Estilo Barroco

Ver todas las Catedrales de Arquitectura Barroca, Catedrales del Mundo, Imagenes de las Catedrales de Arquitectura Barroca, Fotografias de Catedrales de Arquitectura Barroca, Arquitectura Barroca, Historia de las Catedrales de Arquitectura Barroca.

Catedral Vieja de Cuenca (Ecuador)

2

La Catedral Vieja de Cuenca o la Iglesia del Sagrario (Iglesia del Santuario) en Cuenca, Ecuador, fue el principal lugar de culto españoles durante la época de la colonización española, que hoy funciona como el Museo de Arte Religioso. Se encuentra en el Parque Calderón, frente a la Catedral Nueva.

La planificación de la iglesia comenzó en 1557 y la construcción comenzó diez años más tarde, utilizando piedras para los cimientos y las paredes de las ruinas de Tomebamba. Durante el período colonial la Iglesia fue el principal centro de culto de la “Parroquia de los españoles”, que fue reservado para la gente de España, mientras que los indígenas tuvieron que quedarse fuera o culto en otros lugares. El órgano fue introducido en 1739, y el reloj se puso en la torre en 1751. En 1787 el obispado se estableció en Cuenca, y la iglesia se convirtió en una catedral. La nueva torre erigida en 1868 lleva una placa conmemorativa: “Torre célebre Más Que Las Pirámides de egipto” (torre más famosa de las pirámides de Egipto), en referencia a la utilización de la antigua torre como punto de referencia clave para la Misión Geodésica Francesa en 1736, que determinó el arco del meridiano. En 1880 la construcción de la Catedral Nueva se inició. Con la consagración de la Catedral Nueva, la Catedral Vieja dejado de ser utilizados para los servicios regulares. Después de una importante renovación que se inició en 1999, la Catedral Vieja sirve hoy como el “Museo de Arte Religioso” y un lugar para conciertos y eventos culturales. Entre otros, muestra esculturas de Miguel Vélez y Gaspar Sangurima y pinturas de Daniel Alvorado y Nicolás Vivar.

La iglesia tiene una estructura típica de una basílica colonial, con tres naves. Hay un altar central, mientras que el órgano se encuentra sobre la entrada. Las paredes están decoradas con colores pastel. Se ha visto también es un conjunto de figuras de tamaño natural tallada que representa a Jesús y los apóstoles en la Última Cena. A pesar de la catedral ha sido objeto de varias remodelaciones, ha mantenido su carácter original.

Durante la época colonial la Iglesia Mayor, como se la conoce, fue el principal centro del culto religioso por ser la “parroquia de españoles”.

Las piedras labradas traídas de las ruinas del Tomebamba, sirvieron para sus cimientos y bases de los muros. La Iglesia Mayor llega a ser catedral con el obispado a fines del siglo XVIII. En la actualidad la iglesia mantiene su estructura básica colonial a pesar de varias remodelaciones realizadas en los siglos XIX y XX. La iglesia en el interior cuenta con tres naves, un altar central y siete laterales. Tanto en expresión como en especialidad están presentes el estilo barroco y renacentista.
Ubicación: Calle Sucre y Luis Cordero (esquina).

mas informacion

http://www.arquidiocesisdecuenca.org.ec/

Galeria de Imagenes de la Catedral Vieja de Cuenca Ecuador

Catedral de Huancavelica (Peru)

0

La Catedral o Iglesia Mayor de San Antonio de Huancavelica es la catedral y principal iglesia de Huancavelica. Su construcción se relizó entre los siglos XVI y XVII y fue inicialmente construida por los “Tonsurados”. El estilo arquitectónico predominante es el churrigueresco barroco.

Ubicación

La Catedral de San Antonio de Huancavelica se ubica al frente de la Plaza de Armas, en el centro de la ciudad de Huancavelica, perteneciente al departamento homónimo, en Perú.

Historia

Esta Catedral era antiguamente conocida como la Iglesia Matriz de San Antonio. La edificación fue iniciada por los “Tonsurados” y la construcción finalizó en julio de 1608, sin embargo, los retablos, lienzos, púlpitos y demás decoraciones y acabados, siguieron trabajándose y perfeccionándose durante las siguientes décadas.

La Iglesia Mayor sufrió considerables daños en el terremoto que sacudió a Huancavelica el 28 de enero de 1687, siendo inmediatamente reparada. En esta reconstrucción se le agregó también una portada barroca, de piedra roja y en cada torre, dos airosos campanarios de tres cuerpos.

Luego de casi un siglo, en 1770, la Catedral volvió a ser reparada debido al mal estado de los tijerales y continuos aguaceros en el techo, ya que respresentaba un gran peligro de caerse.

El 3 de abril de 2007, se produjo el robo de un sujeto desconocido a una pintura de la catedral en los instantes que se celebraba una misa, por Semana Santa. El cuadro, que representaba la cuarta estación del víacrucis de Jesús, y de un valor incalculable, se encontraba ubicada en la nave izquierda del templo.

Características del edificio

Exterior

Las características arquitectónicas de esta iglesia y en general la mayoría de las iglesias de Huancavelica poseen una especial mezcla de rusticidad y arcaísmo en la arquitectura, con una decoración de lujo, riqueza y barroquismo churrigueresco.[2] Posee un frontis de estilo barroco, construido con piedra roja extraída de la zona de Puka Rumi. del siglo XVII y un altar tallado en madera y recubierto en Pan de Oro, se pueden ver láminas de plata y lienzos de la escuela Cuzqueña y Huamanguina.
Interior de la Catedral.
Interior

En el interior resalta el altar mayor, que ocupa todo el espacio de pared a pared, elevándose hasta el techo, cubierta de una bóveda central y dos laterales, separados por cuatro arcos. En sus pinturas destacan cuadros representando al cielo, el purgatorio y el infierno, el de la última cena, la crucifixión y otros – de dimensiones grandes -, y entre las imágenes que lo distinguen de otros templos de esta ciudad destacan la del Nazareno, La Virgen de las Mercedes – patrona de la ciudad -, San Antonio de Papua – patrón de la ciudad -, el Señor de la Agonía, Jesús Nazareno, la Virgen de Lourdes, Santiago Mayor, Cristo Pobre y otros más que se veneran en este templo.

Galeria de Imagenes de la Catedran de Huancavelicano

Catedral del Cuzco (Peru)

1

La Catedral del Cuzco o Catedral Basílica de la Virgen de la Asunción es el principal templo de la ciudad del Cuzco, en Perú y alberga la sede de la Diócesis del Cuzco.

Historia

La Catedral del Cuzco es resultado de diversos proyectos elaborados por distintos arquitectos que, en muy corto tiempo, se relevaron al frente de las obras. La primera catedral del Cuzco es la Iglesia del Triunfo, construida en 1539 sobre la base del palacio de Viracocha Inca. En la actualidad, esta iglesia es una capilla auxiliar de la Catedral.

Entre los años 1560 y 1664 se construyó la Basílica Catedral de esta ciudad. Su construcción fue confiada a Juan Miguel de Veramendi en 1560, quien fue sustituido dos años más tarde por Juan Correa. A éste le siguieron otros maestros, hasta que en 1615 se hizo cargo de la dirección de la obra Miguel Gutiérrez Sencio, un arquitecto seguidor de Marco Vitruvio y Jacopo Vignola, y admirador del estilo sobrio y puro instaurado por Juan de Herrera en El Monasterio de El Escorial. Bajo su dirección, se culminó la catedral del Cuzco en 1649.

El material constructivo fue la piedra procedente de áreas cercanas y también se reutilizaron bloques de granito de color rojo desde la fortaleza conocida como Sacsayhuamán.

Fue reconocida como Basílica menor de la Iglesia Católica, el 8 de febrero de 1928.

La construcción, de tres naves, se levanta sobre una planta de tipo salón. Un detalle que sorprende es la fusión entre el orden de los capiteles y frisos y el tipo de cubierta utilizado. la bóveda de crucería, característica del gótico. Ello da pie a una sorprendente amalgama de estilos, frecuente en el estilo Barroco de Latinoamérica.

Esta catedral, de fachada renacentista e interiores barroco, tardo-gótico y plateresco, posee una de las más destacadas muestras de orfebrería colonial. Importantes son igualmente sus altares de madera tallada.

Dado que en esta ciudad se desarrolló la pintura sobre lienzos en la llamada Escuela cuzqueña de pintura, precisamente en la catedral se pueden observar importantes muestras de artistas locales de la época.

Galeria de Imagenes de la Catedral de Cuzco en Peru

Catedral de Trujillo (Peru)

0
Estilo barroco churrigueresco

Construida entre los años 1647 y 1666 en el centro de Trujillo. Su estructura es apaisada y maciza, diseñado de este modo para adaptarse a los terremotos que afectan la zona del Océano Pacífico de la costa peruana. Su interior es bastante sobrio. Presenta retablos rococós pintados de blanco con dorado y uno barroco con los mismos colores; los lienzos que conserva pertenecen a la escuela cuzqueña de pintura y quiteña.

La catedral cuenta con el Museo Catedralicio con obras sobre todo religiosas de la época virreinal en oro y plata.

Destaca el retablo mayor “exento”, es decir que no está apoyado en pared alguna. Es de estilo barroco churrigueresco y está recubierto de pan de oro. De este tipo de retablo sólo quedan dos en el Perú: el de la catedral de Trujillo y el de la catedral del Cusco.

Basilica Menor

Desde la fundación de la ciudad se estableció sitio para la iglesia matriz. Sin embargo la primera construcción fue muy simple.
En 1616 , con la erección de la Diócesis de Trujillo, la iglesia se transformó en catedral, por lo cual se edificó una construcción acorde con su rango. Lamentablemente, este edificio fue destruido por el terremoto del 14 de febrero de 1619. Entre 1647 a 1666 el templo fue reconstruido. El 23 de agosto de 1967, el Papa Paulo VI, conociendo la devoción de la gente que acudía a los ritos religiosos la elevó a la categoría de Basílica Menor, era arzobispo de Trujillo Carlos María Jurgen.
En su interior se guardan los retablos más antiguos de Trujillo, el de San Pedro y el de San Juan Bautista (fines del Siglo XVII), así como el Retablo Mayor, (1721) considerado una obra maestra. Se aprecia la antigua costumbre cristiana de separar el retablo de la pared, en el primer cuerpo se ubican las esculturas de San Pedro y san Juan Evangelista, mientras en el segundo cuerpo están la Purísima acompañada de Santa Rosa y San Valentín, Patrón de Trujillo.
También hay tres lienzos históricos, uno de ellos representa a santo Toribio de Mogrovejo dando el sacramento de la Confirmación (1681) a Santa Rosa de Lima. El otro, es el Misterio de la Santísima Eucaristía, en donde se venera al arcángel San Miguel y finalmente el lienzo de la Transverberación de Santa teresa de Jesús.

Galeria de Imagenes de la Catedral de Trujillo en Peru

Catedral de la Habana (Cuba)

0
Diócesis     La Habana
Construcción     1748-1832
Estilo arquitectónico     Barroco

La Catedral de la Virgen María de la Concepción Inmaculada de La Habana, es un templo católico, se encuentra en el corazón de La Habana Vieja, en la zona la más antigua de la ciudad, declarada por la UNESCO en 1982 Patrimonio de la Humanidad. Es la Catedral de la Arquidiócesis de La Habana, su emplazamiento anterior estaba situado en donde después se construyó el Palacio de los Capitanes Generales.

Historia

En un primer momento (1748) la iglesia sería el oratorio de los hijos de San Ignacio de la Orden de los Jesuitas, luego llegaria a convertirse en catedral. Con antelación a la decisión obispal los jesuitas ya tenían en sus planes construir una iglesia en la plaza de la ciénaga. Esto es verificable pues el 24 de octubre de 1704 el procurador general de La Habana, Luis Gonzalo de Carvajal, se opuso a la petición de los monjes, más de diez años después, por Real Cédula de 19 de diciembre de 1721, los jesuitas obtuvieron el tan esperado permiso y el 5 de abril de 1727 les fue notificado el lugar exacto donde podían construir la iglesia y el convento.

Vista de la catedral.

En el año 1767, ya estaba terminado el colegio, pero no la iglesia, en ese momento ocurre la expulsión de los jesuitas del Nuevo Mundo. En 1772 debido al deplorable estado en que se encontraba la parroquial mayor, las autoridades españolas decidieron trasladarla al Oratorio de San Felipe Neri y el 9 de diciembre de 1777, se trasladó a la iglesia a medio construir de los jesuitas. En 1778 por orden del obispo Felipe José de Tres Palacios comenzó el proceso de transformación del antiguo oratoria de San Ignacio en la catedral habanera dedidaca a la Purísima Concepción, cuya imagen es visible en el Altar Mayor. Durante el prelado del obispo Juan José Díaz de Espada y Fernández de Landa, se realizaron reformas significativas. El principal benefactor de la obra fue el rico obispo de Salamanca. La nave central estuvo ocupada hasta la independencia de la isla por un monumento funerario dedicado a Cristóbal Colón, debido a que al finalizar la colonia las cenizas del almirante fueron trasladadas a Santo Domingo y de allí a la Catedral de Sevilla.

Según el antiguo historiador de la ciudad Emilio Roig de Leuchsenring esta reforma incluyó la eliminación de todos los objetos que se consideraron de mal gusto, adornos, estatuas y altares fueron sustituidos por cuadros de óleo, en su mayoría copias de originales.
Estructura arquitectónica

Interior

La catedral de estilo barroco, es considerada de la corriente toscana, por sus dos torres campanarios laterales, su templo froma un rectángulo de 34x36m,que posee tres naves y ocho capillas laterales, divididos por gruesos pilares. El piso es de mármol blanco y negro. Las esculturas y los trabajos de orfebrería del altar así como del altar mayor estuvieron a cargo del italiano Bianchini, las mismas fueron ejecutadas en Roma en 1820 bajo la dirección del afamado escultor español Antonio Solá. Tras este altar se observan tres frescos originales del pintor italiano Perovani. Las pinturas interiores fueron realizadas por el pintor francés Jean-Baptiste Vermay. Entre las varias capillas que alberga se encuentra la de Nuestra Señora de Loreto, consagrada por el obispo Morell de Santa Cruz, en 1755, antes de la transformación en catdral, de la antigua parroquia jesuita, tiene una entrada independiente. Su cúpula que queda por debajo de las torres laterales, es visible desde los edificios aledaños con un intenso color naranja.

La catedral posee varias reliquias y sagrarios y en su interior se encuentra varias tumbas de personajes ilustres de la ciudad y de Cuba.

Está rodeada por la plaza que lleva su nombre, que alberga a las mansiones de la nobleza habanera colonial, entre estas destacan el Palacio del Marqués de Arcos, la casa de los condes de Casa Bayona, de 1720, que en la actualidad es el Museo de Arte Colonial y la mansión del Marqués de Aguas Claras.

mas informacion

http://www.iglesiacubana.org

Galeria de Imagenes de la Catedral de la Habana en Cuba

Catedral de Sucre (Bolivia)

1
Diócesis     Archidiócesis de Sucre
Construcción     1551-1633
Estilo arquitectónico     Barroco

La Catedral Metropolitana de Sucre está ubicada en la Plaza 25 de Mayo. Su construcción se inició el año 1551 y continuó durante casi 1 siglo. Debido a este prolongado periodo de construcción tiene estilo barroco y renacentista con influencias mestizas.

Su campanario tiene decoraciones de cerámica y el Museo de la Catedral posee una de las mejores colecciones en Bolivia de Arte Sacro del siglo XVI al siglo XVIII.

Junto a la catedral, se sitúa la capilla de la Virgen de Guadalupe (1617), que alberga la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, la patrona de Sucre, pintada por Fray Diego de Ocaña en 1601. El culto popular ha cubierto de adornos esta imagen en un manto con diamantes, esmeraldas y perlas, y es conocida como la Mamita de Guadalupe.

Restos de personalidades de la iglesia en Charcas se encuentran en las criptas de la catedral.

Galeria de Imagenes de la Catedral de Sucre en Bolivia


Catedral de San Lorenzo (Bolivia)

0
Diócesis     Santa Cruz
Construcción     1770-1838
Estilo arquitectónico     Ecléctico, Barroco

La Catedral Metropolitana Basílica de San Lorenzo es el principal templo católico en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Está situada en el centro de la ciudad, frente a la Plaza 24 de Septiembre.

Historia

La primera iglesia fue edificada por el mercedario Fray Diego de Porres en tiempos del Virrey Francisco de Toledo. En 1770, el Obispo Ramón de Herbosos reconstruyó la iglesia, encomendando al sacristán mayor don Antonio Lombardo la ejecución de las obras. En la época del Mariscal Andrés de Santa Cruz (1838), el viejo templo fue sustituido por una nueva iglesia de estilo ecléctico, proyectada por el arquitecto francés Felipe Bertrés. Es notable por sus bóvedas de madera y por la decoración pictórica que las cubre. En el altar mayor se conserva una parte del recubrimiento original de plata labrada de la misión jesuítica de San Pedro de Moxos. También se exhiben cuatro relieves escultóricos que provienen de la misma misión.

Galeria de Imagenes de la Catedral de San Lorenzo en Bolivia

Catedral de Calabozo (Venezuela)

0
Construcción     1754-1790
Estilo arquitectónico     Barroco

La Catedral Metropolitana de Calabozo es una catedral de estilo barroco ubicada en Calabozo, Venezuela. Es una hermosa muestra de lo que son las catedrales barrocas en Venezuela, la cual ha tenido diversas transformaciones a través de los tiempos.

Historia

La Catedral nace el día de la fundación de Calabozo, el 1° de febrero de 1724, como lo refiere Lucas Guillermo Castillo Lara en su libro sobre la Villa de Todos los Santos de Calabozo: “El padre Cádiz bendijo en nombre de Dios a la tierra que los recibía y a los hombres que la poblaban. Todos a uno proclamaron la voluntad de fundarse en nombre de la Majestad Real; después el Fraile acompañado de los pobladores plantó una sencilla cruz para fijar el sitio de la futura iglesia, trazó a cordel el rectángulo de la plaza, delineó las cuatro primeras calles y distribuyó los doce primero solares, hasta abril de 1729 cuando, en ocasión de la visita del Sr. Obispo Juan José Calatayud, fue construida como tal entre 1754 y 1790 que tardo su construcción. Se comienza la construcción de la Segunda iglesia parroquial, pero fue en el siglo XX cuando se construyó la cúpula con el reloj, actualmente, es icono de la ciudad, y ser una de las más importantes del estado venezolano.

Galeria de Imagenes de la Catedral de Calabozo en Venezuela

Basilica del Pilar (Argentina)

0

Historia de la Iglesia Nuestra Señora del Pilar y el Convento de Los Recoletos

La chacra de Los Ombúes

El 11 de junio de 1580, Juan de Garay fundó la ciudad de la Santísima Trinidad a orillas del Río de la Plata y en homenaje a Pedro de Mendoza le puso el nombre “Santa María de Buenos Aires” al puerto. El 24 de octubre realizó el reparto de suertes, parcelas de tierra con límites, 6 de las 65 futuras quintas estaban ubicadas en el actual barrio de la Recoleta.

La suerte número 5 correspondió a Rodrigo Ortíz de Zárate. Le puso por nombre Quinta de los Ombúes. Tenía por límites la barranca hacia el río y las actuales calles Ayacucho, Azcúenaga y Arenales aproximadamente. La zona era conocida como “Pago del Monte Grande”. Pago se lo llamaba porque había viñedos y Monte Grande se debía a los numerosos bosques de altura baja, los cuales llegaban hasta San Fernando. Los montes eran de baja altura y madera pobre, donde había muchos ombúes.

En 1606, Rodrigo Ortiz de Zárate vende la chacra a Francisco de Beaumont y Navarra, y en 1608 pasa a ser propiedad de Juan Domínguez de Palermo quien estaba ampliando sus tierras. Diez años después la adquiere Martín Dávila y Villavicencio, pasa por herencia a Enrique de Mendoza, quien la vende a Inés Romero de Santa Cruz y a Isabel Frías de Martel. Luego la obtiene Juan de Herrera y Hurtado, quien deja la quinta a su hija Gregoria casada con el capitán Fernando de Valdez e Inclán, quienes ceden la parte más elevada de su chacra a Juan de Narbona para que este edifique una iglesia y un convento para los frailes Recoletos de la orden franciscana, recién llegados de España en 1708. Fueron el fray Pedro de la Torre, el cabildo y el gobernador los que solicitaron permiso a su majestad el rey Felipe V para construir un templo para los frailes de la Recolección de San Pedro de Alcántara en la Trinidad, hoy Buenos Aires. Para esto contaban con una donación muy fuerte de Pedro de Bustinza.

En 1716 fray Diego de Ceballos, lego del convento, hace una nueva gestión ante la Corte logrando la real cédula autorizándolo. Para entonces ya habían muerto tanto fray Pedro como el donante. Es cuando aparece Juan de Narbona quien hace un nuevo legado y construye una modesta capilla y cuatro celdas para los franciscanos. Como el nuevo donante era devoto de la virgen del Pilar de Zaragoza pone como condición que la iglesia permanezca bajo su advocación.

La Iglesia Nuestra Señora del Pilar

En 1717 se firma la escritura de compromiso entre el comerciante Juan de Narbona y el capitán Valdez e Inclán. Los frailes Recoletos construían sus conventos en zonas apartadas, ya que se dedicaban a la oración. De manera que tenían un particular interés por instalarse en la antigua quinta de Los Ombúes. Según algunos historiadores los planos se deben a los hermanos jesuitas alemanes Juan Kraus y Juan Wolf. Otros piensan que fueron los hermanos jesuitas Bianchi o Blanqui y Prémoli, autores de importantes obras en Buenos Aires como la antigua Catedral, el Cabildo, la Iglesia de San Ignacio y Nuestra Señora de la Merced. En Córdoba construyeron la Catedral también. Como en aquella época había muy pocos arquitectos y estos tenían experiencia se les confiaba la mayoría de los edificios. También está la posibilidad de que todos ellos trabajaran en la construcción de la iglesia y el convento en distintos períodos o sólo colaborasen en el diseño de algunos planos.

Las obras comienzan 1715 y en 1718 estaba terminado el primer claustro. En 1721 se terminó el segundo claustro. En 1725 se termina la iglesia siendo posible que la fachada sea obra del padre Bianchi. Mientras se edificaba el templo, Narbona construía su casa al lado, donde hoy funcionan las oficinas del Cementerio y bajo su solado se encuentran las ruinas de la antigua vivienda de catorce cuartos. Fray Diego de Cevallos viaja a España en 1721 y regresa con ocho religiosos. El altar mayor fue obra de Domingo Mendízabal, Ignacio de Arregui y Miguel de Careaga. En 1731 se colocó la campana San Antonio de Padua en la espadaña. Se termina la torre de 30 metros y se inaugura la iglesia el 12 de octubre de 1732. Es la iglesia más antigua de nuestra ciudad conservada en su estilo original barroco. San Ignacio que es anterior solo conserva de su construcción una torre y la fachada. En 1779 se modificó la fachada para ubicar el altar de las reliquias y el baptisterio enfrente creando un atrio cerrado. En 1821 el Gobernador Martín Rodríguez y su Ministro de Gobierno Bernardino Rivadavia, expulsaron a los frailes de la Recolección expropiando todos sus bienes, quedando cerrada la iglesia por varios años y en la antigua huerta se creó el Cementerio de la Recoleta. En 1834 se destinó el Convento a asilo de mendigos y luego de ancianos.

Recién en 1866 se colocó el reloj inglés en la espadaña y se colocó la actual reja en lugar de un muro de ladrillos. En 1881 el arquitecto Buschiazzo construye la fachada del cementerio. En 1891 se amplió el templo y a comienzos del siglo veinte se hacen modificaciones que dañan su estilo exterior e interior, pintándose frescos en los techos del templo y agregándose estatuas en su fachada. En 1932 gracias al arquitecto Millé la iglesia vuelve a su estilo original. En 1936 el Papa Pío XI la eleva a basílica y el 21 de mayo de 1942 se la declaró monumento histórico nacional. A partir de 1994 se inicia la restauración definitiva de la iglesia recuperando el color blanco en su fachada, como la puesta en valor de cada altar.

Arq. Fernando G. Ferreyra
Pte. Junta de Estudios Históricos de N. S. del Pilar.

Arquitectura

El templo se caracteriza por la sencillez de su fachada asimétrica. Un doble juego de pilastras soportan un frontis triangular, coronado por cinco pináculos.

A la izquierda se eleva la torre del campanario, de base cuadrada,
coronada por un tambor con ventanas que es rematado por una cupulina en forma de campana, revestida en azulejos de color blanco y azul. En su extremo superior, una bola de bronce soporta una cruz de hierro forjado y una veleta. Al momento de su construcción era el punto más alto de la ciudad de Buenos Aires.

A la derecha se halla una espadaña (o campanario abierto) con doble arcada, coronada por tres pináculos, a la que posteriormente se incorporó un reloj esférico de mampostería, de origen inglés.

Partes de la Iglesia

Detrás de la reja que separa de la calle se encuentra un espacio que se denomina atrio. La salida de las funciones religiosas es un momento de encuentro de la comunidad. A fin de darle un continente a ese encuentro es aconsejable dotar al templo de un lugar externo o atrio con capacidad suficiente y condiciones aptas para ese fin.

Sobre el lado derecho del atrio, se encuentra un busto dedicado a la memoria de Rafaela de Vera y Aragón, esposa del VIII Virrey del Río de la Plata, Joaquín del Pino y Rozas. La señora virreina descansa en el altar de Ntra. Sra. del Carmen (hay una placa que así lo indica).

Detrás del busto que está en el atrio, sobre la pared, una mayólica que muestra la imagen de la iglesia vista desde el río a fines del siglo XVIII, realizada por el artista valenciano José Remo. Es una reproducción de un cuadro pintado por el artista español Brambila.

El nartex
En las basílicas románicas estaba destinado a los penitentes y a los catecúmenos (no bautizados), es el pequeño espacio que se encuentra al pasar la primera puerta de madera.

La Basílica cuenta con una sola nave, en la cual se presentan 7 altares (tres sobre el lateral derecho y cuatro sobre el izquierdo.

El presbiterio
Es el sector que contiene, como mínimo, al altar, al ambón y a la sede. Es un lugar sobreelevado dos o tres escalones por encima del piso del templo, desde lo funcional para obtener mejores visuales y desde lo simbólico como lugar jerárquico y como signo de la montaña (Calvario, lugar donde se asciende para el encuentro con Dios)

El altar o Mesa del banquete eucarístico
Piedra de sacrificios y ofrendas. Su ubicación, como ya dijimos, es focal respecto del templo. En las celebraciones está cubierto por un mantel y en general deberá estar adherido al piso. Debe verse perfectamente desde todos los lugares del templo.

El ambón
Es el lugar de la Palabra. Se ubica a la derecha del altar dentro del presbiterio. Su materialización es muy escueta: consta de un atril fijo o móvil para sostener el libro con las lecturas y, eventualmente, un recinto o corralito para el lector.

La Sede
Es el lugar desde el cual preside la ceremonia el celebrante. Se halla también dentro del presbiterio y sobre elevado respecto del mismo para permitir las visuales del celebrante hacia la asamblea. Se ubica detrás del altar en forma central o preferentemente lateral y contiene asientos fijos o móviles para el celebrante.

La Cruz
Es el elemento simbólico central de la iglesia y se halla elevado sobre el presbiterio. Ningún otro icono, si lo hubiera, deberá competir con la jerarquía de la cruz. La cruz preside todas las ceremonias. Puede ser portátil y ser llevada en procesión antes de las celebraciones para ser ubicada en el presbiterio en lugar visible y jerárquico.

El Púlpito Se Ubica sobre el lateral izquierdo y tiene un elaborado trabajo.

La parte inferior de un púlpito se denomina taza y la superior, baldaquino.

La guarda del Santísimo
La reserva eucarística puede estar dentro del presbiterio y en ese caso se colocará a la izquierda del altar, en una posición jerárquica a mayor altura que éste, el ambón y la sede, pero nunca detrás de ésta. Puede asimismo ubicarse en una capilla, nave o recinto exclusivo, vinculado a la iglesia, el cual podrá contar con lugar para la adoración y la oración. La eucaristía va dentro del sagrario, cofre o caja incombustible con cerradura la que a su vez deberá estar amurallada a las partes fijas de la construcción.

La pila bautismal
Constituye el centro del sacramento del Bautismo. Se ubica próximo al presbiterio, formando parte de él o de un ámbito o capilla propios. Consta de un recipiente para agua de tamaño mínimo similar a una palangana o jofaina, apoyado sobre un pie o formando una unidad con él.

La reconciliación
Para la administración de este sacramento no existen formas o modelos generalizados. Puede utilizarse el clásico confesionario en forma de mueble o de casilla de mampostería, con la doble posibilidad de acercamiento del penitente en forma frontal o lateral. Deberá ubicarse con el espacio suficiente para la espera y para garantizar la intimidad del acto. Una capilla o recinto exclusivo para las confesiones, la espera y la oración.

El Coro

Es el lugar destinado a cantantes e instrumentos. En este caso se encuentra al ingresar en la Iglesia, en la parte superior.

El patio de la Iglesia

Cuenta con un aljibe y un banco realizado en azulejos españoles.

Fuentes:

  • Agencia Informativa Católica Argentina: Bolívar 218, 3er. piso – Buenos Aires.
  • Folleto impreso por la Basílica Nuestra Señora del Pilar.
  • Imaginería popular argentina de Julián Cáceres Freyre.
  • Buenos Aires nos cuenta Nº 13 (segunda parte).

Mas Informacion

http://www.basilicadelpilar.org.ar/

http://www.iglesiadelpilar.com.ar

Galeria de Imagenes de la Basilica de Nuestra Señora del Pilar en Argentina

Catedral de Saltillo (Mexico)

0

Iglesia Católica
Diócesis Saltillo
Construcción 1745-1800
Estilo arquitectónico barroco

La Catedral de Saltillo, conocida como Catedral de santiago. Es la catedral de la ciudad de Saltillo. Ubicada en la zona centro de la ciudad, es una de las joyas arquitectónicas del estado de Coahuila.
Antecedentes del edificio

Levantado a un lado de la parroquia original, en el año de 1745, por el cura Felipe Suárez de Estrada, bajo el proyecto de Nicolás Hernández, el nuevo templo de mayores proporciones no fue terminado sino hasta 1800.

Con la erección de la Diócesis de Saltillo el 23 de junio de 1891, por bula creada por el Papa León XIII, el templo se designa como sede de ésta, y se le otorga el rango de catedral.

La torre se inició en el año de 1883.

Orígenes de la Catedral de Santiago

Cuando en 1591, De Urdiñola, Gobernador de la Provincia de Nueva Vizcaya a la cual pertenecía Saltillo, trajo a la villa a los indios tlaxtaltecas con los que fundó el poblado de Nueva Tlaxcala, inmediatamente se les encomendó levantar el convento y el templo de San Esteban, auspiciados por los padres franciscanos.
Y no fue sino hasta 1745 cuando, a iniciativa del señor cura Felipe Suárez de Estrada, inició la construcción de una nueva parroquia, una gran edificación digna de Dios y de su culto, que posteriormente se convertiría en la Catedral de Saltillo.
El 12 de octubre de ese año, luego de una solemne Misa en la que pidió ayuda al Señor en esta magna empresa, el párroco Suárez de Estrada salió al atrio y bendijo la primera piedra que colocó enterrando junto a ella “el tesoro” (tres monedas de oro en ofrenda a la Divina Providencia), simbolismo acostumbrado por los españoles en el inicio de todas las edificaciones.
Hecho esto, el cura procedió a trazar con cal blanca las líneas donde se situarían los muros del templo, según los planos acordados por él con el maestro de obras Nicolás Hernández. El templo se edificaría junto a la antigua parroquia de adobe.
Trabajaban en la obra 270 operarios entre albañiles, picapedreros, cargadores, herreros, labradores de cantera y carpinteros, todos unidos en su afán de dar gloria a Dios convirtiendo en realidad los planos de la Iglesia.
Por fin, luego de 55 años de labor, la construcción quedó terminada. El 21 de septiembre de 1800 el nuevo templo fue dedicado al Apóstol Santiago el Mayor, patrón de la Villa de Saltillo, y como padrinos los santos mártires San Juan Nepomuceno y San Esteban.
Inicialmente se le consideró como templo parroquial que, según los documentos de la época, excedía por mucho las necesidades de una población tan pequeña como Saltillo.
A finales del siglo XIX, la ciudad había registrado importantes progresos en lo económico y lo social, pero en lo eclesiástico seguía dependiendo de la Diócesis de Linares.
El Papa León XIII, viendo cómo se había incrementado la cantidad de fieles que dependían de la ya mencionada diócesis, emitió el 23 de junio del año de 1891 la bula pontificia lllud in Primis, decretando el establecimiento de la Diócesis de Saltillo que comprendía todo el territorio de lo que era el Estado de Coahuila.
Fue nombrado Obispo de la Diócesis su Excelencia don Santiago de la Garza Zambrano, designándole como sede el Templo de Santiago el Mayor, al que se le confirió el carácter de Catedral.
En el año de 1883 se inició la construcción de la torre, quedando al frente de la obra el Ingeniero Carlos Pérez Rodríguez. Hasta ese momento, el edificio constaba de un sólo campanario que sirvió de base a las columnas que formaban el cuerpo de la nueva edificación.
En 1887, tres años después de iniciada la construcción, la torre quedó terminada. Sólo faltaba colocar la enorme cruz de hierro, símbolo de la cristiandad, que le servía de remate. Tan peligrosa empresa fue ejecutada por Magdaleno Martínez, uno de los peones de la obra, que se ofreció a realizarla.
Ya tenía Saltillo su Catedral, la más alta de la provincia mexicana, que con su basta superficie arquitectónica, su imponente torre y su magnifica fachada barroca, convertida en una de las más bellas construcciones de su género en el país.

La simbología de la Catedral
En arquitectura religiosa cada uno de los elementos de una edificación obedece a un profundo significado o una función especifica en el empeño del rito.
En el caso de la bella Catedral de Santiago de Saltillo, sus detalles manifiestan ese profundo simbolismo teológico y responden a un fin litúrgico cultural predefinido.
Su conformación de oriente a poniente, tradición que se conserva desde los primeros tiempos del cristianismo, simboliza el ofrecimiento de “un sacrificio puro y sin mancha desde que sale el sol hasta el ocaso”.
Su estructura horizontal presenta una planta de “estilo cruciforme”, en la que la espaciosa nave central corresponde al eje vertical de la cruz y las naves laterales a los brazos de la misma. La cabecera está representada por el altar mayor.
En sentido vertical se observa que el punto más alto de la cúpula, con su linternilla, corresponde exactamente con el punto central del altar donde tiene lugar la celebración eucarística. Con ello se simboliza la unión perfecta entre Dios y el hombre.
En el altar principal, dedicado al apóstol Santiago el Mayor, se abre una cúpula con una iconografía representativa de la Historia de la Salvación.
En la parte más alta, la imagen del Padre Eterno preside todo el ámbito del templo.
En forma descendente, como del Cielo a la Tierra, se desarrollan una serie de alegorías en las que se representa al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Más abajo, los coros de los ángeles, los patriarcas, los mártires y confesores; y enseguida los cuatro evangelistas, cada uno esculpido en su pecina correspondiente.

La fachada
Desde el punto de vista arquitectónico, la fachada de Catedral presenta tres estilos que, lejos de contraponerse, forman un conjunto armónico de gran belleza.
La Capilla del Santo Cristo muestra las características de las construcciones religiosas novohispanas del siglo XVIII, con sus reminiscencias platerescas y barrocas, desplegadas en el inconfundible arte mudéjar de su torre y la ornamentación con detalles populares en las cornisas y los marcos de ventanas.
La fachada principal de la Catedral, imponente muestra de arte barroco, cuenta con una réplica del altar mayor que existía originalmente. Sus elementos de ornato, esculpidos en cantera, dan fe del talento artístico de los maestros que intervinieron en su realización. Sus columnas parecen olvidar su función de sostén, para engalanar el conjunto con guirnaldas y hojarascas, que atraen la atención y la dirigen hacia sus nichos profusamente adornados aunque carentes de imágenes.
Un detalle singular que cabe señalar es la escultura de la Virgen de Zapopan en la columna derecha de la puerta, que tiene como explicación probable el que los canteros y talladores de la fachada, provenientes en su mayoría de Jalisco, quisieron dejar la presencia de su patrona como un testimonio de fe.
El portón principal, una obra de ebanistería, fue tallado por el maestro Ángel Gadín (a quien se deben también el púlpito y la puerta del bautisterio), que colocó en él las imágenes de San Pedro y San Pablo. Pese a más de 200 años de existencia, se conservan en excelentes condiciones. Sobre el portón se localiza la tiara pontificia sostenida por dos ángeles, emblema del arte de la Contrarreforma; y encima de ella la Concha del Apóstol Santiago, motivo repetido en toda la edificación. Un ventanal de trabajada herrería colonial equilibra el centro del frontis de estilo churrigueresco, que en su parte superior manifiesta los datos de su construcción, la dedicatoria y el costo de la obra. En su parte más alta, la fachada presenta volutas sobre las que surgen, coincidiendo con las columnas inferiores, seis remates en forma de llamas que le dan un acabado en total perfección. La torre, elegante y majestuosa, es de estilo neoclásico. La dimensión creciente de sus arcos es un recurso para compensar la perspectiva hacia la altura y culmina en un remate en panal de estilo mozárabe sobre el que se afianza la imponente cruz de hierro, símbolo de esta Catedral. La cúpula muestra una estructura octavada, con una crestería que brota de los cuatro contrafuertes, cada uno con un niño centinela en lo alto. Las cornisas y frisos de la cúpula se ven adornadas con grecas de compleja creatividad indígena, que le confieren una belleza incomparable. Sin lugar a dudas, la Catedral de Saltillo es una magnífica obra de arte.

Los tesoros artísticos de la catedral
La Catedral de Santiago el Mayor guarda también invaluables tesoros artísticos -en pintura, escultura y orfebrería- que dan muestra de la devoción y el fervor de los saltillenses, deseosos de convertir la Casa de Dios en un verdadero remanso de belleza y armonía. En este aspecto sobresale la valiosa colección de 45 pinturas de temas religiosos, incluidas las 14 estaciones del Vía crucis, provenientes de Bélgica, siendo la mayor parte de ellas óleos sobre tela. Los espléndidos lienzos de don José de Alcibar, pintor del período virreinal, son de importancia indudable. Entre sus cuadros más destacados encontramos el de “La Sagrada Familia”, colocado en la parte superior del Altar de San José; el de “La Virgen de Guadalupe y sus apariciones”, colocado en la estancia de los que fue el antiguo Baptisterio; y el de “la adoración del Niño Jesús”. Otras obras de inmensurable valor son las pinturas de “La Virgen del Carmen” y “La Virgen del Rosario”, que según opinión de los expertos, pueden atribuirse a Cabrera o algunos de sus discípulos más cercanos. De innegable estima son también diversas pinturas del periodo de la colonia, entre las que pueden considerarse “El tránsito de San José”, el que representa a “La Santísima Trinidad”, el de “Las cruces de Jesús”, “La Dolores”, y “La Virgen de Saeta”, cuadro de origen popular. Los dos retablos laterales de la Catedral son considerados insuperables: el de San José al sur y el del Sagrado Corazón al norte.

Ambos están tallados en madera con un estilo profusamente barroco, en la que sobresalen una multitud de columnas salomónicas rematadas cada una por la Concha del Apóstol Santiago. Los nichos de ambos retablos muestran una gran variedad de delicadas figuras talladas en madera, muchas de ellas provenientes de España. Mención aparte merece el más reconocido de los tesoros artísticos de la catedral: el célebre frontal de plata del Altar de San José. El frontal es una obra de plata repujada, realizado a mediados del siglo XVIII, cuyas cualidades le han valido el ser considerado como “el más bello ejemplo de frontales de plata de todo el Continente Americano”. Por el espléndido trabajo que encierra, el frontal fue seleccionado dentro de la colección de Arte Sacro Mexicano que se exhibió durante 1990 y 1991 en diversas ciudades de los Estados Unidos. Aunado al frontal se encuentran dos atriles tallados en plata que servían para la Liturgia de la Palabra cuando se oficiaba desde ese altar. El frontal del altar del Sagrado Corazón, aunque menos elaborado, es también de notable mérito artístico.

Por otro lado, La Catedral cuenta con espléndidos objetos de arte sacro trabajados magistralmente por maestros orfebres, quienes dejaron vestigios de su arte en cálices de celebración, custodias, ciriales y acetres trabajados en materiales preciosos con incrustaciones de pedrería. Por último, la Catedral tiene en su haber un monumental órgano tubular alemán, adquirido en Frankfurt a principios del siglo, y restaurado en el año de 1987. Descripción del altar mayor: elaborado de madera de pino sobredorado; el trono es de plata con fondos verdes, de 21 varas de alto con 13 de ancho; su costo fue de 12,000 pesos. En él encontramos la imagen de San Pedro, con pontificales de damasco carmesí; y la de San Ignacio de Loyola con hábitos de paño de primera. La de San Francisco Javier bien proporcionada; Santiago el Mayor en su trono, imagen de escultura preciosa, traída del reino de Guatemala con báculo y guaye de plata. Nuestra Señora de Guadalupe, preciosa pintura, en lo más alto, en su trono -Se refiere sin duda a la pintura de Las Apariciones de la Virgen de Guadalupe, obra del consumado pintor José de Alcibar, recientemente restaurada y colocada en el baptisterio-; el trono del Santísimo Sacramento, con dos cristales de frente y un espejo; el frontal de tisú blanco; las cortinas del mismo material. Sobre el Sagrario existe una imagen de Cristo, de a tercio, de marfil embutido de oro en el pedestal, con venera de Damasco encarnado floreado, con corona y clavos de plata. Los ocho candiles representan una buena figura. Se cuenta también con la tarima y gradas de piedra labrada, enlosada: barandillas de madera maqueada de verde (el maque es una laca: “maquear” significa adornar con laca un objeto) con tres pedestales de canal unidos a ella. Además, en la barandilla había dos pequeñas tablas que contenían las indulgencias de la Bula de las Cruzadas.

El altar de San José se termino en 1806 con un costo de 2,400 pesos. Es de madera de pino, dorado, con fondos verdes. La cofradía del Señor San José gastó 500 pesos en las imágenes de San Andrés, San Antonio de Padua, San Gregorio el Grande, Santiago el Mayor con diadema y guaje de plata. El Señor San José con vara de plata, una pintura de la Santísima Trinidad; Nuestra Señora del Refugio, con marco dorado. El piso es de piedra labrada. El altar colateral de Nuestra Señora de los Dolores tiene figura de medallón, de madera de pino sobredorado de oro, con puntas verdes matizadas de flores amarillas; un trono de Nuestro Señor Crucificado con San Juan y Santa Magdalena a los lados. El trono de abajo es adornado por la imagen de nuestra Señora de los Dolores, obra de Guatemala, donada a ésta iglesia por el Señor Gobernador de la Sagrada Mitra, Dr. D. Antonio Bustamante, esta escultura tenía ricas alas de oro y plata, las cortinas que estaban al fondo eran verdes de tisú de oro, guarnecidas de galones de oro y flecos de lo mismo. Este altar costó 980 pesos. El altar de la Santísima Trinidad es de madera de pino labrada, dorada, con fondos encarnados. El costo del altar fue de 2,800 pesos incluyendo un legado antiguo de 300 pesos. Este altar tiene un óvalo sobredorado: en él una pintura en láminas de metal de la Trinidad.

Había también un trono del Divino Salvador, una escultura sumamente fina con potencias de plata sobredorada, y en su mano izquierda un mundo con cruz, enteramente de plata… El altar medio colateral de Nuestra Señora de la Soledad es de madera de pino blanqueado, con un semicírculo de 16 santos con pequeños marcos dorados. El trono de arriba se engalana con la imagen de Nuestro Señor Resucitado, de hechura antigua. También existía un cuadro dorado, antiguo, de San Jerónimo Penitente, en medio de un trono de Nuestro Señor Jesucristo para el descendimiento, con corona y clavos de plata, ricamente arreglado, cortinas de Damasco encarnado con flores de oro. El altar de las Benditas Ánimas, con sus columnas, tiene la forma de medallón dorado. Tiene un lienzo antiguo de Nuestro Señor Jesucristo, otro de Nuestra Señora del Carmen y las Ánimas, que data de 1719. Así también había una pintura de San Agustín y una hermosa escultura de Nuestro Señor Jesucristo.

El altar dedicado a San Rafael Arcángel se distinguía por sus pinturas. En la parte de arriba había tres arcángeles, en medio una pintura de Nuestra Señora del Carmen; al lado derecho, el Señor San José; al izquierdo, San Juan Nepomuceno, al igual que la escultura del arcángel San Rafael. La puerta del costado es de pino y sabino, con cerrojos y clavos de fierro y tachones de bronce. Es de seis varas de alto por tres de ancho. El costo de está puerta fue de 200 pesos. La puerta del frente tiene 7 varas de alto por 5 de ancho, de madera de pino sabino tallada. En ella encontramos dos pequeñas esculturas de San Pedro y San Pablo. La puerta que divide a la parroquia de la Capilla del Santo Cristo es de pino con dos frentes: tuvo un costo de 200 pesos siendo de casi 4 varas de alto por 5 de ancho. El baptisterio se divide de la nave de la iglesia por una reja de pino de dos hojas. Tiene 6 varas de alto por 3 de ancho. El púlpito es de madera de pino, dorado y con esmaltes de colores, bien proporcionados, con torna voz y una paloma de plata en la parte de arriba. Su costo fue de 300 pesos. El coro, que es bastante amplio, tiene la barandilla de madera tallada, de 13 varas de largo por una de ancho. El cementerio, lo que hoy es el atrio, tenia 52 varas de largo con 23 de ancho, tres gradas por el frente, dos por el norte y una por el sur, todas de piedra labrada y cinco almenas de lo mismo

mas informacion
http://www.diocesisdesaltillo.org.mx

Galeria de Imagenes de la Catedral de Saltillo en Mexico

Go to Top