 pinturas de temas religiosos, incluidas las 14 estaciones del Vía crucis, provenientes de Bélgica, siendo la mayor parte de ellas óleos sobre tela. Los espléndidos lienzos de don José de Alcibar, pintor del período virreinal, son de importancia indudable. Entre sus cuadros más destacados encontramos el de “La Sagrada Familia”, colocado en la parte superior del Altar de San José; el de “La Virgen de Guadalupe y sus apariciones”, colocado en la estancia de los que fue el antiguo Baptisterio; y el de “la adoración del Niño Jesús”. Otras obras de inmensurable valor son las pinturas de “La Virgen del Carmen” y “La Virgen del Rosario”, que según opinión de los expertos, pueden atribuirse a Cabrera o algunos de sus discípulos más cercanos. De innegable estima son también diversas pinturas del periodo de la colonia, entre las que pueden considerarse “El tránsito de San José”, el que representa a “La Santísima Trinidad”, el de “Las cruces de Jesús”, “La Dolores”, y “La Virgen de Saeta”, cuadro de origen popular. Los dos retablos laterales de la Catedral son considerados insuperables: el de San José al sur y el del Sagrado Corazón al norte.

Ambos están tallados en madera con un estilo profusamente barroco, en la que sobresalen una multitud de columnas salomónicas rematadas cada una por la Concha del Apóstol Santiago. Los nichos de ambos retablos muestran una gran variedad de delicadas figuras talladas en madera, muchas de ellas provenientes de España. Mención aparte merece el más reconocido de los tesoros artísticos de la catedral: el célebre frontal de plata del Altar de San José. El frontal es una obra de plata repujada, realizado a mediados del siglo XVIII, cuyas cualidades le han valido el ser considerado como “el más bello ejemplo de frontales de plata de todo el Continente Americano”. Por el espléndido trabajo que encierra, el frontal fue seleccionado dentro de la colección de Arte Sacro Mexicano que se exhibió durante 1990 y 1991 en diversas ciudades de los Estados Unidos. Aunado al frontal se encuentran dos atriles tallados en plata que servían para la Liturgia de la Palabra cuando se oficiaba desde ese altar. El frontal del altar del Sagrado Corazón, aunque menos elaborado, es también de notable mérito artístico.

Por otro lado, La Catedral cuenta con espléndidos objetos de arte sacro trabajados magistralmente por maestros orfebres, quienes dejaron vestigios de su arte en cálices de celebración, custodias, ciriales y acetres trabajados en materiales preciosos con incrustaciones de pedrería. Por último, la Catedral tiene en su haber un monumental órgano tubular alemán, adquirido en Frankfurt a principios del siglo, y restaurado en el año de 1987. Descripción del altar mayor: elaborado de madera de pino sobredorado; el trono es de plata con fondos verdes, de 21 varas de alto con 13 de ancho; su costo fue de 12,000 pesos. En él encontramos la imagen de San Pedro, con pontificales de damasco carmesí; y la de San Ignacio de Loyola con hábitos de paño de primera. La de San Francisco Javier bien proporcionada; Santiago el Mayor en su trono, imagen de escultura preciosa, traída del reino de Guatemala con báculo y guaye de plata. Nuestra Señora de Guadalupe, preciosa pintura, en lo más alto, en su trono -Se refiere sin duda a la pintura de Las Apariciones de la Virgen de Guadalupe, obra del consumado pintor José de Alcibar, recientemente restaurada y colocada en el baptisterio-; el trono del Santísimo Sacramento, con dos cristales de frente y un espejo; el frontal de tisú blanco; las cortinas del mismo material. Sobre el Sagrario existe una imagen de Cristo, de a tercio, de marfil embutido de oro en el pedestal, con venera de Damasco encarnado floreado, con corona y clavos de plata. Los ocho candiles representan una buena figura. Se cuenta también con la tarima y gradas de piedra labrada, enlosada: barandillas de madera maqueada de verde (el maque es una laca: “maquear” significa adornar con laca un objeto) con tres pedestales de canal unidos a ella. Además, en la barandilla había dos pequeñas tablas que contenían las indulgencias de la Bula de las Cruzadas.

El altar de San José se termino en 1806 con un costo de 2,400 pesos. Es de madera de pino, dorado, con fondos verdes. La cofradía del Señor San José gastó 500 pesos en las imágenes de San Andrés, San Antonio de Padua, San Gregorio el Grande, Santiago el Mayor con diadema y guaje de plata. El Señor San José con vara de plata, una pintura de la Santísima Trinidad; Nuestra Señora del Refugio, con marco dorado. El piso es de piedra labrada. El altar colateral de Nuestra Señora de los Dolores tiene figura de medallón, de madera de pino sobredorado de oro, con puntas verdes matizadas de flores amarillas; un trono de Nuestro Señor Crucificado con San Juan y Santa Magdalena a los lados. El trono de abajo es adornado por la imagen de nuestra Señora de los Dolores, obra de Guatemala, donada a ésta iglesia por el Señor Gobernador de la Sagrada Mitra, Dr. D. Antonio Bustamante, esta escultura tenía ricas alas de oro y plata, las cortinas que estaban al fondo eran verdes de tisú de oro, guarnecidas de galones de oro y flecos de lo mismo. Este altar costó 980 pesos. El altar de la Santísima Trinidad es de madera de pino labrada, dorada, con fondos encarnados. El costo del altar fue de 2,800 pesos incluyendo un legado antiguo de 300 pesos. Este altar tiene un óvalo sobredorado: en él una pintura en láminas de metal de la Trinidad.

Había también un trono del Divino Salvador, una escultura sumamente fina con potencias de plata sobredorada, y en su mano izquierda un mundo con cruz, enteramente de plata… El altar medio colateral de Nuestra Señora de la Soledad es de madera de pino blanqueado, con un semicírculo de 16 santos con pequeños marcos dorados. El trono de arriba se engalana con la imagen de Nuestro Señor Resucitado, de hechura antigua. También existía un cuadro dorado, antiguo, de San Jerónimo Penitente, en medio de un trono de Nuestro Señor Jesucristo para el descendimiento, con corona y clavos de plata, ricamente arreglado, cortinas de Damasco encarnado con flores de oro. El altar de las Benditas Ánimas, con sus columnas, tiene la forma de medallón dorado. Tiene un lienzo antiguo de Nuestro Señor Jesucristo, otro de Nuestra Señora del Carmen y las Ánimas, que data de 1719. Así también había una pintura de San Agustín y una hermosa escultura de Nuestro Señor Jesucristo.

El altar dedicado a San Rafael Arcángel se distinguía por sus pinturas. En la parte de arriba había tres arcángeles, en medio una pintura de Nuestra Señora del Carmen; al lado derecho, el Señor San José; al izquierdo, San Juan Nepomuceno, al igual que la escultura del arcángel San Rafael. La puerta del costado es de pino y sabino, con cerrojos y clavos de fierro y tachones de bronce. Es de seis varas de alto por tres de ancho. El costo de está puerta fue de 200 pesos. La puerta del frente tiene 7 varas de alto por 5 de ancho, de madera de pino sabino tallada. En ella encontramos dos pequeñas esculturas de San Pedro y San Pablo. La puerta que divide a la parroquia de la Capilla del Santo Cristo es de pino con dos frentes: tuvo un costo de 200 pesos siendo de casi 4 varas de alto por 5 de ancho. El baptisterio se divide de la nave de la iglesia por una reja de pino de dos hojas. Tiene 6 varas de alto por 3 de ancho. El púlpito es de madera de pino, dorado y con esmaltes de colores, bien proporcionados, con torna voz y una paloma de plata en la parte de arriba. Su costo fue de 300 pesos. El coro, que es bastante amplio, tiene la barandilla de madera tallada, de 13 varas de largo por una de ancho. El cementerio, lo que hoy es el atrio, tenia 52 varas de largo con 23 de ancho, tres gradas por el frente, dos por el norte y una por el sur, todas de piedra labrada y cinco almenas de lo mismo

mas informacion
http://www.diocesisdesaltillo.org.mx

Galeria de Imagenes de la Catedral de Saltillo en Mexico

Catedral de Sonson (Colombia)

0

La Catedral de Nuestra Señora de Chiquinquirá es una iglesia catedralicia de culto católico romano bajo la advocación de la Virgen de Chiquinquirá. El templo se encuentra ubicado en un costado de la Plaza Principal “Ruiz y Zapata” del municipio colombiano de Sonsón (Antioquia) y es una de las sedes episcopales de la Diócesis de Sonsón-Rionegro junto con la Concatedral de San Nicolás el Magno, en Rionegro (Antioquia).

El actual edificio es de diseño contemporáneo y reemplazó al anterior, de estilo románico-gótico construido en granito, el cual fue demolido después que un fuerte sismo lo afectara seriamente.

Historia

El municipio de Sonsón fue fundado el 4 de agosto de 1800 y una de las primeras inquietudes que tuvieron los primeros habitantes fue la construcción de la iglesia. Desde entonces se han construido cinco templos en el mismo lugar y cada uno en diferentes materiales. Además, los primeros cuatro fueron originalmente pensados como templos parroquiales, siendo la iglesia de granito (el cuarto templo) el primero en tener los honores catedralicios, para luego dar paso al quinto y definitivo templo, que a diferencia de los antecesores sí fue pensado desde el comienzo como catedral.

Primeros cuatro templos

El primer templo fue una sencilla capilla de bahareque y paja, la cual fue levantada en el mismo lugar que ocupa la actual catedral. El 21 de noviembre de 1801 fue bendecida por el Padre Ignacio de la Cuesta, Cura de Arma, y el día siguiente el citado sacerdote celebró allí la primera misa.

El segundo templo lo comenzó el Padre José Tomás Henao, cura de Sonsón. Se empezó en 1819 y se terminó dos años después. En vista del progreso de la localidad el Padre Henao empezó en 1829 a edificar el tercer templo, esta vez era un edificio amplio y cómodo; con muros de tapia y los aitinales, gruesos y elevados, eran de una sola pieza y fueron traídos de las montañas vecinas. Le concernió al Pbro. Ramón Hoyos bendecir este templo, el 25 de diciembre de 1852, pues el Padre José Tomás Henao había fallecido el 9 de enero del mismo año.

El 3 de marzo de 1889 se colocó la primera piedra para el cuarto templo esta vez construido en granito, y el 5 de diciembre de 1915 se hizo la inauguración solemne de la imponente obra, aunque todavía no estaba terminada. Se tardó cerca de cuarenta años en su construcción, fuera de lo que significó el gigantesco trabajo y los inmensos gastos que se generaron. Inicialmente se pensó en edificar el templo en ladrillo, y para el efecto se construyó una gran bodega. Sin embargo, poco después se cambió de opinión, se hizo a un lado la idea del ladrillo, y se resolvió construir todo el edificio en granito, con el fin de aprovechar las canteras vecinas de la población.

El 18 de marzo de 1957 fue creada la Diócesis de Sonsón mediante la Bula “In Apostolici Muneris” del Papa Pío XII, desmembrando su territorio de la Arquidiócesis de Medellín, y el templo fue elevado al rango de “Catedral”.

El 30 de julio de 1962 un terrible temblor afecto seriamente la catedral. Después de sólidos estudios, hechos por geólogos competentes, se llegó a la drástica conclusió de que era necesario completar la demolición. En consecuencia, no hubo más remedio que proceder, luego, se pudo comprobar por técnicos especializados que una parte del granito estaba maduro y consolidado, pero desafortunadamente la mayor parte del resto del material era un granito en formación, blando y frágil, y como éste era el más fácil de labrar, era muy natural que fuera el preferido de los canteros. Como en la época de la construcción se carecía de personal calificado que pudiera estudiar a fondo la resistencia del material y del terreno, resultó un gran error haber optado por el granito, en cambio si se hubiera construido el templo en ladrillo, como se pensó en un principio, es posible que un estuviera en pie, a semejanza de la Catedral de Medellín, que es contemporánea, está hecha en ladrillo y que a pesar de los temblores se conserva erguida.

mas informacion
http://www.diosonrio.org.co/

Galeria de Imagenes de la Catedral de Sonson en Colombia


Catedral de Maracaibo (Venezuela)

0
Construcción     1585-1650
Estilo arquitectónico     Neoclásico

La Catedral de Maracaibo (llamada Santa Iglesia Catedral Metropolitana de los Bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo y/o Iglesia Matriz de Maracaibo), es la Iglesia matriz de Maracaibo en el estado Zulia de Venezuela. Es una edificación del siglo XVII. Su designación como Catedral fue por Bula del Papa León XIII el 25 de julio de 1897 y constituye junto con el Palacio Arzobispal la Arquidiócesis de Maracaibo.

En ella se encuentra una talla que data del siglo XVI del llamado Cristo Negro, que perteneció originalmente a San Antonio de Gibraltar llegando a la zona luego de una gran destrucción sufrida en dicho pueblo.

Historia

Detalle del Presbiterio

La Iglesia esta ubicada en la Plaza Bolívar siendo parte del casco histórico de Maracaibo. Primitivamente se construyó una pequeña ermita que es la que hoy se conoce como “Del Sagrario” o “del Carmen”, luego, se adquirió más terreno y se empezó a erigir en 1595 cuando se construyeron los primeros muros que sustituyeron a la primitiva Iglesia de madera y techo de palma (que exteriormente era una choza de paja) que había sido construida por Don de Maldonado en 1574. Para el año 1600 la iglesia parroquial se dedicó a la memoria de los Apóstoles Pedro y Pablo. En 1650 se culminó la construcción con tres naves, torre de dos cuerpos y techos de madera y tejas. No hay duda que independientemente de la titularidad de este templo, se trata de una iglesia cargada de historia en la ciudad. Así lo demuestra el propio obispo Mariano Martí, quien, en sus relatos pastorales de 1774, menciona que ya en 1610 se habían iniciado los libros parroquiales.

Entre 1800 y 1817 es reconstruida por obra del Arquitecto don Carlos Mijares y el 18 de abril de 1813 fue consagrada como Catedral de la entonces Diócesis de Mérida de Maracaibo por el Obispo Rafael Lasso de la Vega al ser trasladada la silla episcopal de Mérida a Maracaibo; hasta 1821 cuando el Congreso de la Gran Colombia decidió el traslado de regreso de la Sede Episcopal a Mérida, permaneciendo como Iglesia Parroquial Mayor de Maracaibo hasta el año de 1897 cuando, por erección de la Diócesis del Zulia, le es devuelta su dignidad de Catedral por el Papa León XIII siendo su primer obispo Monseñor Francisco Marvez.

En 1965 es elevada al rango de Metropolitana por erección de la actual Arquidiócesis de Maracaibo, pero el estado de deterioro en la estructura obligó a su cierre en 1971. En 1978 se concluyeron los trabajos de restauración para ser abierta nuevamente.

Recientemente, se han realizado investigaciones en el traspatio del Templo y en el que se han podido descubrir tesoros antiguos que se conservaban bajo tierra y que salieron a la luz en las excavaciones realizadas. En el 2007 el Templo sufrió dos nuevos saqueos: El primero fue el penúltimo Domingo de Pasión (domingo anterior al Domingo de Ramos y último de la Cuaresma) en que un (os) villano (s) ingresaron en la Sacristía y robaron una gran cantidad de dinero recogida en la colecta, como también, los ajuares que tenían las tallas de San Juan y la Magdalena.

El segundo saqueo se produjo en la noche del 12 y madrugada del 13 de mayo del mismo año, fiesta de la Virgen de Fátima, donde el cableado eléctrico y de sonido habían sido dañados (por lo que el Templo no se podía iluminar a través de la luz eléctrica) también, se encontró un Crucifijo de oro en el suelo del Sagrario; ante este inminente acontecimiento, el personal se vio obligado -de nuevo- a cerrar el Templo por unos días mientras se arreglaban los sistemas dañados, las Misas se oficiaron durante este pequeño período en la Capilla filial de Santa Ana.

Esta Iglesia es el centro de las actividades litúrgicas de Maracaibo. En ella se celebran los cultos de Semana Santa y se veneran las imágenes del Cristo Negro de Gibraltar o Santa Reliquia S. XVII y del Santo Sepulcro S. XVIII. Los patrones son Nuestra Señora del Carmen y San Sebastián, patrono de la ciudad de Maracaibo, cuyas imágenes datan del Siglo XVIII, como titulares son el Santísimo Sacramento, San Pedro y San Pablo. En ocasiones oficiales, y para no exponer el nombre completo del Templo, sólo se nombra como “Parroquia del Sagrario Catedral”, apelativo que se le dio por el Sagrario del Templo, que cuando estaba en la primitiva Iglesia, era lo que más se destacaba.

En la actualidad se están realizando trabajos de remodelación y mantenimiento exterior e interior del Templo, previo a un futuro retomar el proyecto de la reforma arquitectónica del Templo que se tenía programado y que por diferentes motivos han tenido que ser retrasado.

Arquitectura

Detalles del Mesón Eucarístico y el Retablo o Tabernáculo en la Capilla del Carmen.

A pesar de que guarda objetos originales de los siglos XVIII y XIX como los muros construidos con la llamada “piedra de ojo”, la cúpula central y el campanario, la mayoría de la estructura se debe al Siglo XX, concretamente a la década de los 70. En general, los elementos arquitectónicos y el mobiliario se encuentran en mal estado y descuido, cuyos males se tratan de subsanar.

A parte, su aspecto actual, trata de renacer la estructura del siglo XIX, que es neoclásica y colonial. Contiene un cuerpo central y una capilla lateral llamada Del Carmen o Del Sagrario. En la fachada principal, con ubicación hacia el norte y de estilo neoclásico, se encuentran tres puertas, bordeadas con pilastras de estilo toscano y frontis triangular decorado con las insignias papales: Tiara y Llaves, y sobre estos se levanta una cruz metálica de doble travesaño. Hacia el este se eleva la Torre-Campanario y hacia el oeste la Capilla nombrada anteriormente. El cuerpo principal consta de tres naves separadas por columnas, techo de madera y tejas como toda la estructura -a excepción de la cúpula y las naves adyacentes a ésta-, hacia el sur se encuentra el prebisterio. Como es habitual en los Templos del Trópico, se abren sendas puertas en mitad de las paredes laterales al oeste y al este, respectivamente.

Recientemente y con ocasión del centenario de la diócesis, fueron instaladas nuevas lámparas en las tres naves que constituyen el Templo, así como la estructura que sirve de base al órgano tubular y la nueva cátedra y coro canonial, todo ello ecléctico que recuerda las formas del “Art Nouveau” con reminiscencias góticas, también han sido instaladas sendas cónsolas en las naves laterales del presbiterio: ante la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, (lado oeste) y ante la imagen de San Sebastián (lado este). Por consiguiente, se realizó la construcción de las repisas en mármol para la Santa Reliquia (Cristo Negro) y la Sacra Conversación del Santo Entierro, el techo ha sido renovado en su totalidad así como las columnas que han recibido tratamiento contra los xilófagos, se adquirió un nuevo equipo de sonido y se restauró parte del mobiliario. En la actualidad se eliminaron las lámparas de la nave central ya que estaban dañando las vigas de las cuales colgaban debido a su gran peso (método que también se le quiere aplicar a las lámparas laterales) y el coro canonial en la actualidad no existe ya que se desplomó autoritariamente.

Presbiterio

Se eleva hacia el sur del Templo. Bajo la cúpula está el Altar Mayor y la Cátedra así como las tumbas de cuatro obispos: Mons. Francisco Marvez (Primer obispo del Zulia), Mons. Marco Godoy (III Obispo del Zulia y I de Maracaibo), Mons. Mariano Parra León (Obispo emérito de Cumaná) y Mons. Domingo Roa Pérez (I Arzobispo de Maracaibo) todos ellos presididos por un Crucifijo de Madera (Año 1987). Tras el Crucifijo se encuentra un telón, sobre este unas gradas de madera que cubren la Sacristía situada detrás y que sirve de coro para los Niños Cantores durante la Semana Santa. El presbiterio en antaño contenía un gran retablo que ocupaba el actual espacio de las gradas y que se quiere tratar de recuperar con la remodelación arquitectónica.

En el Centro se encuentra el Mesón de la Eucaristía. Contiene nueve sillas, tres a cada lado del presbiterio (seis) y las otras tres delante de la Cátedra. Esta zona central esta elevada a un segundo nivel por encima del suelo del cual está ubicado. Delante del mismo, de forma lateral a las escalinatas se abren dos bóvedas en forma curvilínea (hacia el frente) y que se unen al resto del área (hacia el sur), el ambón se encuentra en la bóveda que se eleva hacia el este.

Sacristía

Se ubica debajo de las gradas del presbiterio, tras el arco que dividía a éste con el antiguo retablo. Anteriormente la sacristía no estaba detrás del presbiterio ya que éste continuaba hacia la última pared del sur del Templo, se puede detallar ya que el suelo de mármol rojizo sigue en serie hasta la actual sacristía. Tiene a sus lados dos pasillos que comunican: uno hacia el Salón Parroquial (este) y el otro hacia la sala sanitaria (oeste).

Naves adyacentes (Presbiterio)
San Sebastián

Esta nave se sitúa al lado este adyacente al presbiterio, hacia el sur se encuentra un ábside presidido por la talla de San Sebastián y debajo una repisa de mármol presidida por las imágenes de San Pancracio y la de San Benito de Palermo, lleva en el centro del lado oeste el órgano musical. En el lado norte este se encuentra en un pequeño nicho el corazón del Siervo de Dios Mons. Arturo Celestino Álvarez, obispo de la diócesis de Maracaibo, y un cuadro de Ntra. Sra. del Rosario de Chiquinquirá, Patrona del Zulia situada en el centro del lado este remata el conjunto.

Sagrario

Esta nave se sitúa al lado oeste adyacente al presbiterio, hacia el sur se encuentra un ábside presidido por la talla del Sagrado Corazón de Jesús y debajo una repisa de mármol presidida por el Sagrario que es flanqueado por dos ángeles, lleva en el centro del lado oeste un cuadro de Ntra. Sra. de Guadalupe, Patrona de México y de las Américas. En el lado norte oeste se encuentra un pequeño cuadro de la Beata María de San José, primera venezolana elevada a los altares, y un pequeño mobiliario distribuido en el centro de la nave remata el conjunto.

Capilla del Carmen

Según los relatos, esta capilla, que se eleva hacia el noroeste del mismo y que es denominada Del Sagrario o Del Carmen se construyó antes que el propio Templo Matriz y que después de ser construido éste se evitó su demolición ya que se le había otorgado el título de Parroquia del Sagrario, quedando persistente en la actualidad como Capilla anexa. En su zona sur se levanta un bellísimo retablo realizado con mampostería de concreto en blanco y dorado y algunos detalles de madera dorada, que data del año 1800 cuando el gobernador Fernando Miyares ordenó la completa modificación de la Catedral a su hijo el arquitecto Carlos Miyares, siendo la obra más importante que se ejecutó en aquel tiempo: la construcción del retablo de la capilla lateral dedicado a la Virgen del Carmen, devoción de la familia Miyares Mancebo. En su nicho central se exhibe la preciosa talla de Ntra. Sra. del Carmen traída de México en 1775 (S. XVIII), talla completa policromada sobrevestida de trajes con ricos bordados con cordones y adornos dorados, tanto la Virgen como el niño, complementan la riqueza de esta pieza las coronas de oro labradas y rematadas con flores y piedras preciosas, y los escapularios que ambos portan, sus medidas son 1.42 cm de alto por 61 cm de frente y 40 cm de fondo. A los pies de este retablo, en el sitio donde se encontraba el Tabernáculo o Sagrario del Santísimo Sacramento, ahora se haya un elegante conjunto simétrico, donde se exhiben las bellas imágenes del Divino Niño Jesús -cuyas medidas son 1.13 m de alto por 41 cm de frente-, y a sus lados a Santa Filomena de Roma y Santa Teresita del Niño Jesús, todas las imágenes son tallas vaciadas policromadas con adornos en hojilla de oro que datan del siglo XX.

A ambos lados del retablo, se hayan dos semibaldaquinos góticos presididos por las tallas de Ntra. Sra. de la Medalla Milagrosa (lado este) y el Patriarca San José -talla española del siglo XIX vaciada y policromada, con adornos en hojilla de oro, mide 1.49 m de alto, 49 cm de ancho y 42 cm de fondo, el sello de fábrica es ilegible- (lado oeste); al lado del Altar de La Milagrosa, se haya una puerta flanqueada por el muro de la llamada piedra de ojo que da acceso al antiguo despacho parroquial y al lado de San José, se haya uno de los ventanales de la Capilla. Frente al retablo se encuentra el ara del Altar, que se trata del primitivo de esta Capilla, mide 3 m de largo por 60 cm de ancho; a los lados de este en las paredes laterales se levantan unos relieves en forma de columnas, que en su zona inferior están rematadas por los muros de piedra antes nombrados, frente a estos, se exponen las tallas de San Martín de Porres (este) y la de Santa Cecilia de Roma -talla que data del siglo XX vaciada y policromada con adornos en hojilla de oro, mide 1.25 m de alto, la peana: 42 cm de frente y 31 cm de fondo, se caracteriza por su increíble similitud con la de Santa Filomena, de la cual posee su mismo sello de fábrica: Rafff “C”- (oeste). En el lado noreste se levanta el Bautisterio, actualmente en desuso.

En la parte central de la pared lateral oeste, contiene una puerta de grandes dimensiones para accesar a la Capilla desde afuera, ésta, a su vez se divide en otras cuatro puertas pequeñas. La puerta tiene a sus lados dos ventanales, uno, el derecho: se encuentra frente a la imagen de San José -como ya se había mencionado- y el otro, el izquierdo: frente al Bautisterio; frente a este último ventanal se sitúa, en uno de los mesones del Templo, el trono de la Virgen del Carmen, pieza de ebanistería hojillada en oro, que data del siglo XVIII y es atribuida al artista zuliano Julio Árraga, se trata de una donación de la antigua Cofradía del Carmen a su Patrona y es usada para sus festividades en el mes de julio; en el resto del año, el trono cobija la hermosa imagen de Ntra. Sra. de Coromoto, Patrona de Venezuela. El techo, al igual que el del Templo, es de madera pintada en color oscuro, en el exterior está compuesto por un tejado continuo. En la zona superior de una de las paredes laterales se hayan vidrieras de colores y en el muro del norte se haya una pequeña ventana que permite, en gran parte, la iluminación de la Capilla naturalmente. En el 2009 en un período de tres meses, se sustituyó el antiguo techo de madera por uno nuevo y similar, ya que el anterior se encontraba muy deteriorado por los xilófagos; así como también se sustituyó el tejado y se acometieron otras obras de menor trascendencia en la estructura.

Este nicho se levanta en el lado este de la estructura a los pies de la Nave de San Sebastián. Dividido en dos cuerpos por una repisa de mármol contiene en él dos tallas: La del Santo Cristo Negro o “Santa Reliquia” (primer cuerpo) y una yacente de Santa Teresita del Niño Jesús (o de Lisieux) inspirada en el cuerpo incorrupto que se le venera en Italia (segundo cuerpo).

Altar del Cristo Negro

Santo Entierro

Este nicho se levanta en el lado oeste de la estructura a los pies de la Nave del Sagrario. Dividido en dos cuerpos por una repisa de mármol contiene en su primer cuerpo las bellas tallas de vestir de Ntra. Sra. de los Dolores -donde se destaca el traje en terciopelo negro con bordados en oro y perlas, encajes en las mangas, pañuelo de este mismo acabado y diadema en plata con cuerpo adornado en medallones de flores, rematado por rayos terminados en forma alternada por luces y estrellas; la talla mide 1.62 m de alto-, Santa María Magdalena -medidas: 1.60 m de alto- y San Juan Evangelista -medidas: 1.57 m de alto- que conforman el llamado conjunto de La Pasión; las tres tallas son de cuerpo vaciado, brazos fijos sin articular, usan trajes en brocado estampado, capas en satén y terciopelo, esmaltadas con cordones dorados y utilizan cabellera natural; y en su segundo cuerpo contiene el llamado Santo Sepulcro de Maracaibo, que es un sarcófago fabricado en carey esmaltado de varias piezas de plata trabajadas con primor y su cubierta embutida de cristales y adornada de serafines y perillas de plata, cuyo peso no se ha tomado por estar todas las piezas puestas en firme; mide 1.40 m de alto, 1.94 m de largo y 91 cm de ancho. El Cristo yacente es una talla en madera, mide 1.37 m de largo y tiene unos potenciales de plata sobre dorados y cuenta con un colchón de terciopelo carmesí guarnecido de galeón de oro, una almohada del mismo género galomerada de oro y plata, una sábana de olán fino, labrada y guarnécida de encajes, una gasa fina que sirve de cubierta y dos pañuelos para poner sobre la almohada; fue fabricado en Guatemala y data todo el conjunto del Santo Entierro del S. XVIII según los relatos del Obispo Martí en 1774. Ésta es una de las obras de arte sacro que distingue a este Templo matriz, a destacar: El conjunto del Santo Entierro originalmente no pertenecía a la Catedral, sino a la Capilla de Santa Ana, pero, tras el derrumbe del techo de ésta, las imágenes fueron trasladadas al Templo matriz donde permanecen en la actualidad.

Torre-Campanario

Campanario de la Catedral de Maracaibo.

Se eleva hacia el norte, contiene tres cuerpos: el primero es la sala de las escaleras, el segundo es la sala de las campanas, el tercero es la sala de los relojes -todos ellos de 1966- y un cupulino con las campanas que funcionan con el mecanismo del reloj. Tiene siete campanas, cuatro en el segundo cuerpo con los nombres de: Santo Sepulcro (norte), Santísimo Sacramento (este), Corazón (SIC) de Jesús (oeste) y Ntra. Sra. del Carmen (sur), todas del año 1974 y tres en el cupulino: la mayor, de 1853, fundida en Francia y dos medianas en la zona superior, las tres corresponden al mecanismo del reloj. En el primer cuerpo hay una ventana que comunica al campanario con el Templo. El segundo cuerpo posee un balcón al que se pueda acceder por una puerta que se encuentra en el lado oeste. En el tercero esta la maquinaria y los relojes. Los claros del cupulino se encuentran sellados por ventanales de madera. En el 2005 la maquinaria del reloj se dañó y en la actualidad está en desuso.

Patios

Patio este de la Catedral de Maracaibo.

Patio Este

Este patio, que también puede tener tres denominaciones: Patio, estacionamiento o invernadero; es el visible para todo público, se encuentra al lado oeste del Templo y directamente unido a él, es el más decorado de los tres que tiene la Catedral. En su interior se encuentran plantaciones forestales, en su centro norte una estatua levantada en honor a Mons. Francisco Marvez (Primer Obispo del Zulia). Lleva en su zona sur el acceso al Despacho y al Salón Parroquial del Templo, además, la puerta exterior a la que se accede al Campanario.

Patio Oeste

No es muy visible, para acceder a él sólo se puede hacer desde el Templo o desde la sala sanitaria del mismo, tampoco es de mucho uso y es totalmente cerrado; en él se haya una puerta para acceder a la bodega de la Capilla del Carmen, contiene también, el área personal del párroco y tres tumbas; se ubica en el lado oeste del Templo.

Patio Sur

Es también conocido como “traspatio”, se encuentra detrás de toda la estructura catedralicia, y tiene menos uso que el patio oeste, aunque, funge como estacionamiento en la Semana Santa. Hace poco se realizaron excavaciones en él y se encontraron tesoros antiguos de épocas coloniales.
Procesiones

En la actualidad, la Parroquia realiza ocho procesiones (al decir Parroquia, alberga también la Capilla de Santa Ana), las cuales son:

San Sebastián

Es la primera del año, dedicada al Patrón de la ciudad, y es la que, posiblemente tenga más cortejo en la ciudad (junto con la de la Chiquinquirá), el cortejo (2009) está formado por: Banda GRU (Gral. Rafael Urdaneta), Camioneta con Parlantes desde donde se reza el Santo Rosario, cuadrilla de Servidores de María, paso procesional, Sociedad de Bomberos y Scouts de Maracaibo y feligresía acompañando la Procesión. El Santo patrón procesiona bajo palio. Fecha: 20 de enero.

Pasión Magna

Es la primera de la Semana Santa, participan en ella seis pasos de distintas Parroquias, en el siguiente orden y lo/as cuales son: Flagelación del Señor (Santa Lucía), Humildad y Paciencia (La Catedral), Jesús camino al Calvario (Convento), Crucifixión y muerte (Cristo de Aranza), Calvario (Santa Bárbara) y La Piedad (Basílica). Como se ve, uno de los pasos pertenece a la Catedral. La procesión consiste en dar una vuelta al Paseo Ciencias (es decir: Ir desde la Catedral hasta la plazoleta chiquinquireña y luego regresar de nuevo). Fue constituida en la Semana Santa de 2004 y se realiza el Miércoles Santo.

Santo Entierro

Vista de la Procesión del Santo Entierro

Puede considerarse como la más importante del Templo después de la del Corpus Christi, ya que la Procesión del Santo Entierro, a parte de ser una de las pocas procesiones con abundante multitud, es considerada como la Procesión de la Semana Santa de Maracaibo, siendo una tradición de antaño para el pueblo marabino y que se sigue realizando conforme pasan las generaciones. Anteriormente, no se realizaba desde la Catedral, sino desde la Capilla de Santa Ana, donde se dejaba el paso del Santo Sepulcro en la Iglesia Matriz hasta el día siguiente.

San Pancracio

Como su nombre lo indica, es presidida por San Pancracio mártir, en la que participa el Grupo de apostolado que lleva su nombre, en general, esta procesión es organizada por el consejo catedralicio, y se realiza el 12 de mayo.

Corpus Christi

Por razón, es la más importante del Templo y de la ciudad. Sale el Santísimo Sacramento bajo palio de las manos del párroco del Templo y es acompañado tanto por la feligresía como por las demás parroquias de la Zona Pastoral N° I, se realiza alrededor de la Plaza de Simón Bolívar en la cual se montan varios altares que corresponden a cada Parroquia. La fiesta del Corpus es movible.

Perpetuo Socorro

Está presidida por Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro, titular de la Archicofradía del mismo nombre fundada en 1934. Es organizada por la Archicofradía. Se constituyó en el 2008 y su fecha es el 27 de junio.

Virgen del Carmen

Después de la de San Sebastián, es la procesión de gloria más importante del Templo, ya que es la Patrona del mismo: La Virgen del Carmen quien la preside, la Virgen, además es titular de la Cofradía que lleva su nombre. Es organizada por el cabildo catedralicio. Su fecha es el 16 de julio.

Santa Ana

Esta procesión no sale en sí de la Catedral, si no de la Capilla del mismo nombre que es su sede, pertenece a la Catedral ya que es filial de ella. Es organizada por el cabildo de Santa Ana. Su fecha es el 26 de julio (diez días después de la de La Virgen del Carmen).
San Benito de Palermo

Es realizada por tradición marabina y devoción a este Santo italiano, es organizada por el cabildo catedralicio. Su día de salida es el 27 de diciembre (dos días después de la Navidad), por lo tanto, es la que cierra el conjunto de procesiones que se realizan en el año.
Hechos resaltantes

Entre los hechos resaltantes ocurridos en la Sede están:

* En 1600 la llegada del Cristo Negro
* En 1666 el corsario L´Olonnais (El Olonés) saqueó el templo y lo usó como cuartel
* En 1774 es visitado por el Obispo Mariano Martí de la entonces Diócesis de Venezuela
* El 25 de octubre de 1788 fue bautizado el Gral. Rafael Urdaneta
* El 1º de septiembre de 1823 El Libertador Simón Bolívar asiste a un “Te Deum” por la victoria en la Batalla Naval del Lago (24 / 07 / 1823).

Informacion sobre Turismo Religioso en Maracaibo

Galeria de Imagenes de la Catedral de Maracaibo en Venezuela

Catedral de Caracas (Venezuela)

0
Construcción     1665-1674
Estilo arquitectónico     Neoclásico

La Catedral de Caracas es el Templo principal, por su historia y ubicación, de la ciudad de Caracas, y sede la Arquidiócesis de Caracas; se encuentra ubicada en el centro histórico de la ciudad en la Parroquia Catedral del Municipio Libertador, junto a la reconocida Plaza Bolívar de Caracas.

Historia

La Catedral en 1867
La actual Iglesia Catedral de Caracas comenzó como el primer Templo parroquial de la Ciudad de Santiago de León, fundada por Diego de Lozada el 25 de julio de 1567′. Sólo diez años después, el 14 de abril de 1577, aparece nombrado como párroco propio Don Diego Vallejo Velásquez. La Iglesia era pequeña pero sólida, construida de piedras, tanto que los corsarios que atacaron a la Ciudad en 1595 se acuartelaron en ella.

La Iglesia parroquial se va a convertir en la Catedral de Venezuela por traslado de la misma desde Coro, efectuado en 1636 por el Obispo Juan López Agüito de la Mata, y autorizado por el Rey Felipe IV por Real Cédula del 20 de junio de 1637. El documento fue recibido en Caracas al año siguiente, el 7 de marzo de 1638, y el Cabildo eclesiástico tomó posesión de la Iglesia como Catedral  el 16 de marzo de 1638.

Este edificio sigue paso a paso la historia de Caracas, y así el 11 de junio de 1641, cuando un fuerte terremoto como los que sufre el valle periódicamente sacudió a la Ciudad, la Catedral se redujo a un montón de escombros. Gracias a la ayuda de una piadosa mujer llamada María Pérez (Maripérez) se pudo construir un Templo provisional.

El 25 de abril de 1665 se contrató al Maestro Juan de Medina para demoler la anterior Iglesia y construir otra nueva con una vistosa torre que daría nombre a la esquina central de Caracas. Medina trabajó hasta el 2 de noviembre de 1674. En 1709 fue colocado el Altar Mayor, debajo de la primera bóveda (llamada media naranja) que se conserva hasta hoy.

En 1711 se construyó la nueva fachada bajo la dirección de Francisco Andrés Meneses; 12 años más tarde tiene ya la Iglesia sus cinco naves, como actualmente, con cuatro capillas laterales en cuyos fondos se encontraba el cementerio de la Cofradía de San Pedro, y la gran Capilla o Nave de San Pedro construida a expensas de la Cofradía de ese nombre, y una torre de diez campanas.

El terremoto del 21 de octubre de 1766 causó muchos daños a la recién construida Catedral y fue necesario derribar el segundo y el tercer cuerpo de la airosa torre.

El 20 de agosto de 1794 el Rey Carlos IV aprobó un Proyecto de Don Vicente López para realizar una Catedral totalmente nueva en forma de Cruz Griega, con las respectivas oficinas y dependencias, que abarcaría toda la manzana que seria adquirida por el Cabildo, Este proyecto nunca se llevó a cabo, y el terremoto del 26 de marzo de 1812 causó tales daños que hubo necesidad de hacer casi de nuevo la antigua Catedral con las mismas dimensiones. Mucho más tarde el Arzobispo Silvestre Guevara y Lira pudo realizar una gran reforma interior del Templo, y tuvo la alegría de efectuar su consagración el 12 de agosto de 1867, en tricentenario de la ciudad.

http://www.simon-bolivar.org/Principal/bolivar/images/cate_003.jpg

El Arzobispo José Antonio Ponte (1876-1883) embelleció el presbiterio del Altar Mayor con dos estupendas obras del pintor Antonio Herrera Toro realizadas en 1881; el cuadro alegórico de las Virtudes Cristianas que se ve sobre el arco frontal del coro, y el de la Asunción de la Virgen, en el centro del artesonado del presbiterio.

En el año 1933, Año Santo de la Redención, bajo la dirección del Dr. Gustavo Wallis L., se realizó una nueva restauración gracias a los esfuerzos del Arzobispo Felipe Rincón González. Se cambió el techo de tejas, por una platabanda más alta, e igualmente se sustituyó el piso de mármol que se encontraba muy deteriorado; las columnas se adelgazaron, pero por falta de dinero no fue posible terminar la reparación.

En 1967, año Cúa tricentenario de Caracas, y por iniciativa del Eminentísimo Cardenal José Humberto  Quintero, Arzobispo de Caracas para entonces (1960-1980), el mismo Doctor Gustavo Wallis tuvo la fortuna de concluir el trabajo que había iniciado en 1933. De acuerdo con las nuevas disposiciones litúrgicas, el Altar mayor se dispuso de frente a los fieles, se amplió notablemente el Presbiterio, suprimieron se cuatro columnas, y estrenóse el majestuoso trono arzobispal de mármol blanco. En el techo y alrededor del cuadro de Herrera Toro, que representa la Asunción de Maria Santísima llevada al cielo por los ángeles. Lucio Rivas ejecutó cuatro hermosos cuadros que representan la Adoración de los Pastores, de los Reyes Magos, La Sagrada Familia en Egipto y en Nazaret; el Coro de los Canónigos fue engatando con artística sillería fabricada en Mérida, y con figuras de la Santísima Virgen y San José, San Joaquín y Santa Ana (la titular de la Catedral), San Juan Bautista, los evangelistas y los apóstoles.

Aunque el estilo de la Catedral no es puro, ya que prevalece el románico con algo propio de la Colonia, el edificio en si tiene una singular belleza, y dentro de él se respira un ambiente de gran paz, propicia para el recogimiento, la oración y la liturgia.

Descripcion de la Iglesia

http://www.simon-bolivar.org/Principal/bolivar/images/cate_001.jpg

I.- Cuerpo central de la Catedral

El cuerpo central de la Catedral, reformado por el Arzobispo Guevara y Lira en 1867 y luego en 1931 y 1967, se encuentra enmarcado por 45 columnas y 88 arcos, y consta de cinco naves iluminadas en la pared de la fachada lateral norte por 10 hermosos vitrales que reproducen las imágenes de Santos muy queridos desde la Colonia por los fieles caraqueños: Santa Ana, titular de la Catedral, San Mauricio, San Sebastián, San Jorge, el apóstol Santiago (patrón de la Ciudad), Santa Rosalía, la Santísima Trinidad, Nuestra Señora de Guadalupe, Santa Rosa de Lima y una alegoría de la Consagración de Venezuela al Santísimo Sacramento. Adosada a la pared oriental de la Torre se encuentra un retablo reciente, donde está colocada una bella imagen colonial de San José. Al fondo de la Catedral, a ambos lados del presbiterio, se encuentran dos vitrales que representan a San Pedro y San Pablo. En el ventanal de la fachada principal un vitral representa la Santa Cruz, despidiendo rayos de luz de sus cuatro ángulos.

En el plano superior del Presbiterio se encuentran vitrales con el escudo del Cardenal José Humberto Quintero, quien propició la restauración del año 1967, y del Cardenal José Alí Lebrún Moratinos Arzobispo  de Caracas. Al lado norte del Presbiterio se encuentra la imagen colonial y el altar de la Inmaculada, antiquísima devoción de los caraqueños. Al lado sur del Presbiterio, está expuesto a la veneración de los fieles un bellísimo conjunto colonial que representa a Nuestro Señor Jesucristo en la Cruz junto con la Santísima Virgen y San Juan. A los pies de este altar está sepultado el Excmo. Sr. Dr. Jesús María Pellín, quien fuera Deán de la Catedral desde 1960 hasta 1969.

En la pared de esta capilla se encuentra un estudio al carbón de “La expoliación de Jesús” último trabajo del gran maestro Tito Salas, donado a la Catedral por su viuda, la Sra. Carmen Ramírez de Salas.

2.- Capillas laterales

En la actualidad la Catedral de Caracas se presenta como un amplio edificio con cinco naves, no muy espaciosas y ocho capillas laterales dispuestas hacia el sur.

2.1.- Capilla de Nuestra Señora del Pilar

Al fondo de la misma resalta un hermoso retablo de estilo barroco, como pocos en Venezuela; en esta capilla están sepultados todos los Arzobispos de Caracas, menos el primero, Monseñor Francisco Ibarra y el tercero, Monseñor Ignacio Méndez, cuyos restos reposan en el Panteón Nacional; tampoco está el segundo Arzobispo Monseñor Narciso Coll y Prat, quien falleció en Palencia de España, a donde había sido trasladado. En la tumba correspondiente a él se encuentra su corazón. Algunos dicen que podría ser el corazón de Atanasio Girardot. El primer Cardenal venezolano, el Arzobispo de Caracas José Humberto Quintero quien dispuso la creación de este panteón, se encuentra sepultado aquí, a igual que Mons. José Ali Lebrún, segundo Cardenal de Caracas.

Admirase en esta capilla el cuadro inconcluso de La Ultima Cena, obra del inmortal Arturo Michelena; es de una belleza singular el rayo de luna que penetra en el místico recinto; la disposición de la mesa en forma de herradura y que cambia según el ángulo del observador. La muerte sorprendió al autor cuando estaba casi terminado el cuadro y esto nos permite conocer la técnica que usaba Arturo Michelena. Todo esto, y mucho más, hace de este lienzo una obra única en su género. Al frente de este cuadro está colocada la pintura colonial denominada: “Un descanso en la huida de Egipto” de la Escuela de Murillo. Es digno de notarse lo parecido de los ángeles con el Niño Jesús. Una lámpara de plata del tiempo colonial cuelga del arco principal de la capilla y lleva una inscripción: “Soy de la Capilla de Nuestra Señora del Pilar de la Catedral de Caracas”.

2.2. Capilla Santa Ana

La siguiente Capilla dedicada a la Santa Ana y a San Nicolás de Bari tiene una imagen muy antigua y en el pavimento de esta Capilla reposan los restos mortales de Monseñor Nicolás Eugenio Navarro Ortega, Deán de esta Catedral por 40 años y figura prócer del Clero Patrio. Murió el 6 de noviembre de 1960. En la pared de la Capilla obsérvase, “La Miseria” obra colonial de Cristóbal Rojas.

2.3. Capilla Nuestra Señora de la Paz

La Capilla contigua está dedicada a Nuestra Señora de la Paz, con su imagen devota y muy antigua, colocada en el primitivo retablo de San Nicolás en 1886. El retablo del altar es de 1771. En el pavimento una lápida recuerda que allí están los restos mortales de Monseñor José Rincón Bonilla, obispo Auxiliar de Caracas y Deán del Cabildo, quien murió el 14 de mayo de 1984.

2.4 Capilla de Nuestra Señora del Pópulo

La hermosa Capilla de Nuestra Señora del Pópulo, fue  embellecida por Monseñor Diego de Baños y Sotomayor, quien la arregló para el panteón familiar. Sobre la tumba se ve su efigie en actitud orante. Su sobrino Oviedo y Baños, célebre historiador venezolano, también tiene en esta Capilla su sepultura. La imagen de Nuestra Señora del Rosario es obra de Juan Pedro López. En las paredes laterales se encuentran tallados en madera los escudos familiares del Obispo y su sobrino. Sobre el Sagrario está colocado el Cristo de Jerusalén, traído desde el Calvario por los primeros peregrinos suramericanos que fueron a Tierra Santa en 1896.

2.5. Capilla de la Santísima Trinidad

Don Pedro Jaspe de Montenegro, antepasado del Libertador Simón Bolívar, la fundó el 25 de junio de 1689. Esta Capilla pasó por herencia, como consta en la lápida de la pared derecha, a ser patrocinada por la familiar Bolívar. Aquí recibieron sepultura cristiana los miembros de la familia del Libertador y en 1827 el mismo Libertador en su postrera visita a Caracas vino a rezar ante la tumba de sus seres queridos, y emitió un decreto para que se hiciese un monumento, el cual vino a ser realidad en tiempos del General Marcos Pérez Jiménez. Fue esculpido en Toledo de España por el artista Victorio Macho y representa al alma del Libertador ante sus padres y esposa. El techo en estilo mudéjar conserva su estilo original; también conserva su antigüedad el retablo del altar. A partir de 1842, cuando fueron trasladados de Santa Marta a Caracas los restos del Libertador descansaron aqui por espacio de treinta y cuatro años, hasta 1876, cuando fueron llevados al Panteón Nacional.

2.6 Capilla de Santiago Apóstol

Llamada antiguamente de las Ánimas, por venerarse en ella un cuadro de las Benditas Animas, obra de Juan Pedro López; está dedicada al Apóstol Santiago, cuya imagen, en talla de madera policromada, fue donada por la Junta de Galicia en 1999.

2.7.        Capilla del Santo Sepulcro

En  1785 se edificó esta Capilla por cuenta de la Cofradía.    Hasta ese entonces se encontraba aquí el baptisterio con su antigua pila bautismal. El retablo es obra de Francisco José Cardozo, en madera dorada, que luego con muy mal gusto, fue cubierta con pintura blanca. En las paredes laterales un hermoso cuadro colonial de Jesús en la Columna y San Sebastián, de Pedro Centeno.

2.8.  Capilla o Nave de San Pedro

Aquí funciona la Parroquia Catedral. Tiene dos altares: el de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, situado a la derecha, entrando desde el cuerpo principal de la Catedral, fue realizado por Domingo Gutiérrez en el año 1777. Se encuentra allí una hermosa imagen moderna de la Santísima Virgen, que tiene su cofradía actualmente con mucha vitalidad.

El Altar Mayor de San Pedro es obra del maestro Eugenio Juan Guzmán en 1792. El retablo conserva dos puertas laterales, que daban paso a las dependencias parroquiales. A la derecha del presbiterio se encuentra una antigua escalera que daba acceso a la Cripta de la Cofradía de San Pedro, a la cual perteneció lo más granado de la sociedad caraqueña de entonces, comenzando por los Obispos y otras dignidades eclesiásticas que tenían aquí su propio cementerio. Monseñor Mariano Martí, el primer estadista de Venezuela, y quien confirmó al niño Simón Bolívar Palacios el 1 1 de abril de 1790, está sepultado en esta cripta.

En la parte alta del altar se conserva una imagen de la Inmaculada la cual perteneció al Antiguo Convento de las Monjas, suprimido por decreto de Guzmán Blanco, que se encontraba donde está hoy la sede del Congreso Nacional. Esta imagen fue donada por las Religiosas al Cabildo, quien la mandó a la Sala Capitular y conservó la llave del nicho. Es muy interesante esta imagen sencilla en talla de madera que representó a otro santo, y que tiene actualmente luna de plata y el signo de la serpiente abatida a sus pies.

Debajo de la Inmaculada está el nicho central con la imagen de San Pedro, que lleva tiara papal, una Cruz Arzobispal y llaves en las manos.

Aquí se encuentra un bello óleo, obra de Celestino Martínez, que representa el Bautismo de Jesús.Esta Nave, que no había sido restaurada en 1967 lo fue en 1986, bajo la dirección del Arquitecto Graziano Gasparini y por la generosidad del Ministerio de Desarrollo Urbano.

mas informacion

http://www.arquidiocesisdecaracas.com

Galeria de Imagenes de la Catedral de Caracas Venezuela

Catedral de Managua (Nicaragua)

2

Católico
Diócesis Managua
Construcción 1991-4 de septiembre de 1993

La Catedral de Managua

En diciembre de 1972, la catedral de Managua fue destruida por un terremoto que devastó toda la ciudad capital. Desde ese momento se utilizó como catedral un pequeño templo situado a 10.30 kms. del centro de la ciudad, Las Sierritas de Santo Domingo. Las grandes celebraciones litúrgicas se realizaban en templos de mayor capacidad, como también en gimnasios acondicionados para dichas celebraciones.

Luego que en la capital ya se han levantado varios templos, el Señor Arzobispo Cardenal Miguel Obando Bravo, ante el clamor del Pueblo de Dios de la necesidad de tener una Catedral, luego de tocar puertas e instituciones para conseguir ayuda, por el año 1991, con el apoyo del Cardenal Law (Boston), del Señor Monaghan, conseguido el terreno y el aporte de los Fieles, se da inicio a la construcción de la nueva Catedral Metropolitana, labores que duraron varios años. Se concluye lo que es el templo y se realiza su Dedicación el 4 de septiembre de 1993. El diseño es obra del Arquitecto Mexicano Ricardo Legorreta y la construcción la realizan empresas y obreros nicaragüenses.

Catedral Metropolitana Inmaculada Concepción de María

La Catedral Metropolitana de Managua o simplemente Catedral de Managua, es la sede de la Arquidiócesis de Managua y está dedicada desde 1993 a la Inmaculada Concepción de María, patrona de Nicaragua. Se encuentra en la ciudad de Managua, departamento de Managua, en Nicaragua. Por esto su nombre oficial es Catedral Metropolitana Inmaculada Concepción de María.

La construcción en su emplazamiento actual, al sureste de la Laguna de Tiscapa, inició en 1991 ya que desde el terremoto del 23 de diciembre de 1972, la original Catedral de Santiago de Managua, conocida actualmente como Antigua Catedral de Managua y que estuvo dedicada al Apóstol Santiago, quedó semidestruida y fuera de servicio.

Entre 1972 y 1993, el templo dedicado a Santo Domingo en Las Sierritas de Managua, fungió como sede del Arzobispado de Managua, que comprende los departamentos de Managua, Masaya y Carazo.

Este templo, designado como catedral, ostenta el nombre de la Madre del Salvador en su advocación de la Inmaculada Concepción, y se debe principalmente a la devoción muy popular en Nicaragua a la Madre del Cielo.

La catedral está construida sobre una explanada, un terreno que perteneció a la familia Somoza. Los hijos de Lillian Somoza Debayle trataron de recuperar estos bienes, pero finalmente siguen en poder del estado.

Posterior a 1979 hubo en el sitio una base militar del Ejército Popular Sandinista (EPS). En 1990, al designar el terreno para la construcción de una “nueva” Catedral para la ciudad, se quiso erigir como un monumento para la oración, por la reconciliación y la paz entre hermanos. El sitio de la Catedral, sin contar con una plaza propiamente dicha, tiene suficiente extensión como para organizar en sus alrededores eventos religiosos o sociales de amplia participación. Cuenta con un nutrido tráfico urbano, incluyendo varias rutas de transporte urbano colectivo (autobuses) que utilizan los fieles para visitar el templo.

Fue diseñada por el arquitecto mexicano Ricardo Legorreta, quien se inspiró en la Basílica del Santo Sepulcro, de Jerusalén, Israel, para hacer las cúpulas y fue consagrada el 4 de septiembre de 1993 por el Cardenal Miguel Obando y Bravo, Arzobispo de Managua.

El edificio forma un complejo catedralicio en el que se distinguen diferentes componentes arquitectónicos reseñables:

* El campanario o torre
* Las campanas
* Las cúpulas
* El techo
* La nave
* Las columnas
* El altar
* El ambón y el atril
* Las puertas
* El baptisterio
* El Sancta sanctorum
* La Capilla de la Sangre de Cristo
* La Capilla del Santísimo

http://www.curiamanagua.org/catedral/003.jpg

Su Estructura

Lo primero que sorprende al mirar en su conjunto el imponente edificio de la Catedral , es que no está orientada de occidente hacia oriente, sino de sur a norte. Desde la más remota antigüedad el hombre dirigía su rostro, al orar, hacia oriente. La palabra “orientación” nos dice cómo prevalecía la influencia solar en las direcciones humanas. Pero en la Catedral de Managua, la orientación no la da el astro Rey ni la geografía, ni la historia, sino el altar donde Cristo desciende para su cita con el hombre, donde se renueva su sacrificio redentor y se predica su palabra. El diseño del templo, mantiene desde todos sus ángulos la importancia y la concentración de la atención en el altar. El altar es el motivo y el eje de todo el vasto edificio. Su piedra angular.

http://www.curiamanagua.org/catedral/002.jpg

El techo:un monumento a la unidad.

Otra originalidad que ofrece la Catedral es, en su techumbre la asamblea barroca de pequeñas cúpulas-linternas escalonadas que contrastan… en un juego o ritmo tropical de curvas… con el predominio de la línea recta y de las formas sobrias y estilizadas del resto del edificio.

Es verdad que la cúpula-linterna es un elemento que tiene amplia tradición en las catedrales de América, pero en el techo de la Catedral Metropolitana de Managua, como un múltiplo de los números bíblicos 7×9, vemos sesenta y tres cúpulas con linternas que vienen a ser la representación simbólica de todas las parroquias de la Arquidiócesis , en un nuevo concepto de comunidad eclesial, pero con la autoridad sobresaliendo en el centro simbolizando al Obispo, como sucesor de los Apóstoles y supremo responsable de la unidad católica de esta Iglesia. La Catedral es vista por fuera, como una inmensa estatua de las Iglesias unidas en la solidaridad y hermandad de un solo espíritu y bajo el cayado de un solo pastor.

Ingreso a la Catedral

Para ingresar a nuestro templo madre, encontramos una doble entrada: Física y Espiritual. Ambas entradas están en el costado sur. Y así vemos en el centro la gran puerta de seis metros de alto que nos ofrece grabada en relieve con la mayor complicidad y majestad, una Cruz, el signo del Gran Rey, el signo que contiene en síntesis todo el credo del cristiano. La Cruz es la puerta y la llave de la puerta. Al lado derecho de ésta tenemos otra puerta pequeña, también de ingreso a la nave central.

En la parte extrema derecha, en el mismo costado sur, hay otra puerta, “ La Puerta Santa ”, inaugurada el 4 de septiembre del 2007, iniciando un Año Santo, para conmemorar los 15 años de nuestra Iglesia Catedral (4 de septiembre del 2008), por allí se penetra en espíritu y verdad a la Iglesia de Cristo: es el domo del Baptisterio: una gran roca de mármol nicaragüense, con una pequeña pileta, cavada y pulida en su cima, recoge el agua para los bautismos.

http://www.curiamanagua.org/catedral/004.jpg


La nave central y el Presbiterio

Al traspasar la gran puerta de madera, se abre ante nosotros un impresionante espacio de 9.5 a 24 metros de alto, 35 metros de ancho y 45 metros de largo, apoya en cuatro columnas centras, que significan los cuatro evangelistas y que tiene una novedosa estructura en cruz. Las cúpulas escalonadas, que miramos desde fuera en sorprendente juego de curvas, se han convertido adentro en 63 linternas de luz solar.

Con esa luz difuminada, propia para el recogimiento y la oración, vemos y sentimos que todas las líneas y ángulos de ese solemne espacio nos llevan al Norte místico de la Iglesia , el presbiterio, allí está el Altar, el corazón de nuestro templo en donde ofrecemos el Sacrificio único de Cristo, éste es simétrico en que se unen las dos ideas: altar y mesa.

A la derecha del presbiterio encontramos el Ambón, lugar para la proclamación de la Palabra de Dios como también para la predicación. Al lado izquierdo encontramos el Atril, lugar propio de las moniciones, dirección de la participación de la comunidad y también para dar los avisos necesarios.

El Presbiterio es un hermoso ábside que respalda, cubre y enmarca este sitio sagrado. Es una cúpula cortada en semicírculo, en cuya base , encontramos la Sede Arzobispal , con seis sillas a cada lado para los concelebrantes, significando a los doce apóstoles, a ellas se llega a través de tres gradas que simbolizan la Fe , Esperanza y Caridad.

La preeminencia del altar, como en el Calvario, nos muestra a su diestra sobre un sencillo y sobrio pedestal la imagen de María, Patrona de nuestra Catedral: La Purísima Concepción.

http://www.curiamanagua.org/catedral/005.jpg

Capillas del Santísimo y de la Sangre de Cristo

En el costado occidental (ángulo norte), esta la capilla del Santísima Sacramento, donde un ventanal de veintiocho celosías triangulares recoge y orienta la luz hacia el Sagrario. Allí también, una gran Cruz de Luz, recortada en la pared del fondo, señala el rumbo y el credo de nuestra Iglesia Católica.

http://www.curiamanagua.org/catedral/006.jpg

Saliendo de la capilla, en su costado occidental, encontramos los Confesionarios, quienes en el silencio de sus arcos… símbolos del arrepentimiento y la penitencia… necesarios para que brille en el hombre el sol de justicia.

En costado oeste, se nos ofrece una de las partes arquitectónicas más logradas de la Catedral Metropolitana : La Capilla de veneración de la Imagen Consagrada de la Sangre de Cristo.

Un ancho arco… propio para grandes peregrinaciones… es el pasaje de color rojo… como quien llega al ocaso que nos introduce a una perfecta cúpula, también roja, tachonada de luces como un cielo estrellado. La cúpula cubre e ilumina la mas venerada imagen del pueblo capitalino: el Señor Crucificado que sus devotos llaman con un nombre que es una de las exclamaciones de su fe: ¡ la Sangre de Cristo!

Siete gradas redondas sirven de peaña a la Cruz , símbolo de los Siete Sacramentos.

http://www.curiamanagua.org/catedral/009.jpg

El atrio y sus alrededores

Visto desde lejos el gran templo… con su asamblea de cúpulas y alta torre erguida… luce austero, humano, con la sobriedad del nicaragüense y su religiosidad alegre. Rodeado de árboles y palmeras surge equidistante de una gran rotonda, que expresa el movimiento acelerado de la vida ciudadana, y de un volcán con su laguna… el único volcán urbano del mundo… que nos recuerda la peligrosa naturaleza que sirve de escenario a la vida del nicaragüense. Entre la agitación del mundo y la agitación de la tierra, la Catedral levanta confiada su tienda para que los peregrinos de la historia, o como reza la salve: “los desterrado hijos de Eva”, encuentren a su sombra la esperanza, alimenten su caridad y fortalezcan su fe para llegar victoriosos a la meta.

mas informacion

http://www.curiamanagua.org/

Galeria de Imagenes de la Catedral de Managua Nicaragua

Catedral de Zamora (Mexico)

1

Catedral de la inmaculada Concepción de María

Zamora de Hidalgo, Michoacán

La Catedral de Zamora, es un edificio levantado en la primera mitad del siglo XIX, por el célebre arquitecto celayense Eduardo Tresguerras. Se ubica en la ciudad michoacana de Zamora de Hidalgo.

De estilo neoclásico, guarda cierta semejanza al Templo del Carmen de la ciudad de Celaya (realizado también por Tresguerras).

Cuenta con planta de cruz latina, y una sola nave y crucero, donde se levanta la cúpula. La portada es de estilo churrigueresco, con dos cuerpos y remate

Galeria de Imagenes de la Catedral de Zamora en Mexico

Catedral de Zamora (Michoacan, Mexico)

2
Comienzo     1835
Consagración o conclusión     2009
Estilos predominantes     Barroco, Neoclásico, arquitectura gótica

Levantada entre 1835 y 1838 bajo un proyecto del párroco de la ciudad, don José María Cabadas, fue concluida por el célebre arquitecto Francisco Eduardo Tresguerras. Su estilo es neoclásico, de gran parecido y proporciones al templo del Carmen en la ciudad de Celaya.

La Catedral no fue terminada, estando inconclusa mas de 150 años, en 2005 inicio su conclusión terminando en 2009.

Visita: diariamente de 9:00 a 19:00 horas.

En la plaza principal de la ciudad de Zamora, 134 km al noroeste de la ciudad de Morelia por la carretera núm.15.

Galeria de Imagenes de la Catedral de Zamora en Mexico

Catedral de Yucatan (Mexico)

1
Catedral de Yucatan_Mexico
Comienzo     1562
Consagración o conclusión     1597
Estilos predominantes     Renacentista Morisco

Catedral Sagrario Metropolitana de San Ildefonso

Mérida, Yucatán

La Catedral del Yucatán, dedicada a San Ildefonso, es la sede de la Arquidiócesis de Yucatán y la primera catedral levantanda en la América continental, y también la más antigua de México.

Historia

Una vez levantada la ciudad española sobre la antigua T’Hó, los conquistadores se dieron a la tarea de levantar la iglesia catedral. La obra fue levantada entre 1562 y 1567, luego de la autorización del Papa Pío IV y de la petición del rey Felipe II, se erigió en catedral a la iglesia de la capital del Yucatán.

Los trabajos de la construcción del recinto fueron encargados a Pedro de Aleustia, y completados por Juan Miguel de Agüero.

Durante el siglo XIX, algunos de los tesoros y obras de arte fueron robadas debido a los saqueos e inestabilidad política que padeció la ciudad en este periodo.
El edificio

Consta de tres naves, una central y dos laterales. Cuenta con tres capillas y la sacristía. Originalmente contó con cinco capillas, pero fueron demolidas. Presenta dos torres de dos cuerpos que presenta un estilo Morisco. Cuenta con una cúpula adornada con arco botareles.
La fachada

De gran sobriedad, su estilo es de tipo renacentista, destaca la puerta del perdón, con arco de medio punto, enmarcada por columnas pares a los lados, enmedio de las columnas, se encuentran dos imágenes, de San Pedro y San Pablo. Arriba del arco de acceso principal se ubica una cornisa con fronton triangular.

Encima de lo anterior, se ubica la ventana que corresponde a lo que hoy es el coro y, más arriba, se encuentra el escudo de piedra de la monarquía española.

Todo lo anterior se ve enmarcado por dos enormes columnas de orden toscano, las cuales sostienen un enorme arco a la manera de frontón.
El interior

Las bóvedas de la nave central, presentan forma casetonda, mientras que las laterales, son de lacería gótica. El interior es también austero, aunque presenta algunos retablos barrocos.

En el altar mayor se encuentra una gran imagen del Cristo Crucificado, conocido como el “Cristo de la Unidad”, obra del artista español Lapayese del Río.

Es muy venerado, en esta catedral, la ímagen del Cristo conocida como “El Cristo de las Ampollas”

Galeria de Imagenes de la Catedral de Yucatan en Mexico

Catedral de Tulancingo (Mexico)

0

La Catedral de Tulancingo, dedicada a San Juan Bautista, es una obra de la arquitectura religiosa del México colonial construida a partir de 1528 por la Orden Franciscana. Imponente y a la vez sencilla destaca en el centro Histórico de Tulancingo, Hidalgo, frente a la plaza principal La Floresta.

Breve historia

El edificio originalmente fue de menores proporciones, edificado por los franciscanos, quienes evangelizaron en la zona. Fue remozado y ampliado en el año de 1788 por el arquitecto José Damián Ortiz de Castro, quién también colaboró en la planeación y terminación de la Catedral de México. Es comprensible la modificación del estilo por este arquitecto, debido al México que en aquel entonces pasaba por la transición del barroco, a la sencillez del Neoclásico.

El edificio
Interior Catedral.

De cantera gris, sobrio y elegante. Muestra en la portada un frontón de estilo neoclásico, de forma triángular, sostenido por dos colmnas y pilastras que son de estilo jonico (dos a cada lado de la entrada), alcanzando los 17 metros de altura. Éstas enmarcan el acceso principal al templo. cuenta con dos pequeñas torres de un solo cuerpo, de sencillas proporciones. La cúpula es de forma octagonal y cuenta con una pequeña linternilla.

En el interior, también renovado al estilo neoclásico, destaca el altar principal, la pila bautismal labrada en piedra y un púlpito de madera con decoración en relieve, así como una cruz atrial y reloj de sol en sus patios.

Galeria de Imagenes de la Catedral de Tulancingo en Mexico

Go to Top