Posts tagged Archidiocesis de Sevilla

Catedral de San Cristobal de La Laguna (España)

0
Construcción     1904-1915
Estilo arquitectónico     Neoclásico, neogótico, renacimiento

La Santa Iglesia Catedral de San Cristóbal de La Laguna,también denominada Catedral de Nuestra Señora de Los Remedios, en la ciudad de San Cristóbal de La Laguna en la isla de Tenerife (Canarias, España), es una catedral neogótica en su cuerpo principal, y neoclásica en la fachada, sede de la Diócesis de Tenerife, dependiente de la archidiócesis de Sevilla. En la catedral está la sede de la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios, advocación mariana a la cual está consagrada la catedral. En este templo reposan los restos de Alonso Fernández de Lugo, conquistador de la isla y fundador de la ciudad, apodado “El Adelantado”.

La catedral se encuentra en el casco histórico de la ciudad de La Laguna, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1999, por la Unesco.

Historia

En 1511 se levanta, en el actual emplazamiento (Plaza de Fray Albino), una ermita, que se sustituirá en 1515 por una construcción mayor, dedicada a la Virgen de los Remedios, de estilo mudéjar, cuya torre es erigida en 1618. El templo se convierte en Catedral en 1819, cuando se establece en La Laguna la nueva diócesis. La fachada, neoclásica, data de 1825 y la estructura actual se construye entre 1904 y 1916 y es de estilo neogótico.

En su interior destaca el púlpito de mármol italiano de Carrara y también parte del conjunto del Retablo de Mazuelos. Sobresalen además obras de gran valor de Cristóbal Hernández de Quintana, Luján Pérez y Fernando Estévez. La catedral, construida con una estructura de hormigón, fue uno de los primeros edificios en España en que se utilizó este material que actualmente se usa extensivamente en todo tipo de edificios. Sin embargo, al ser pionera en este campo, la tecnología no estaba demasiado desarrollada, por lo que tiene numerosos defectos que han llevado a que se hayan tenido que acometer cuantiosas obras de reparación y mejora.
Virgen de Candelaria y Cristo de La Laguna

La Virgen de Candelaria (Patrona de Canarias), ha visitado la catedral en numerosas ocaciones.

La imagen del Santísimo Cristo de La Laguna se traslada cada año hasta esta catedral, donde permanece unos días con motivo de sus fiestas de septiembre.

En 1997 esta catedral acogió la imagen de la Virgen de Candelaria (Patrona de Canarias) con motivo de su visita a esta ciudad, donde permaneció con la imagen del Cristo de La Laguna.

En la época en la que fue construida y consagrada como catedral, la capitalidad de la isla estaba en la ciudad de La Laguna, al igual que la sede diocesana que aún permanece en esta ciudad.
Retablo de la Virgen de los Remedios

El elemento más destacado del interior de la catedral, es el retablo o altar de Nuestra Señora la Virgen de los Remedios, Patrona de la ciudad de La Laguna y advocación mariana a la cuál está consagrada la catedral. La imagen viste ricos mantos y se encuentra en un trono de baldaquino de plata, con el sol de ráfagas y la media luna a sus pies. La Virgen lleva en sus manos al niño Jesús. Le acompañan otros dos santos: San Fernando Rey y Santa Isabel de Portugal. Este copatronazgo tiene un doble significado: de una parte, la vinculación del territorio a la Archidiócesis de Sevilla, al configurarse como obispado dependiente de la misma, y de otro se relaciona con los reyes que aprobaron la creación de la diócesis: Fernando VII, a través de su Real Auxiliatoria de 1819, y su esposa, la reina doña Isabel de Braganza.
Otros retablos y vidrieras
San Cristóbal de La Laguna en 1880, la catedral al fondo

El copatronazgo de San Juan Bautista ofrece la otra variante para la elección de protectores, en la etapa posterior a la conquista. En 1582, como consecuencia de una epidemia de peste bubónica que asoló la ciudad, el Cabildo civil lo eligió como patrono y abogado de la peste, pero su conmemoración cayó pronto en el olvido. Cuatro ventanales siguientes, de trazado bastante más simple, son bíforas, semejantes a las otras dos que abrían el espacio del crucero. El inmediato al ventanal dedicado a la Virgen está cubierto con San Joaquín y Santa Ana, lógicamente unidos a los ciclos marianos. De hecho, se encontraban presentes en la primitiva fábrica, en torno a 1590, acompañando a la Virgen en la capilla de Ntra. Sra. de la Luz.

Figura del mismo modo unida al ciclo mariano es San José. En el segundo rompimiento de este ventanal aparecería San Antonio de Padua, incluido en este lugar por haberse puesto la obra de la nueva catedral bajo su protección. Girando ahora al lado de San Cristóbal, se presentarían a San Pedro y San Pablo y, a continuación, San Plácido y San Roque, copatronos menores de la ciudad. Curiosamente San Roque, abogado de los apestados, no tiene en exclusiva, la intercesión de esta enfermedad en La Laguna. En dicho centro se reconoce como patrón del gremio de mamposteros, de modo que en los libros de la ermita se inscriben los alarifes de la ciudad. El antiguo templo de los Remedios conservó hasta su demolición un altar en el trascoro dedicado a San Roque donde dos beneficiados celebraban su fiesta. Como consecuencia, será elegido como abogado en la erección de la catedral neogótica.

El copatronazgo de San Plácido debe relacionarse más bien con el azar. en 1607 la isla se verá invadida y esquilmada por una plaga de langosta africana. En una última ventana dejó constancia de los personajes que tuvieron contactos directos con Canarias, a través de Pedro de San José Betancur, fundador de la orden Bethlemita que, por lo demás, nunca pudo afincarse en Canarias, y originario del pueblo tinerfeño de Vilaflor, y el padre Claret. En cuanto a la representación iconográfica, la mayoría de las imágenes se representa con sus atributos convencionales. Así, las rosas de Santa Isabel, el hábito del peregrino de Santiago el Mayor, el perro y la escudilla para San Roque, Santa Ana enseñando a leer a su hija y su esposo con el hábito de rabino y cayado, San Antonio con el niño en los brazos, la barca para San Pedro, etc. También se encuentra un icono de la Virgen de Guadalupe (Patrona de México).

En el interior de la catedral también se encuentra la imagen del Santísimo Cristo de Los Remedios (imagen “gemela” del Cristo de La Laguna). También se encuentra en el tesoro de la catedral la Virgen de Trapani que algunos historiadores apuntan a que se trata de la representación más antigua de la Virgen del Pilar en el Archipiélago Canario.

mas informacion

http://www.obispadodetenerife.es

Galeria de Imagenes de la Catedral de San Cristobal de La Laguna en España


Catedral de Canarias (España)

0
Construcción     Siglo XVI
Estilo arquitectónico     Neoclásico

La Catedral Basílica de Canarias está ubicada en el casco histórico de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria en el barrio de Vegueta, junto a la Plaza Mayor de Santa Ana. Se trata de el monumento más importante de la arquitectura canaria. La Catedral de Canarias está declarada Bien de Interés Cultural por el Gobierno de Canarias. Su nombre canónico por el que está reconocido por la Santa Sede es : Santa Iglesia Catedral Basílica de Canarias. En esta Catedral se venera a la Patrona General de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria , Santa Ana y es la Sede de la Diócesis de Canarias. Cada 26 de Noviembre se celebra la Dedicación de esta Santa Iglesia Catedral Basílica.

Historia

Leon XIII, quién la declaró Basilicae Canariensis “Ad perpetuam rei memoriam”.

En el día 20 de abril de 1487 los Reyes Católicos manifiestan su deseo de construir una Iglesia Catedral en Gran Canaria para dar cumplimiento al mandato del Papa ,mandato que proviene de la solicitud de Fernando Calvetos a Eugenio IV en el año 1435 para que el Obispo de Rubicón pasara a la isla de Gran Canaria.[5] Empezó a construirse hacia 1497 por mandato de los Reyes Católicos de ahi el titulo regio de Real Basílica de Santa Ana , pero por falta de fondos se tuvieron que paralizar las obras en 1570. La larga historia del templo hace que en él se combinen estilos tan distintos como el gótico tardío de su interior y el neoclásico del exterior. Su fachada es el elemento más característico. La Catedral tuvo dos grandes fases, una desde el año 1497 hasta 1570 y la otra desde 1781 hasta la actualidad. La catedral permaneció cerrada al culto debido a la restauración la misma desde el año 1996 y se abrió al culto en el año 1998.

En su interior alberga varias obras de arte, entre las que habría que destacar el Cristo de Luján Pérez, que preside la Sala Capitular, así como la talla de la Virgen de los Dolores de Luján. En el Museo Diocesano de Arte Sacro de Las Palmas de Gran Canaria , instalado en una de las salas que dan al Patio de los Naranjos, puede contemplarse parte de estas obras.

En la trasera de la Catedral, entre la Plaza del Pilar Nuevo y el callejón que lleva a la Ermita de San Antonio Abad, se encuentra la Casa de Colón, creada a partir de un conjunto de edificios entre los que estaba la antigua residencia del Gobernador, donde se cree estuviera Cristóbal Colón durante su estancia en Gran Canaria y donde se exponen objetos relacionados con su paso por las Islas, así como con la historia de la ciudad y de los pueblos conocidos hasta entonces en América.

Cabe destacar que la patrona principal de Las Palmas de Gran Canaria es Santa Ana y que desde la conquista de la isla se la ha tenido como patrona e intercesora.[4] Y como dato histórico cabe decir que esta Catedral es la Primada del Atlántico.

Fue nombrada Basílica de Canarias (Basilicae Canariensis), por el Papa León XIII “Ad perpetuam rei memoriam”[4] en el año 1894 , siendo Obispo de Canarias Fray Cueto y Diez de la Maza. Fue agregada a la Basílica Mayor de San Juan de Letrán en Roma por el Papa Pío IX siendo Obispo de Canarias Joaquin Lluch de Garriga en el año 1863. Y además es el templo más importante de la Diócesis de Canarias y uno de los más emblemático del Archipielago Canario.Esta Catedral Basílica está declarada Monumento Histórico Artístico Nacional y es el mayor templo en cuanto a extensión y altura de toda Canarias.

Este templo es el primero en el Archipiélago Canario en recibir el título de Basílica en el año 1894 por la Santa Sede,es decir por bula papal.


Descripción de la Catedral

La fachada de la catedral es de estilo Neoclásico y nos da una visión por fuera de lo que es por dentro.

Consta de tres naves, siendo la del centro la más ancha y las laterales a su vez bordeadas por trece capillas independientes.

El templo tiene planta de cruz latina, el crucero no resalta demasiado y está coronado por un cimborrio. Se encuentra en la capilla mayor y tiene forma cuadrangular y en ella se encuentra el presbiterio y el coro. El altar mayor esta presidido por la imagen titular de la Catedral y la Patrona de la ciudad: Santa Ana, obra de José de Armas Medina tallada en el año 1944.

El material utilizado es la cantería azul procedente de las canteras de San Lorenzo, que se utiliza para los arcos, nervios de la cubierta y soportes, con el color gris que le caracteriza.

En las zonas donde predomina la cantería destacan sobre el fondo blanco del yeso de los muros o paños de las cubiertas. Éstas son de poco espesor, realizadas con material volcánico como es la piedra pómez, muy porosa, ligera y de poco espesor.

El muro, realizado con mampostería tiene todavía una función de soporte. Aparece artículado en dos niveles con pequeñas aberturas y ventanales sobre los arcos formeros de las capillas laterales.

Las ventanas son concebidas como huecos en el muro y no como amplios ventanales.

Se aprecian dos tipos de soportes: por un lado, columnas exentas, diez en total, que separan las naves laterales, y con forma cilíndrica. El otro grupo de soportes discontinuos lo forman la veintena de pilares adosados a los muros laterales. Son cruciformes, con capiteles corridos. Aparecen pilastras de orden clásico en el interior de las naves y columnas renacentistas, embebidas de orden corintio en la capilla de Santa Teresa de Jesús.

Los arcos de las capillas laterales son apuntados. Los de las bóvedas aparecen rebajados y van perdiendo su apuntamiento gótico. Las cubiertas están realizadas con bóvedas de crucería en las naves centrales y laterales.

El cimborrio situado en el crucero y que da paso a la capilla mayor, tiene un tambor con ventanales, cúpula y linterna. Los arbotantes tienen menor desarrollo debido a que no cumplen su función de descarga en las naves laterales. Las naves son de la misma altura (planta de salón).

Los nervios, con líneas semicirculares, se abren a modo de palmeras en la parte superior de los soportes.
Capillas de la Catedral

Actualmente la catedral cuenta con 13 capillas, una de ella desaparecida que es la capilla de San Jerónimo. Las Capillas actuales son las siguientes:

Capilla de la Inmaculada Concepción

La capilla de la Virgen Inmaculada y de San Francisco de Paula es la primera en la nave de la Epístola conforme entramos, y fue techada el 25 de mayo de 1635. Comunica directamente con el Patio de Los Naranjos por una puerta valiosa en cantería.

El 7 de abril de 1649 se le concedió el titulo al canónigo Juan Fernández de Oñate el patronato de la capilla. El cual puso en ella el lienzo de la Inmculada Concepción y otro de San Francisco de Paula que le dieron nombre a la capilla.


Capilla de San Pedro Apóstol

Imagen de San Pedro Apóstol que se encuentra en su Capilla en la Catedral de Canarias.

La Capilla de San Pedro Apóstol, es la segunda de la nave de la Epístola conforme entramos en la Catedral. En el año 1570, la capilla carecía de techo. Sólo tenía acabada la pared delantera con las tres restantes paredes a la altura del techo. La capilla está presidida por la imagen del Apóstol San Pedro.

Capilla de Santa Teresa de Jesús

La capilla de Santa Teresa, contigua a la de san Pedro, se hizo para poner en ella la imagen de la Virgen de la Antigua que se encontraba en la iglesia baja. El 22 de diciembre de 1776, tomó posesión de la capilla Domingo Bignoni y Logman y en aquel momento sintió deseos de demostrar su devoción a Santa Teresa de Jesús. Demostró su deseo trayendo desde Génova la imagen que actualmente preside el altar y también su retablo de mármol y jaspe en su capilla. En esta capilla se encuentra el Mausoleo de Don Fernando de León y Castillo.

Capilla de Nuestra Señora de Los Dolores de Luján

Hoy la capilla de la Virgen Dolorosa es la que está a continuación de la de santa Teresa en la nave de la epístola y contigua a la de san José.

Decimos hoy, por que la primera capilla dedicada a la Dolorosa fue en la Sacristía baja de la Catedral, donde hoy se revisten los sacerdotes y que conserva un gran lienzo de la Inmaculada Concepción de Quintana.

Al entrar en la capilla actual, vemos de frente el retablo de estilo neoclásico labrado por Luján Pérez, lo mismo que la imagen que la preside. A la derecha conforme se entra está la urna con el cuerpo incorrupto del siervo de Dios Buenaventura Codina.

La Señora de Vegueta la concluyó Luján Pérez el 25 de diciembre de 1803 y el entonces deán de la Catedral llamado Toledo desea tenerla con decencia en casa para colocarla luego en el retablo en que actualmente está. Desde ese año el Viernes de Dolor comenzó a ser fiesta grande en la Catedral. De esta nueva capilla de la Dolorosa comenzó a salir en el año 1928, en la mañana del Viernes Santo la “procesión de Las Mantillas” junto con el Santísimo Cristo de la Sala Capitular.
Imagen de Ntra. Sra. de Los Dolores de Luján que se venera en la Capilla de su mismo nombre en la Catedral de Canarias.

Capilla de San José

La capilla de San José es la última capilla de la nave de la Epístola. La preside una bella imagen a tamaño natural y labrada en madera por el escultor Luján Pérez. Esta imagen de San José tiene al niño Jesús en su brazo izquierdo, mientras su mano derecha sostiene una vara de plata, completándose el conjunto con dos ángeles al pie del santo sobre una nube. En el testero de la capilla se encuentran dos lienzos, uno de San Marcial de Juan de Miranda, y en el otro lado, el lienzo de santa María Magdalena de autor desconocido y donado por el deán Toledo.

Capilla Mayor

La capilla se halla sobre una escalinata de cantería azul de San Lorenzo. La Virgen del Coro preside el coro de la Catedral , en la hornacina del Altar Mayor sobre un pilar se encuentra la Patrona de la Ciudad de Las Palmas y Titular de la Catedral, Santa Ana, su autor es José de Armas Medina y la talló en el año 1944.

Capilla de la Virgen de la Antigua

Se encuentra en el mismo testero de la parte del Evangelio paralela a la capilla de san José. El retablo de esta capilla, como el de la capilla del Santo Patriarca, es obra de Luján Pérez. La imagen flamenca de la Virgen de la Antigua, en 1810, estando en esta capilla, tenía necesidad de reparo.Cabe destacar que esta imagen flamenca de la Virgen de la Antigua es una copia de la que se se encuentra en la Catedral de Sevilla.[6] El Cabildo Catedral el 1 de agosto de 1810 mandó a Luján tallar la actual imagen de la Virgen.

Capilla del Santísimo

La portada interior de esta capilla, como la de Los Dolores, pensada para entrar en el templo, es toda de cantería con sus pilastras jónicas de estilo neoclásico. En esta capilla está el Tábernaculo de Lorenzo de Campos, un cuadro de la Inmculada Concepción y de san Agustín. Luján Pérez restauró las imagenes de este retablo y talló las de san Pedro y san Pablo.

Capilla de San Gregorio

Tanto la capilla de san Gregorio como la de san Fernando se contruyeron paralelamente y son como una doble capilla con un arco de cantería al centro.

Capilla de San Fernando

La capilla de san Fernando y la de san Gregorio son las primeras capillas techadas de la Catedral de Canarias. La capilla está presidida por la imagen de san Fernando y a los lados del retablo econtramos dos lienzos, uno de la Virgen del Pino y otro de San Antonio María Claret.

Capilla de Santa Catalina

La primera capilla en techarse fue esta capilla de Santa Catalina, el retablo está presidido por un lienzo de . Actualmente se encuentra en dicha capilla la imagen del Santísimo Cristo del Altar Mayor que antiguamente presidia el altar mayor de la catedral.
El Órgano de la Catedral

El Órgano de la Catedral de Canarias, es un gran instrumento concebido aún dentro de la estética barroca desde el punto de vista estructual y tímbrico, mientras que su fachada ha sido diseñada con líneas góticas, asimilándose a la arquitectura de tipo historicistica de la época.

Con casi cinco metros de ancho y unos siete de alto, se trata de una magnífica fachada plana con siete calles, subdivididas en altura en uno, dos o tres castilletes con celosías góticas, y rematada por pináculos y terceletes góticos. La fachada se enriquece visualmente con la trompetería horizontal. Posee dos cuerpos, el principal y el de cadereta con sus correspondientes teclados y secretos partidos. Tiene 25 medios registros o 12 juegos y medio.

Festividades en la Catedral de Canarias

Santa Ana

Santa Ana, titular de la Catedral de Canarias y Patrona de la Ciudad deLas Palmas de Gran Canaria

El 26 de julio , día de Santa Ana , la madre de la Virgen María , finalizada la misa solemne , la imagen titular salía en procesión por las calles del templo catedralicio comenzando un nuevo repique al aparecer la cruz catedralicia por el callejón de San Martín. Y si el Obispo presidía la procesión el repique duraba durante todo el recorrido. Esta procesión fuera de la Catedral se debe a un acuerdo del Cabildo Catedral el 26 de julio de 1539 en que se hace alusión al patronazgo de la Santa sobre el Archipielago Canario , hoy desaparecido,[7] Santa Ana contaba con novenario propio que se hacia nueve días antes del 26 de julio. Desde el año 2008 Santa Ana , la patrona de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria , cuenta con una procesión claustral , es decir dentro de la Catedral , con la imagen de Santa Ana , que preside el retablo de la Capilla del Santísimo , obra de Lorenzo de Campos.

La lluvía de flores de la Ascención

Es una ceremonía verdaderamente típica que se observa en la Catedral que es la lluvía de pétalos de flores sobre el presbiterio el día de la Ascención del Señor. Ese domingo , finalizada la misa conventual se expone el Santísimo Sacramento y comienza el canto de tercias. Mientras que el Santísimo está expuesto en el Altar , desde la cúpula caen miles de pétalos de flores de muchos colores. Terminado el canto de tercias se reserva el Santísimo. De esta ceremonia se tiene constancia desde 1649 gracias al canónigo Alonso Pacheco[8]

Cultos a la Virgen María en la Catedral

La primera capilla que se le dedicó a la Virgen en la Catedral fue a Nuestra Señora de La Antigua en la iglesia del Sagrario Catedral , luego en la misma iglesia hoy desaparecida encontramos a la Virgen de La O , cambiada por la Virgen del Carmen y también a Nuestra Señora de Belén. En la iglesia nueva es decir la Catedral , cuenta con la capilla de Nuestra Señora de La Antigua , de la Inmaculada Concepción y de Nuestra Señora de Los Dolores de Luján. Todos los sábados al terminar la misa conventual se le canta la Salve Regina a Nuestra Señora de La Antigua obra de José Luján Pérez , a esta misa los sábados concurría mucha gente y hoy día es de mucha devoción , el canto de la Salve se debe a un mandato del Obispo Juan Frías el 22 de mayo de 1483.[9]

El Corpus Christi

La Festividad del Corpus Christi a sido siempre la más solemne desde la conquista de las Canarias. En las vísperas del Corpus habían hasta 2 procesiones clautrales con el Santísimo Sacramento. La una después de la Nona y la otra terminado el canto de Maítines.Antiguamente el corpus contaba con octavario propio y se tiene constancia desde el año 1590.Actualmente sale en procesión el domingo de Corpus , con las calles de Vegueta engalanadas para la ocasión

Semana Santa

En la Catedral de Canarias los actos de la Pasión ,Muerte y Resurreción del Señor se han celebrado siempre con gran solemnidad. El Viernes Santo procesiona desde 1928 el Santísimo Cristo de la Sala Capitular y Nuestra Señora de Los Dolores de Luján las dos obras maestra de José Luján Pérez. El recorrido es corto , por el entorno de la Catedral y entrando la Procesión es el Sermón de las 7 Palabras.[11]
Efemérides de la Catedral de Canarias

* Nuestra Señora de La Soledad de la Portería Coronada

Artículo principal: Nuestra Señora de La Soledad de la Portería Coronada

Nuestra Señora de La Soledad de la Portería Coronada fue Coronada Canónicamente por mandato del Papa Juan XXIII en la Catedral de Canarias por el entonces Obispo de Canarias ; Antonio Pildain y Zapiain el 19 de marzo de 1964 y 25 años más tarde el 19 de marzo de 1989 volvió otra vez a la Catedral por el 25 aniversario de la Coronación.Cabe decir que este tipo de coronaciones con rango pontificio se llevaron a cabo a partir del año 1900 por mandato del Sumo Pontifice.[12]

* Nuestra Señora del Pino Coronada

La Virgen del Pino ha bajado en 51 ocasiones con motivos de rogativas , falta de lluvía y epidemias.Durante estas estancias de la Virgen en el templo Catedralicio que duraban entre 15 y 20 días la Virgen del Pino a sido visitada por miles de fieles

* Santísimo Cristo de Telde

El Santísimo Cristo de Telde por primera vez en la historia de la Iglesia de Canarias peregrinó a la Catedral de Canarias para presidir los actos del Año Jubilar del 2000 , su estancia en el templo catedralicio fue de 80 días , 15 de ellos estuvo acompañado por la Virgen del Pino ,las dos imágenes presidieron una procesión multitudinaria que acaparó las miradas de más de 125 mil personas según la prensa escrita de aquel tiempo.[13] El viernes Santo de 2000 presidió la Procesión de Las Mantillas junto con la Virgen de los Dolores de Luján (Las Palmas de Gran Canaria).
Visitas de la Familia Real a la Catedral

Sus Majestades los Reyes de España , han visitado en varios ocasiones la Catedral de Canarias igualmente también la han visitado los Príncipes de Asturias. Las visitas son las siguientes :

* Los Reyes de España visitaron la Catedral el 21 de noviembre de 2005.

* El domingo 26 de noviembre de 2006 sus Majestades los Reyes de España acudieron a la Misa de una presidida por el Obispo de la Diócesis de Canarias , Francisco Cases Andreu , no sin antes conocer la plaza de Santa Ana y el edificio del Obispado, lugar en el que se albergó S.M. Alfonso XIII durante su estancia en Las Palmas.[15]

* Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias, el 17 de septiembre de 2008 asistieron al Funeral por las víctimas del accidente aéreo ocurrido en Barajas el 20 de agosto de 2008 , el funeral estuvo presidido por el Obispo de la Diócesis de Canarias , Francisco Cases Andreu[16]

Estaciones de Penitencia en la Catedral de Canarias

Dos de las cofradías que procesionan en la Semana Santa de Gran Canaria hacen estación de Penitencia en la Catedral de Canarias por ser el templo principal de la Diócesis de Canarias , la dos hermandades que hacen estación de Penitencia son :

* La Real e Ilustre Hermandad y Cofradia de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de la Esperanza de Vegueta hace su estación de Penitencia en la Catedral el Domingo de Ramos.[17]

* La Real, Ilustre e Histórica Hermandad del Santo Encuentro de Cristo con la Cruz a Cuestas y Nuestra Señora de los Dolores “del Miércoles” hace su estación de Penitencia el Miércoles Santo después de escenificar el Santo Encuentro de Cristo en la Plaza Mayor de Santa Ana.

Exposición de la Huella y la Senda en la Catedral de Canarias

Con motivo de los 600 años de la creación de la Diócesis de Canarias y el V Centenario de la Catedral de Canarias. La Diócesis organizó una exposición llamada “La huella y la senda”, la muestra fue inaugurada por el Nuncio Apostólico en España, Mons. Manuel Monteiro de Castro, el viernes 30 de enero, y permaneció abierta al público en la Catedral canaria hasta el 30 de mayo de 2004

mas informacion

http://www.diocesisdecanarias.es/

http://www.diocesisdecanarias.org/

Galeria de Imagenes de la Catedral de Canarias en España

Catedral de Jerez de la Frontera (España)

0

Construcción     Siglo XVII-1980 (como catedral)
Estilo arquitectónico     gótico, barroco y neoclásico.

La Catedral de la Diócesis de Asidonia-Jerez radica en la ciudad de Jerez de la Frontera se alza sobre la primitiva Mezquita Mayor de Jerez y la antigua Iglesia del Salvador; es una construcción del siglo XVII, que aúna los estilos gótico, barroco y neoclásico.

Historia

La Catedral de Jerez es la antigua Iglesia Colegial, elevada a la dignidad catedralicia por la bula «Archiepiscopus Hispalenses» del 3 de marzo de 1980 de SS. Juan Pablo II. Tiene como titular a Nuestro Señor San Salvador, y celebra su fiesta el 6 de agosto, Transfiguración del Señor. El templo fue consagrado por el Cardenal José María Bueno Monreal el 10 de diciembre de 1978, II Centenario de la inauguración del templo. Como tal catedral del nuevo obispado asidonense jerezano fue el lugar donde se promulgó la bula de constitución de la Diócesis el 29 de junio de 1980 con la entrada del primer obispo Monseñor Rafael Bellido Caro. Ha sido también el templo donde recibió la ordenación episcopal Monseñor Juan del Río Martín, el 23 de septiembre de 2000, y lugar de numerosas ordenaciones sacerdotales y diaconales, así como de otras celebraciones importantes de la diócesis.

La institución del Cabildo Colegial se remonta a la conquista cristiana de Jerez, el 9 de octubre de 1264, constando que estaba ya constituido el 23 de septiembre de 1265 en que Alfonso X el Sabio extiende en su favor el privilegio de dotación. Constaba de un abad y hasta diez canónigos en el curso de su historia. Un cardenal y varios obispos fueron anteriormente miembros del Cabildo, y otros varios por su cultura y obras de beneficencia figuran en la historia local. Fue disuelto por la bula del papa Juan Pablo II (26 de mayo de 1984) para dar paso al nuevo Cabildo Catedral, que consta de doce canónigos que ejercen los diferentes oficios propios del Cabildo.

El Cabildo Colegial acometió el 9 de mayo de 1695 animosamente la obra de un nuevo templo, cuya traza todo indica se le encargó al maestro mayor de obras de Jerez, Diego Moreno Meléndez (+ 1700). La obra se prolongó a lo largo de más de ochenta años, llevándose adelante gracias a la enorme y meritoria dedicación y sacrificios de los canónigos, y siendo costeada con los bienes del Cardenal Arias y luego con sustanciosa ayuda real y papal, hasta que la totalidad del templo se bendijo el 6 de diciembre de 1778, habiéndose puesto al culto la mitad del templo el 16 de junio de 1756. Directores de las obras fueron los maestros Ignacio Díaz de los Reyes (+ 1748), Juan de Pina (+1778) y Miguel de Olivares, que actuó bajo las órdenes de Torcuato Cayón de la Vega. Del templo anterior, derruido en 1695, solamente queda la torre.

Se quería una iglesia grande y hermosa, que no desdijera de las que ya había en la Ciudad como San Miguel y Santiago, y fuera digna de ser algún día catedral. En 1580 y en 1781 se elevaron a la Corona peticiones desde Jerez para la constitución en la ciudad de un nuevo obispado. Pero no fue hasta 1980 que el viejo deseo pudo alcanzarse.

El templo es una construcción de estructura gótica, con planta de salón, cinco naves de desigual altura que se apoyan por el exterior en contrafuertes y arbotantes, y una nave transversal, en cuyo encuentro con la nave mayor se alza una airosa cúpula. Los arcos son de medio punto, no ojivales, y las bóvedas son de arista, construidas las de la nave central y el crucero en piedra labrada y muy ornamentada, mientras que las de las naves laterales son de rosca de ladrillo y sin adornos. Propiamente no tiene más capilla que la del Sagrario, de estilo neoclásico. La fachada principal ostenta una triple puerta, y está adornada con imaginería y motivos barrocos, como asimismo las dos puertas laterales, llamadas de la Visitación y la Encarnación.

Tras el Concilio Vaticano II se hizo una obra interior de adaptación, que posteriormente ha sido modificada para darle mayor amplitud al espacio celebrativo y facilitar la participación de los fieles.

Se hallan en el interior algunos cuadros e imágenes de verdadero valor artístico, entre los que citaremos el Cristo de la Viga, crucificado tardogótico de finales del s. XV, y la Virgen Niña, de Francisco de Zurbarán, así como la Custodia procesional de plata, obra de 1951 según diseño de Aurelio Gómez Millán. Cuenta también con un órgano romántico de 1850, según proyecto de John Bishop.

En el templo catedralicio tiene también su sede la Parroquia del Salvador, la primera de las parroquias de la ciudad, según consta del libro de Repartimiento de Casas del 3 de octubre de 1265.

Galeria de Imagenes de la Catedral de Jerez en España


Catedral de Huelva (España)

0
Construcción     1605-1954
Estilo arquitectónico     Renacimiento, barroco

De entre todas las iglesias de la ciudad, la iglesia parroquial de la Merced fue elegida, por su historia y fisonomía, como sede del cabildo y catedral al ser desgajada la diócesis de Huelva de la Archidiócesis de Sevilla el 26 de noviembre de 1953. La iglesia se estrenó como catedral de Huelva el 15 de marzo de 1954.

Historia

El convento de la Merced fue levantado por orden de Alonso Pérez de Guzmán, VII duque de Medina Sidonia y señor de Huelva en esta época. La iglesia, actual catedral de Huelva, servía de capilla para los cultos del convento de los Mercedarios Descalzos, y fue fundado en 1605. El lugar, desde el siglo XVI, estaba ocupado por una construcción anterior que se desconoce. La iglesia de La Merced con su aspecto actual es fruto de obras a lo largo de tres siglos por lo que la fachada primigenia presumiblemente tendría otra fisonomía. El conjunto, iniciado de inspiración renacentista y continuado siguiendo los modelos del Barroco, tiene un cierto sabor colonial, sin perder su esencia conventual. La autoría original no está aún determinada y puede ser atribuida a uno de los siguientes arquitectos: Alonso de Valdevira, maestro mayor de obras de El Condado, Fray Juan de Santa María o el maestro mayor Martín Rodríguez de Castro. Se inicia su construcción en 1605 con dirección del maestro albañil Pedro Gómez Utebami y las obras más importantes finalizaron entre 1612 y 1615.

La estructura original duró apenas un siglo, debido a que la ruina amenazaba el conjunto ya en 1714 y el terremoto de Lisboa de 1755 resintió la edificación de manera grave, dejando destruida la capilla de San Cayetano. A pesar de ello, el siguiente seísmo en 1765 fue el que terminó de afectar gravemente a la Iglesia y Convento de La Merced, siendo necesaria una reforma integral. A finales del siglo XVIII, bajo proyecto de Pedro de Silva, ya en puro estilo barroco, se erigió el nuevo templo, encargándose de las obras Ambrosio de Figueroa y a su muerte en 1775, las continúa Francisco Díaz Pinto. Esta reforma que conformaría el aspecto actual de la Iglesia de la Merced duró hasta bien entrado el siglo XIX.
Antiguo convento de La Merced, anexo a la Catedral, hoy sede de la Universidad onubense.

Los principales trabas en la larga reforma de la iglesia fueron la invasión napoleónica de Huelva de 1811, la supresión de los señoríos en 1811 (ya que seguía vinculado a la Casa de Medina Sidonia) y la supresión de las comunidades religiosas masculinas por el ministro Mendizábal en 1835. La desamortización de Mendizábal (1835), al igual que en otros inmuebles de la Iglesia en España, provocó que el convento de La Merced pasara a manos públicas, en este caso la Diputación provincial. Este organismo fue el encargado de impulsar la reanudación de las obras en La Merced. La iglesia siguió abierta al culto y el convento sirvió como instalaciones militares desde 1844. Posteriormente a partir de 1861 el antiguo convento cambió de uso y alojó a un Instituto de Segunda Enseñanza y Escuela Normal de Maestros. También ha albergado la sede de la Diputación y del Instituto General Técnico y ha servido como Hospital Provincial, alzando para este uso sanitario un tercer piso en 1957. Actualmente es la sede central de la Universidad de Huelva, además de las facultades de Derecho y Económicas.

El 22 de agosto de 1877, la Diputación Provincial de Huelva concluyó la restauración de todo el histórico edificio. En la última década del siglo XIX se llevan a cabo retoques y se concluye así el proyecto decorativo del interior, manteniendo el estilo barroco como predominante del conjunto. En 1915, ante el problema de la falta de campanas que convocasen a los actos litúrgicos, se levantaron sobre las inacabadas torres laterales de la fachada principal, las actuales espadañas de doble cuerpo de inspiración colonial.

En 1953 con la creación de la nueva diócesis onubense se elige la iglesia parroquial de La Merced como nueva catedral.

El 28 de febrero de 1969 un nuevo terremoto azotó la zona (con este son tres los que dañan la estructura del edificio) y volvió a ser clausurada para una necesaria restauración, bajo la dirección del arquitecto Rafael Manzano, finalizando en 1977 las obras. Para su protección, el 12 de marzo de 1970 fue firmado el decreto de declaración de la ya catedral de La Merced como Monumento Histórico Artístico.
El edificio
Interior

El templo original renacentista construido en el siglo XVII por las sucesivas reformas fue convirtiéndose en iglesia de planta de salón de corte basilical de tres naves separadas por arcos de medio punto y crucero central. De su decoración destaca el Cristo de Jerusalén y la talla de la Virgen de la Cinta, patrona de la ciudad. Su vinculación a la Casa de los Guzmán queda patente en el panteón familiar de los condes de Niebla (título dependiente del ducado de Medina Sidonia), que alberga la iglesia.
Nave central

La nave central predomina sobre las laterales y está cubierta por bóveda de cañón dividida en cinco tramos. Los arcos formeros divisorios son de medio punto, y sobre ellos se eleva una tribuna corrida con balcones de reja de forja. En la entrada destaca el arco vaído que soporta el coro alto como prolongación de las tribunas laterales. La tribuna en desuso ya en época de su construcción pudo ser debida a la reforma mercedaria medieval del edificio. La iglesia se sostiene mediante pilares, de los que destaca los cuatro de sección cruciforme que soportan la cúpula del crucero, con pilastras adosadas rematadas en capiteles corintios. Adosado al segundo pilar, está el púlpito, pieza del barroco purista, realizado alrededor de 1624, con decoración pictórica de comienzos del siglo XIX y relieves con los símbolos de la Orden de la Merced.
Naves laterales

Las naves laterales, divididas cuatro tramos y con retablos laterales de inspiración barroca, se cubren con bóvedas de arista. El fondo de las naves se decora con capilla en la nave derecha por la que se accede al campanario y la izquierda en antesacristía, por la que se comunicaba con el convento anexo. Sendas naves tienen tres altares en forma de retablos. A la derecha, cercano al altar mayor, un primer retablo de madera dorada y policromada del siglo XVIII con hornacina central, el retablo a la Virgen de la Cinta, atribuida a Juan Martínez Montañés y a Baltasar Quintero, y al fondo otro retablo de madera dorada y policromada con lienzo de San Lorenzo pintado por Herrera el Viejo, y decoración del siglo XIX. A la izquierda otro retablo de madera tallada, dorada y policromada decorado con rocallas decorado con lienzo del arcángel Rafael en su parte superior, en el centro de la nave otro retablo con un relieve de San Ramón Nonato, santo mercedario, con decoración del siglo XVIII y al fondo otro de similares características, esta vez del siglo XIX.
Crucero y presbiterio

El crucero se cubre con una amplia cúpula hemisférica sobre pechinas, que están decoradas con tondos pintados. La cúpula se cierra con tambor y linterna. En los laterales del crucero encontramos dos retablos barrocos, el situado en la nave del Evangelio o derecha se dedica a la Virgen de los Dolores, y en la nave de la Epístola o izquierda, el retablo del Sagrario, con talla de San José.

El presbiterio de la iglesia precisaba de una reforma para su nueva función catedralicia, colocando en él el coro para canónigos que se extiende desde el altar mayor hasta el crucero. Existe una capilla contigua con templete ejecutado en madera dorada, con decoración de rocallas del siglo XVIII. Tras el altar mayor encontramos el camarín dedicado a la Virgen de la Cinta, que llega al templo desde el Santuario de la Cinta en su festividad cada 8 de septiembre.

Fachada

La portada es de estilo barroco. Construida en ladrillo revocado, está organizada en tres cuerpos individualizados por cornisas. El inferior en que se enmarca el portón de entrada de medio punto, sirve como zócalo. La parte central está concebida a modo de gran retablo con hornacinas, que fueron enriquecidas en 1978 con las esculturas, en barro cocido, de la Virgen de la Merced, San Leandro, San Walabonso, Santa María y el Beato Vicente de San José, obras de Antonio León Ortega.
Los laterales se decoran con pilastras que enmarcan el conjunto estilizando su estética. Una balaustrada sobre la cornisa divisoria corona el tramo central. La parte superior rematada con espadañas para las campañas sobresale del edificio. Otras iglesias de la provincia de Huelva basaron su diseño en la fachada de La Merced. El estilo de iglesias como La Merced sirvió para configurar en Latinoamérica el barroco colonial.

Contiguo al templo se encuentra el antiguo convento de La Merced, hoy sede de la Universidad de Huelva, totalmente remodelado a lo largo del siglo XX.

Galeria de Imagenes de la Catedral de Huelva en España


Catedral de Ceuta (España)

0

Estilo arquitectónico neoclásico

Catedral de la Asunción de Ceuta se encuentra situada en el espacio conocido desde época portuguesa como «La Ciudad», en un promontorio al sudeste de la zona interfosos y fue construida sobre una mezquita de la época de dominación árabe (711-1415). Durante el sitio de los 30 años fue hospital de sangre.

El testimonio de ocupación más antiguo se remonta al siglo VII a. C., momento en el que fueron construidas una serie de viviendas de planta ortogonal, con diverso grado de complejidad, organizadas en torno a una calle. Esta fase de ocupación viene a sustituir a otra anterior, mal conocida, caracterizada por la existencia de cabañas de planta oval y paredes de adobe.

Desde ese momento hasta nuestros días el lugar ha sido ocupado de manera continua.

Sobre una primitiva iglesia cristiana, que algunos investigadores han identificado con la construida en el siglo VI por el emperador Justiniano I, fue levantada la antigua Mezquita Mayor de Ceuta, obra arquitectónica de enorme riqueza a tenor de las descripciones conservadas, que sufrió diversas ampliaciones y de la que apenas nada se conserva.

Tras la conquista lusa de 1415 esta Mezquita fue transformada en templo cristiano con las adaptaciones que fueron necesarias y de las que apenas contamos con noticias. El paso del tiempo y los daños sufridos por las incidencias bélicas provocaron la ruina del edificio y la necesidad de levantar un nuevo templo proyectado a finales del siglo XVII por el arquitecto Juan de Ochoa. Su construcción se inicia en 1686 pero no fue consagrada hasta 1726 a la Asunción de Nuestra Señora, debido en buena medida a las dificultades sufridas a consecuencia del gran cerco a que fue sometida Ceuta en esos años.

El proyecto de Ochoa preveía la construcción de un templo de planta rectangular sin crucero, tres naves y testero plano. La cabecera se compartimentaba en tres espacios el mayor de los cuales albergaba la Capilla Mayor. A ambos lados se disponían la Capilla del Sacramento (Sagrario) y una tercera Capilla suprimida a comienzos del siglo XIX a fin de destinar ese espacio a dependencias capitulares. El cuerpo de iglesia se estructuraba en cuatro espacios longitudinales divididos por pilares de sección cuadrangular que apeaban bóvedas de medio cañón. En el centro de la nave se situaba el coro que quedaba unido al presbiterio por un largo pasillo delimitado por una balaustrada de hierro.

Los cuatro pilares maestros, en forma de L, apean sendos arcos formeros sobre los que descansa la media naranja rematada en cupulín con linterna.

Originalmente las cubiertas formaban terrazas hasta que en 1763 se tejó la nave del Evangelio y dos años más tarde se hizo lo mismo con las dos restantes.

La Catedral contaba con dos puertas exteriores, la principal a los pies con acceso desde la Plaza de África y una segunda desde la nave de la Epístola.

Las obras continúan incluso después de la consagración. El coro fue derribado en 1728 al considerarse demasiado grande para las necesidades del culto. En 1735, siguiendo trazas de Ochoa, es construido el Sagrario, de planta rectangular y bóveda de cañón con lunetos. A fines del siglo XVIII, durante el cerco de 1790-1791, cubiertas y vidrieras sufrieron importantes daños que precisaron costosas reposiciones. En 1828 se sustituyó el retablo mayor por un lienzo de la Asunción de la Virgen. A fines del siglo XIX la media naranja se desploma debiendo ser levantada de nueva planta a inicios del siglo XX.

La catedral, hoy día, es un inmueble de planta rectangular, con tres naves cuyo aspecto es consecuencia de la actuación que en 1954 y 1955 dirigieron los arquitectos Gaspar y José Blein. La cabecera con testero plano construida por Ochoa fue profundamente transformada construyéndose un nuevo presbiterio con coro a la romana y girola a la que abren capillas radiales, inspirado en la seo gaditana. Otra sustancial transformación supuso la construcción de la capilla del Sacramento (Sagrario) en el eje axial del templo, sobre el terreno ocupado por dependencias capitulares.

Las naves quedan delimitadas por pilares de sección cuadrada sobre los que se sitúan arcos de medio punto. A lo largo de la nave central se dispone un entablamento corrido y cornisa sobre el que se disponen las cubiertas de bóveda de cañón, con lunetos separados por fajones en la central y bóvedas de aristas en las laterales.

El crucero se cubre con media naranja, como ya ha sido dicho, apoyada sobre pechinas adornadas con medallones en relieve representando a los cuatro Evangelistas, obra de Bonifacio López Torvizco. Su intradós se divide por medio de gallones en los que se representan los Padres de la Iglesia, obra de José Martín Ocaña.

La girola se divide en doce tramos, comunicados con la Capilla Mayor por medio de arcos de medio punto y dinteles. Alternan los tramos de planta cuadrada con los de planta triangular cubriéndose todos con bóvedas de arista.

Su imafronte debe también su aspecto de estilo neoclásico a la reforma de mediados del siglo XX durante la que se sustituyó la torre mocha existente por dos torres campanarios que recuerdan las de la Catedral de Cádiz, manteniéndose la portada labrada en serpentina verde local en el siglo XVII.

En el subsuelo del templo se encuentran varias sepulturas donde se hallan enterrados personajes de noble alcurnia entre los que cabe destacar varios de los obispos que han ocupado la sede de Ceuta.

Adosado a la Catedral, existe un edificio con departamentos auxiliares que albergan la Vicaría, Secretaría, Archivo Diocesano, Librería y Museo Catedralicio y otras dependencias diocesanas, además de la residencia del obispo, alrededor de un pequeño patio triangular.

Destacan la Capilla del Santísimo con un retablo barroco y los frescos de Miguel Bernardini, además de tres grandes lienzos y la imagen de la Virgen Capitana de origen portugués (siglo XV).

Galeria de Imagenes de la Catedral de la Asunción de Ceuta en España

Catedral Vieja de Cadiz (España)

0
Estilo arquitectónico     Barroco, Manierista

La Catedral Vieja de Cádiz, o Iglesia de Santa Cruz, situada en la ciudad de Cádiz (Andalucía, España) es una construcción que data de 1262-1263 y que fue reedificada en estilo manierista y barroco en el siglo XVIII.

Historia

Esta catedral fue edificada por orden del rey Alfonso X de Castilla, El Sabio, en época del Papa Urbano IV, aunque ha dispuesto de periodos intermitentes de culto. Se consideró catedral hasta 1838, cuando la catedral de la ciudad se trasladó a la Catedral Nueva. Desde esa fecha, 1838, es considerada únicamente iglesia.

Las dos catedrales existentes en Cádiz están ubicadas en diferentes distantes separadas por el Antiguo Palacio Episcopal y el Pasillo del Obispo.

Primera construcción cristiana (siglo XIII)

Según excavaciones realizadas en el subsuelo del Antiguo Palacio Episcopal, adyacente al templo de la Santa Cruz, se ha realizado la cronología histórica de la zona, dándose el hecho de que podría estar asentada en los terrenos de un primitivo templo paleocristiano y visigodo o del Teatro Romano de Gades (estudios definitivos realizados por Ramón Corzo no publicados a fecha de 2006).

Se tiene constancia de que el rey Alfonso X de Castilla, El Sabio, mandó construir una iglesia hacia el 1262-1263, sobre los restos de una mezquita árabe.

En el templo gótico y en la cubierta artesonada fueron realizadas algunas reformas en los siglos XV y XVI, hasta que en el año 1596 fue quemado por la escuadra anglo-holandesa comandada por el almirante Charles Howard y Robert Devereux, 2º conde de Essex, que atacó, invadió y saqueó Cádiz hasta que, incendiada, la abandonó, quedando este templo casi destruido. Únicamente se salvó el arco de ingreso y la bóveda de crucería de la capilla bautismal.


Construcción existente desde el siglo XVII

Tras la destrucción del templo anterior, hubo de ser reedificada en el siglo XVII, siendo la existente desde entonces.
En 1597 se encargan las obras de reconstrucción al maestro mayor del obispado Ginés Martín de Aranda, finalmente la construcción es un proyecto del ingeniero militar Cristóbal de Rojas, fue finalizado en 1602, siendo consagrada el 15 de junio de 1602, y abierta al culto el 29 de mayo de 1603.
Descripción

Interior

En la edificación del siglo XVII, se levantó de estilo manierista, y barroco.
Es de planta rectangular (de salón), con falso crucero y tres naves separadas por columnas de orden toscano y arcos peraltados de medio punto y bóvedas esquifadas. El crucero se cubre con una cúpula semiesférica sobre pechinas.

Exterior

El exterior de la cubierta es de azulejos de varios colores. El exterior de las bóvedas está recubierto con azulejos de varios colores de principios del siglo XVII.

El campanario está construido en el siglo XV, separado del resto de la iglesia, está cubierto con un chapitel de azulejos polícromos. Constituido en sus dos primeras plantas por un núcleo de escaleras, comunicándose en tercera planta con la casa de la Contaduría (sede del museo catedralicio) siendo de planta rectangular terminado en chapitel, recubierto también con azulejos.

Obras albergadas en su interior

A la izquierda del altar mayor se puede ver un escudo antiguo de Guipzcoa

y a la derecha el de Vizcaya, provenientes de la desaparecida Capilla de los Vizcaínos

En la segunda mital del siglo XVII, el enriquecimiento de la Catedral de Santa Cruz llegó cuando la población creció y la ciudad alcanzó una gran prosperidad con el comercio de las Indias.

* Retablo del altar mayor, obra de Alejandro de Saavedra
* La capilla de los Genoveses,
* La capilla de los Vizcaínos,
* La capilla de los reliquias,
* La torre del Sagrario (segunda mitad del siglo XVIII), obra de Torcuato Cayón,
* Cuadros e imágenes debidas al mecenazgo del obispo Alonso Vázquez de Toledo,
* Portada lateral de mármoles genoveses de Andreoli.

SÍNTESIS HISTÓRICA DE LA CATEDRAL DE CÁDIZ

La Iglesia Catedral gaditana, madre de todas las iglesias de la diócesis y símbolo parlante de toda la comunidad de fieles, unida a través de su obispo y su presbiterio a la Iglesia Universal, tiene una historia llena de vicisitudes. Son dos las Catedrales, la Vieja y la Nueva, separadas en su emplazamiento, pero unidas por el palacio episcopal antiguo y el Pasillo del Obispo.

Las excavaciones realizadas en el subsuelo de la casa episcopal, pendientes de publicación, han llevado la cronología de la zona y su entorno remontándola muchos siglos antes de lo hasta ahora conocido con el descubrimiento de restos fenicios, púnicos, romanos y visigodos. La Catedral Vieja de Santa Cruz podría estar asentada en la que sería la primitiva paleocristiana y visigoda, aunque hasta ahora no hemos podido examinar visualmente un fragmento de inscripción aparecida en su atrio y que se añade al grabado de una cruz bajo un arco en el interior de las galerías del Teatro Romano de Gades en la última campaña dirigida por d. Ramón Corzo.

Con lo expuesto se va consolidando la opinión de que Santa Cruz ocupaba el lugar de la mezquita musulmana, cuando Alfonso X la construía en 1.262 de obra admirable en expresión de la bula de Urbano IV. La iglesia gótica perduró con algunas reformas realizadas en los siglos XV y XVI hasta que fue quemada por la escuadra angloholandesa comandada por el almirante Howard y el conde de Essex, que atacó, invadió y saqueó Cádiz en 1.596 hasta que la abandonó, ya incendiada, a mediados del mes de julio.

Hubo que levantar la actual iglesia columnaria de orden toscano y de estilo manierista, obra conjunta del ingeniero militar Cristóbal de Rojas y del maestro mayor del obispado Ginés Martín de Aranda, que se consagró el 15 de junio de 1.602. El siglo XVII trajo el enriquecimiento de la Catedral de Santa Cruz con el retablo mayor de Alejandro de Saavedra, las capillas de los genoveses y de los vizcaínos, la capilla de las reliquias y cuadros e imágenes debidas al mecenazgo del obispo Fr. Alonso Vázquez de Toledo, y la portada lateral de mármoles genoveses de Andreoli. Fr. Gerónimo de la Concepción nos describe una catedral dotada de una dignidad acorde con su condición de primer templo de la diócesis. Pero la población creció y la ciudad alcanzó una gran prosperidad con el comercio de las Indias en la segunda mitad del citado siglo.

Cádiz logró el traslado, en 1.717, de la Casa de la Contratación y del Consulado de Cargadores de Sevilla. Había que dotar a la ciudad de un nuevo templo, y así, acorde con los nuevos tiempos y circunstancias, se puso la primera piedra en 1.722 con planos del maestro mayor Vicente Acero; había concebido una catedral que vino a ser el eslabón de las iglesias catedrales góticas y renacentistas españolas con las catedrales barrocas de América.

El ambicioso proyecto, iniciado y continuado con el cuartillo (el cuarto del uno por cien ) de los caudales venidos del Nuevo Mundo como pago de las mercancías enviadas a América por los comerciantes de Cádiz, hasta el año 1.796, en que se paralizaron las obras, dirigidas después de Vicente Acero, sucesivamente por Gaspar Cayón, Torcuato Cayón de la Vega, Miguel de Olivares y Manuel Machuca. Estos arquitectos trabajaron los estilos artísticos del barroco, el decorativo de la rocalla y rococó, el clasicista y el neoclásico.

La obra permaneció interrumpida hasta 1.832, en una época nada propicia para los grandes proyectos, en un siglo de revoluciones y decadencia del comercio, que afectaron sobre todo a Cádiz. Fr. Domingo de Silos Moreno cerró el templo no sin grandes gastos y desvelos y trasladó de Santa Cruz, la Catedral Vieja, a la Nueva, una vez consagrada el 28 de noviembre de 1.838, el culto catedralicio y la asistencia de los capitulares. Los obispos Arbolí y Arriete fueron completando en lo necesario lo que faltaba, pero el sagrario, el claustro y demás dependencias quedaron sin construir por falta de medios económicos y, sobre todo, por la ocupación de los solares, donde estaban previstos, por una vía pública y por un almacén de materiales de una empresa de construcción.

El Cabildo Catedralicio de Cádiz se fue configurando con el paso del tiempo. En el siglo XVIII había alcanzado su composición definitiva constando de seis dignidades (deán, arcediano de Cádiz, tesorero, chantre, maestrescuela y arcediano de Medina Sidonia), cuatro canonjías de oficio (doctoral, lectoral, magistral y penitenciario), seis canonjías simples, cuatro racioneros y ocho medios racioneros. el Concordato entre la Santa Sede y España (1.851) estableció para Cádiz las cinco dignidades, cuatro canónigos y dieciséis beneficiados.

El régimen del Cabildo Catedralicio fue evolucionando de la siguiente manera: Enmiendas de los estatutos del sínodo de D. Juan González (1.493), Estatutos de D. Pedro Fernández de Solis (1.493), Estatutos modernos de d. Antonio Zapata y Cisneros (1.589), Estatutos de d. Jaime Catalá y Albosa ( 1.882), Estatutos de D. Marcial López Criado (1.922) y los Estatutos de D. Antonio Dorado Soto, que están en vigor.

La Catedral Nueva estuvo sufriendo un proceso de degradación de sus piedras casi desde su apertura por haber permanecido sin cubrir en su totalidad, lo que obligó a clausurarla dos veces en las décadas de los setenta y ochenta. La restauración lenta y con intermitencia ha alcanzado un ritmo más regular y decidido en el pontificado de D. Antonio Ceballos Atienza con la conjunta colaboración de la Junta de Andalucía, el Ministerio de Cultura y el Obispado de Cádiz, esperándose la reanudación de las obras por el Ministerio de Fomento. Con lo restaurado y lo que se restaurará próximamente se tiene la esperanza de que no vuelva a cerrarse al culto una vez más la Catedral Nueva de Cádiz.

Un acontecimiento de singular relieve se produjo el lunes 8 de mayo de 2.000: La inauguración del Museo Catedralicio y de los Archivos Históricos y de Música en sus nuevas instalaciones de la Casa de Contaduría del Cabildo Catedralicio, en la Plaza de Fray Félix, s/n, por los Reyes Don Juan Carlos I y Doña Sofía. Se culminaba así un proceso largo de restauración del edificio, de instalación adecuada de los bienes de Arte Sacro y de los Archivos, con la colaboración del Ayuntamiento de Cádiz, el proyecto URBAN y la Junta de Andalucía.

mas informacion

http://www.obispadodecadizyceuta.org/

Galeria de Imagenes de la Catedral Vieja de Cadi en España

Catedral de Santa Cruz de Cadiz (España)

1
Construcción     1722-1838
Estilo arquitectónico     Barroco, rococó, neoclásico

La Catedral de Cádiz es la sede episcopal de la diócesis de Cádiz y Ceuta, en España. Se empezó a construir en 1722 y no se terminó hasta el 28 de noviembre de 1838.

Recibe el nombre de “Santa Cruz sobre el Mar” o “Santa Cruz sobre las Aguas”[1] aunque los gaditanos la denominan “Catedral Nueva” en contraposición a la Catedral Vieja (de la Santa Cruz), edificada en el siglo XVI sobre la antigua catedral gótica mandada construir por Alfonso X El Sabio.

Está situada en la Plaza de la Catedral y es visible desde casi cualquier punto de la ciudad. Tiene horario de visitas tanto para el interior del recinto como para la Torre del Poniente. La misma entrada a la catedral sirve para acceder al Museo Catedralicio, situado en la Plaza Fray Félix junto a la Catedral Vieja.

Historia

Se trata de un edificio religioso de grandes proporciones que se comenzó a construir según proyecto del arquitecto Vicente Acero en 1722. Acero dejó el proyecto en 1739 y se hizo cargo de las obras Gaspar Cayón, pasando en 1757 a su sobrino Torcuato Cayón. Tras su muerte en 1783, le sucede Miguel Olivares hasta 1790, fecha en la que empieza a dirigir la obra Manuel Machuca. Finalmente desde 1832 hasta su finalización las obras las dirige Juan Daura.

En los 116 años que tardó su construcción, se ve el cambio de estilo y los gustos de los distintos arquitectos, lo explica la mezcla de estilos, básicamente tres: barroco, rococó y neoclásico.

Los materiales que se emplearon fueron muy variados debido a las diferentes crisis económicas a las que tuvo que hacer frente la ciudad durante el período de construcción, así se puede observar mármol genovés para los diferentes altares y puertas, piedra caliza y piedra ostionera para los muros exteriores.

Fue el obispo Fray Domingo de Silos quien la bendijo en 1838. A causa del retraso de las obras, muchas partes del templo quedaron expuestas a los rigores del tiempo. Esto y la situación misma del edificio junto al mar ha provocado una enfermedad en la piedra que hace que ésta se vaya desmoronando poco a poco; es por ello por lo que las bóvedas del templo están cubiertas por redes que evitan que los cascotes caigan al suelo.
Características


Interior de la catedral

La portada es una conjunción de formas cóncavas y convexas, característico del estilo barroco. Las torres que se levantan a ambos lados de la portada culminan en forma de observatorio astronómico; es un hecho excepcional que la Catedral de Cádiz posea campanarios de tal altura, puesto que estaba prohíbido por los Borbones la construcción de tales estructuras, al constituir un blanco fácil para el enemigo.

Tiene planta de cruz latina y tres naves, quedando delimitado el espacio por conjuntos de columnas. El altar mayor consiste en un templete de estilo neoclásico dedicado a la Inmaculada Concepción. En todo el perímetro del templo se observan capillas (que en el momento de la construcción estaban dedicadas a albergar los talleres necesarios para la obra del templo) dedicadas a la figura del Ecce Homo (obra de “La Roldana”) o a los patronos de la ciudad; San Servando y San Germán, entre otros. Una de éstas capillas alberga la monumental Custodia de plata, obra de Enrique de Arfe, que contiene la Sagrada Forma en la festividad de Corpus Christi. Cabe destacar las dos figuras en mármol de San Pedro y San Pablo que se encuentran junto a la entrada de las dos puertas menores de la catedral. Sobre la puerta principal se encuentran sendas estatuas de los santos patronos de la ciudad de Cádiz, San Servando y San Germán.

Posee varias cúpulas, destacando dos; la cúpula mayor compuesta por un tambor y la propia cúpula se asienta sobre pechinas y en su exterior está cubierta de azulejos dorados que durante el día reflejan los rayos del Sol. Contigua a ésta se encuentra otra cúpula de menores dimensiones, situada sobre el altar mayor. Otra cúpula menor se sitúa sobre una sala dedicada a guardar diferentes reliquias y restos.

Bajo el altar mayor se encuentra la cripta, situada bajo el nivel del mar donde están enterrados personajes ilustres gaditanos como Manuel de Falla y José María Pemán. Un elemento interesante de la catedral es su coro; se sitúa en el centro, ante el altar mayor. Verdaderas obras de arte son la sillería del coro y los dos órganos que posee. La Catedral de Cádiz posee un extenso archivo musical de la antigua Capilla Musical, con obras de compositores como Padilla, García Fajer o Delgado. Actualmente existe una intención de recuperar del olvido todas estas obras que, en la mayoría de los casos, sólo se tocaron el día de su estreno para los oficios.

Santa Apostólica Iglesia Catedral de Cádiz

El traslado de la Casa de Contratación de Sevilla a Cádiz en 1717, fue el motivo del gran desarrollo económico de la ciudad, por lo que el Cabildo inició la construcción de una Catedral acorde con el esplendor de la ciudad, ya que la existente, mandada a construir por Alfonso X el Sabio sobre 1263, fue incendiadaen 1596 y se encontraba en muy mal estado después de varias reconstrucciones.

Las obras dieron comienzo en 1722 según proyecto del arquitecto Vicente Acero, el cual tras haber trabajado durante cinco años en la Catedral de Granada, deja ver en ésta la influencia de la anterior y la de Guadix.

Vicente Acero dimite y en 1739 se hace cargo de las obras Gaspar Cayón, pasando en 1757 a su sobrino Torcuato Cayón. Tras la muerte de éste en 1783, le sucede Miguel Olivareshasta 1790, fecha en que las dirige Manuel Machuca. Finalmente desde 1832 hasta 1838, en que se dan por finalizadas las obras, las dirige Juan Daura.

En todo este tiempo han transcurrido 116 años, a través de los cuales se ve el cambio de estilo y los gustos de los distintos arquitectos. La catedral se comienza en estilo Barroco, como su planta y el interior hasta el friso rococó y es terminada en estilo neoclásico, en su fachada, torres, cúpulas y el segundo cuerpo del interior, así como la mayoría de los retablos y el altar mayor.

Exterior de la Catedral.

La fachada principal está realizada con mucho movimiento a base de formas cóncavas y convexas. Posee tres pórticos. El central tiene dos cuerpos, de los cuales el primero posee cuatro columnas corintias de fuste profusamente decorado y columnas estriadas, el segundo cuerpo es un gran ventanal flanqueado por los Santos Patronos, San Germán y San Servando, del genovés Esteban Frucos realizados en el siglo XVII, que anteriormente estuvieron en el Catedral Vieja. Todo ello está rematado por un gran arco abocinado con frontón triangular, y sobre él se sitúa una escultura del Divino Salvador realizada en mármol de Carrara por Esteban Frucos.

Las dos portadas laterales están rematadas por complejos frontones y flanqueadas por dos torres de planta octogonal con tres cuerpos, el primero almohadillado, el segundo con vanos entre pilastras y frontones y el tercero con columnas, cerrado con casquete semiesférico.

La fachada principal está rematada con candelabros y tiene dos cuerpos; el primero está realizado en mármol y el segundo en piedra caliza.

La fachadas laterales son idénticas, en mármol y jaspe con las puertas de orden corintio, dedicadas una a San Germán y la otra a San Servando.

Las cubiertas son bóvedas vaídas con profusa decoración de orden clásico. El crucero, tiene una cúpula semiesférica sobre tambor, obra de Juan Daura, cuyo exterior es romo y está recubierta de cerámica amarilla y rodeada de imágenes de santos, atribuidas a discípulos de Cosme Velázquez.

Interior de la Catedral.

Es de planta de cruz latina con tres naves separadas mediante columnas corintias estriadas que sostienen un rico friso con decoración de rocallas y una compleja y movida cornisa; todo este cuerpo está recubierto de mármoles. El segundo está dentro del orden clásico, de pilastras adosadas, este cuerpo, al igual que las cubiertas están realizados en piedra caliza.

De este interior destaca la amplia y compleja girola donde se utilizan bóvedas triangulares y cuadradas y las dieciséis capillas repartidas en las naves laterales.

1. Capilla de San Pedro.- Posee un interesante retablo neoclásico en piedra y mármol; en la hornacina hay una imagen en mármol del titular de tamaño natural obra del genovés Esteban Frucos. Estuvo colocada en la portada de la antigua catedral. El retablo está rematado con frontón curvo y una pintura de San Pedro.

2. Capilla de la Asunción.- Su retablo de mármol italiano de estilo barroco y sustentado por columnas salomónicas, estápresidido por una imagen de la titular de estilo barroco de gran calidad.

En las hornacinas laterales se encuentran las imágenes de San Martín y San Fermín atribuidas a Ignacio Vergara; el pavimento forma un rico mosaico de mármoles de colores.

Esta capilla fue la primera que se abrió al culto antes de ser terminadas las obras. En Marzo de 1775 se celebró la primera misa.

3. Capilla de San Sebastián.- El altar esta presidido por un cuadro que representa el martirio del Santo, obra del genovés Andrea Ansaldi, pintado en 1621. Ante él una imagen del Ecce Homo, obra de la insigne imaginera Luisa Roldán fechada en 1684. En las hornacinas laterales se encuentran las imágenes de San Antonio y San Pascual Bailón obras de Ignacio Vergara.

4. Capilla de Santo Tomás de Villanueva.- En el altar podemos observar dos lienzos que representan al titular, obras de Antonio Quesada (el de abajo es copia de Murillo), e imagen del niño Jesús con hábito de la orden trinitaria. Las hornacinas laterales contienen imágenes de Santa Clara y San Fernando en mármol, realizadas en mármol por José Bover en 1856.

5. Capilla del Santo Ángel de la Guarda.- Con altar presidido por un lienzo del titular, y sobre el otro que representa a San Benito, ambos realizados por Joaquín Manuel Fernández Cruzado en 1838 y 1842, respectivamente. Sobre la mesa del altar hay una escultura de San Antonio de la escuela levantina del siglo XVIII. En las hornacinas laterales se encuentran imágenes de San Lorenzo y San Bernardo, esculturas italianas procedentes de la Capilla de los Genoveses de la Iglesia de Santa Cruz.

6. Capilla de Fray Diego José de Cádiz.- De retablo neoclásico con la imagen del titular en tamaño natural, obra de Diego García Alonso (1890). El ático del retablo está ocupado por un relieve en mármol de Santa Gertrudis y sobre ella hay una pequeña pintura del Santo Ángel de la Guarda.

7. Capilla de San Benito.- Con un altar presidido por un lienzo que representa al titular realizado por Carlos Blanco en 1838. En las hornacinas laterales encontramos imágenes de San Antonio y de la Virgen de Esperanza, de origen flamenco (s. XVII).

8 y 9. Capillas de San Servando y San Germán.- Presiden las mismas las esculturas de los Patronos de Cádiz: los hermanos Servando y Germán. Fueron realizados en 1687 por la escultora Sevillana Luisa Roldán “La Roldana”.

10. Capilla de Santa Teresa.- Presidida por un lienzo de Santa Teresa realizado por Cornelio Schut en 1668. Delante de ella se encuentra una imagen contemporánea de San Pío X y en las hornacinas laterales tallas del siglo XVIII de San francisco Javier y San Ignacio de Loyola.

11. Capilla del Sagrario.- Realizada en mármol y presidida por una Inmaculada Concepción de Ignacio Vergara (s. XVIII).

12. Capilla de San José.- El altar tiene un lienzo del titular y otro de San Antonio de Padua, obra del gaditano José García Chicano (1838). En la parte superior se encuentra una pintura de la Virgen del Carmen y a ambos lados imágenes en mármol del siglo XVII de San Jorge y San Juan Bautista.

13. Capilla de San Juan Bautista de la Salle.- Con retablo en mármol y la imagen contemporánea del titular. En las hornacinas laterales se sitúan las imágenes de la Virgen y San José, ambas de Victor de los Ríos obras del barroco sevillano del siglo XVIII..

14. Capilla del Corazón de Jesús.- Presidida por una escultura del titular en bronce, obra de Benlliure en 1935, que fue realizada para un monumento público. A ambos lados están las imágenes de San Francisco Javier y San Ignacio de Loyola del mediados del siglo XVIII.

15. Capilla de la Adoración de los Reyes.- Presidida por un lienzo de la Adoración atribuido a Pablo Legot yuna talla de Jesús Nazareno obra del italiano Pedro Campana, fechado a principios del siglo XVIII. En las hornacinas laterales se sitúan las imágenes barrocas de Santo Tomás y San Patrico.

16. Capilla de San Pablo.- Tiene un retablo neoclásico con la imagen de San Pablo realizada en mármol y de tamaño natural, obra de Estaban Frucos, realizada en 1672.

El Presbiterio.- Es de planta circular y en él se encuentra el altar mayor con forma de templete sustentado por columnas pareadas de estilo corintio, realizado en mármol de Carrara gris, jaspes rojos y capiteles en bronce, construido por Juan de la Vega según proyecto de Manuel Machuca. En el interior se encuentra el Sagrario, de estilo renacentista, ejecutado en bronce y plata por el tallista gaditano Juan Rosado a finales del siglo XIX y sobre él una imagen de la Inmaculada Concepción del siglo XVII atribuida a Francisco Villega.

Los púpitos son de estilo isabelino en bronce dorado obras de Juan de Vega.

El Coro.- Está situado en el segundo tramo de la nave central. La sillería, fechada en 1702, está realizada en maderas de cedro y caoba y son obra de Agustín Perea y sus hijos. Está compuesta por dos cuerpos: el primero con cuarenta asientos con espaldares altos separados por columnas salomónicas entre los que van tallas de santos y la parte superior tiene un gran entablamiento saliente, subdividido por medallones tallados con bustos de santos, todo ello rematado por una crestería de ángeles músicos. El segundo cuerpo está compuesto por veinticinco asientos, de un estilo más sencillo.

La Cripta.- Se construye entre 1732 y 1730 realizada en piedra ostionera. Contrasta el esplendor del mármol de la parte superior c on la sobriedad de este recinto.

De auténtica obra maestra de arquitectura debe catalogarse la bóveda vaída de la rotonda central. Aquí demostró Vicente Acero sus amplios conocimientos de cantería y de resistencia de materiales.

La cripta es el discurso de la piedra, donde destacan también los techos planos de las capillas.

Al fondo se encuentra la Capilla de los Obispos, donde descansan los prelados que han muerto en Cádiz desde la consagración de la Catedral Nueva. Preside el recinto el Cristo de Aguiniga, traido de América a principios del siglo XVII.

Digna de reseña es la imagen de la Virgen del Rosario, en mármol italiano, obra de Alejandro Algardi.
Se encuentran enterrados en la cripta dos ilustres gaditanos: el músico universal Manuel de Falla, y el poeta José María Pemán.

Galeria de Imagenes de la Catedral Nueva de Cadiz

Catedral de Sevilla (España)

0
Construcción     1401-1507
Estilo arquitectónico     Gótico tardío

La Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla es la catedral gótica más grande del mundo.[1] En 1987 fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. El Cabildo Metropolitano ha sido el custodio durante los siete siglos de la historia de la catedral. Para ello mantiene la liturgia diaria, la celebración de las festividades del Corpus y de la Inmaculada y atiende la devoción a la Virgen de los Reyes. También en este templo se encuentra el cuerpo de San Fernando Rey, patrón de la ciudad.

En 2008, la investigadora de la Universidad de Cantabria Begoña Alonso Ruiz encontró el plano más antiguo de la Catedral en el Monasterio de Bidaurreta de Oñate (Guipúzcoa).[2] Este plano, una vez estudiado, ha aportado importantes datos sobre la construcción del edificio, por ejemplo la intención de los primitivos diseñadores de demoler La Giralda, idea que afortunadamente se desechó.

Historia

Su construcción se inicia en 1401, sobre el solar que quedó tras la demolición de la antigua Mezquita Aljama de Sevilla.

“Hagamos una Iglesia que los que la vieren labrada nos tengan por locos”, así tradujo el pueblo lo que habían decidido en sus reuniones los canónigos de Sevilla en 1401. Estaban dando a luz, sin saberlo del todo, esta maravilla que hoy contemplamos y cuya historia resulta sorprendente.

Soñaban, por qué no, que un día fuera la mejor Cátedra del Arzobispo de Sevilla y futuro Patriarca de la Indias; que en ella se celebrara el más esplendoroso culto litúrgico de la metrópoli hispalense; que asombrara a sus visitantes al caminar bajo sus bóvedas góticas, al descubrir su multiforme iconografía, (pintura, escultura, orfebrería, tejidos, libros corales, vidrieras), llenando las más diversas capillas góticas y renacentistas, para llegar después a encontrarse, en el remanso del Patio de los Naranjos, con las joyas bibliográficas y documentales que se custodian en el Archivo y Biblioteca Capitular, pórtico de un singular sancta sanctorum: la Biblioteca Colombina. Piedra a piedra ven crecer esa impresionante “montaña hueca”, bajo la severa mirada de la Giralda, señora de Sevilla.

El Cabildo Metropolitano ha sido su fiel custodio, durante siete siglos de rica historia y lo quiere seguir siendo con una atención y organización, cada día, más moderna y esmerada. Para ello, mantiene a diario la liturgia de las Horas y la Misa coral, rompe moldes en la celebración de las grandes festividades del Corpus y de la Inmaculada (baile de seises, procesión por la ciudad, repique de sus 24 campanas), atiende permanentemente la devoción a la Virgen de los Reyes, y realiza amplia pastoral sacramental, como primera Iglesia de la Diócesis de Sevilla.

Pero hay más. Esta maravilla tiene que ser compartida por todos, creyentes o no. Y, para ello, programa ciclos de conferencias, conciertos de órgano en Adviento y Cuaresma, exposiciones permanentes y, sobre todo, cuida con toda clase de atenciones la visita cultural a todas sus dependencias.

Fases de su construcción
Almohade (1172-1248).
Detalle de la antigua puerta almohade que daba acceso a la mezquita (siglo XII).

Durante la administración musulmana el califa Almohade Abu Yacub Jusuf ordenó la construcción de una gran mezquita en Sevilla en los terrenos que actualmente ocupa la Catedral.

Los trabajos se prolongaron entre abril de 1172 y marzo de 1198, aunque se inauguró el 30 de abril de 1182.

La dirección de las obras fue encargada al prestigioso arquitecto de origen andalusí Ahmad Ben Baso, el mismo que edificó los palacios de la Buhayra en Sevilla, el cual construyó un hermoso edificio de planta rectangular de 113 x 135 metros y con una superficie de más 15.000 m².[4] Poseía 17 naves adornadas con arcos de herradura y un amplio patio que aún se conserva con el nombre de Patio de los Naranjos. La actual puerta del Perdón daba acceso al recinto.

Mudéjar (1248-1401)

Tras la conquista de la ciudad por los cristianos el 23 de noviembre de 1248, la mezquita mayor pasó a ser catedral de la archidiócesis con pequeños cambios, como el añadido de una Capilla Real donde se enterraron diferentes monarcas y familiares, entre ellos Alfonso X, Fernando III y Beatriz de Suabia. Esta etapa, que corresponde al uso cristiano de un edificio musulmán, comenzó a cerrarse a fines del siglo XIV cuando, con el pretexto del estado ruinoso de la antigua mezquita, se pensó derribarla para construir una catedral de formas cristianas.

Gótica (1401-1528)

El cabildo de la Catedral decidió el 8 de julio de 1401 construir un nuevo templo, pues la antigua mezquita almohade se encontraba mal conservada después del terremoto ocurrido en 1356 que la afectó gravemente. Según la tradición oral sevillana la decisión de los canónigos habría sido: “Hagamos una Iglesia tan hermosa y tan grandiosa que los que la vieren labrada nos tengan por locos” y según el acta capitular de aquel día la nueva obra debía ser “una tal y tan buena, que no haya otra su igual”.[5] Los trabajos comenzaron en 1402 y se prolongaron en esta fase hasta 1506.[6] Se cree que el primitivo proyecto de la obra se debió al maestro Alonso Martínez. A continuación Pedro Dancart, probablemente de origen holandés, firmó un contrato con el cabildo para su continuación. En 1439 el maestro francés Carlín (Charles Gauter de Rúan) se hizo cargo del proyecto con un salario de 1.000 maravedies anuales, creyéndose que estuvo hasta su muerte, hacia 1448. Entre 1498 y 1512 ejerció el cargo de “Maestro Mayor” Alonso Rodríguez.

El resultado final fue un grandioso templo gótico, de dimensiones superlativas, muy austero y riguroso, construido en un tiempo relativamente corto y que se consagró, aunque con algunas obras por terminar, en 1507, sin que se introdujeran cambios significativos en el plan original.

Cuatro años después, el 28 de diciembre de 1511, falló uno de los enormes pilares y se produjo un derrumbe que afectó a la bóveda central que cubría el crucero, todo al parecer causado por el peso excesivo de la estructura. Se destituyó a Alonso Rodríguez y, tras un detenido estudio de las posibles soluciones, el arquitecto Juan Gil de Hontañón, siguiendo el marco estilístico inicial, diseñó una nueva cúpula que se completó en el año 1519.

Renacentista (1528-1593)

La Giralda de la Catedral de Sevilla.

Corresponde al periodo iniciado en 1528, en que se construyeron una serie de dependencias anexas al templo gótico, como la Sacristía Mayor, la Sala Capitular y la Capilla Real y se terminaron otras como la Sacristía de los Cálices y las Capillas de los Alabastros.[7] En estas obras intervinieron los arquitectos Diego de Riaño, Martín de Gainza y Asensio de Maeda. También en esta etapa Hernán Ruiz edificó el último cuerpo de la Giralda. La catedral y sus dependencias quedaron terminadas en 1593.
Barroca (1618-1758)

En este periodo se construyó la Iglesia del Sagrario (1618-1663); se trata en realidad de una iglesia independiente de la catedral, aunque se encuentra anexa a la misma y se comunica con ella. A este edificio le acompañaron en el mismo estilo una serie de pequeños agregados en el frente de Poniente.
Académica (1758-1823)

Son obras neoclásicas, realizadas a partir de la propia cultura local o por imposición de la academia madrileña; además de interesantes muebles, se refieren sobre todo al “Muro”, conjunto de las dependencias del ángulo suroeste del edificio; entonces, acabada la gran manzana, se inició precozmente el proceso que condujo a su actual “monumentalización”, iniciada con la eliminación, entre 1762 y 1797, de los edificios que la unían al caserío inmediato. Los arquitectos fueron Manuel Núñez y Fernando de Rosales.
Neogótica (1825-1928)

Comenzó en 1825 un proceso, que no se cerró hasta 1928, dedicado a la reparación de las obras góticas deterioradas y la terminación o finalización de las partes que habían quedado inconclusas en las etapas anteriores de acuerdo al plan gótico inicial; a partir de la primera década del siglo XX las obras han seguido siendo de restauración, casi siempre dentro de la modalidad de “limpieza estilística”, que persigue la separación y la pureza de los estilos. Inició esta etapa el mismo Fernando de Rosales y la cerró Javier de Luque.

Giralda

La Giralda, a pesar de su autonomía, ejerce la función de torre y de campanario de la Catedral de Sevilla. Patrimonio de la Humanidad desde 1987, no sólo destaca por su ubicación e historia, también debemos subrayar su factura arquitectónica, su función a lo largo de los siglos y su significado dentro del casco antiguo de la ciudad. Su base cuadrada se sitúa a 7,12 metros sobre el nivel del mar, teniendo 13,61 metros de lado y una altura de 104,06 metros. Fue construida a semejanza del alminar de la mezquita Kutubia de Marrakech (Marruecos), aunque el remate superior y hermoso campanario que eleva y estiliza su estructura, es renacentista.
Patio de los Naranjos


Patio de los Naranjos (lado de levante), pueden verse los arcos de la antigua mezquita y en el centro la actual Puerta del Perdón.

El Patio de los Naranjos es un espacio a modo de patio interior de la Catedral, primitivamente era el patio de abluciones de la mezquita almohade.

Su forma es un rectángulo de 43 por 81 metros, los lados menores estaban originalmente constituidos por siete arcos gemelos y los mayores contaban con trece arcos, formando dos tandas de seis con un gran arco central. Estos arcos centrales se corresponden con la entrada principal al recinto que aun existe con el nombre de Puerta del Perdón y el acceso a la Sala de Oración de la mezquita, donde hoy se levanta la Puerta de la Concepción.

Las obras del Patio se iniciaron en 1172, siendo acabadas en 1186. A partir de entonces, en el se desarrollaron las actividades típicas de los patios de abluciones musulmanes (sahn). Tras la conquista de Sevilla en 1248 se utilizó para diversas actividades, como cementerio, e incluso hasta 1432 para la celebración de las ferias anuales de la ciudad.

En la actualidad, el Patio de los Naranjos es uno de los anexos más importantes de la Catedral de Sevilla, estando totalmente integrado en ella. A lo largo de los siglos ha sufrido varias modificaciones significativas como la de 1618, cuando se derribó el ala oeste para construir la Iglesia del Sagrario. A partir del siglo XV fue perdiendo poco a poco su connotación cultural, siendo hoy un recinto sin actividades religiosas.

Desde la calle, se accede al patio a través de la puerta del Perdón, que en su exterior presenta decoración de yeserías renacentistas. Las hojas de la puerta, de madera revestida de bronce, están decoradas con lacerías, sobresalen los dos aldabones de bronce fundido y cincelados. Es una importante obra almohade del siglo XII. En el centro del patio se alza una fuente cuya taza superior es visigoda.
Catedral

Puerta de Campanillas

Presenta tres portadas en la fachada de los pies, una en cada brazo del crucero y dos en la cabecera, también presenta otra puerta que da al patio de los naranjos, denominada del lagarto y otra que comunica con la iglesia del sagrario:

* Fachada oeste a la Avenida de la Constitución (de los pies)
o Portada del Bautismo, es la situada más a la izquierda, fue construida en el siglo XV, se encuentra decorada con la representación del bautizo de Cristo, obra realizada por el taller de Lorenzo Mercadante de Bretaña,[9] también se encuentran esculturas de los obispos de Sevilla, San Leandro y San Isidoro, de Santa Justa y Rufina obras directas de Lorenzo Mercadante y una serie de ángeles y profetas debidos a Pedro Millán.
o Portada principal o de la Asunción, realizada en el siglo XIX, destacan las figuras de los apóstoles, ejecutadas por Ricardo Bellver entre 1877 y 1898.
o Portada de San Miguel o del Nacimiento, ya que en la portada se incluye la representación del nacimiento de Cristo, fue construida en el siglo XV y se encuentra decorada con esculturas de barro cocido entre las que destacan San Laureano, San Hermengildo y los cuatro evangelistas, ejecutados por Millán.
* Fachada sur
o Crucero: San Cristobal o del Príncipe (1887-1895). Actualmente (2008), delante de esta puerta, está situado una réplica del Giraldillo.
* Fachada norte, al patio de los Naranjos
o Crucero: de la Concepción (1895-1927).
o Puerta del lagarto, comunica con la parte cubierta del Patio de los Naranjos, es la de más simple decoración.
o Puerta de acceso a la parroquia del Sagrario, realizada por Pedro Sánchez Falconete en el último tercio del siglo XVII
o Puerta del perdón, Con este nombre se conoce a la puerta de acceso al patio de los Naranjos desde la calle Alemanes y por tanto no es propiamente una puerta de la catedral
* Fachada este a la Plaza de la Virgen de los Reyes (cabecera)
o De Palos, en la que se representa la adoración de los Reyes Magos
o De Campanillas, en la que se representa la entrada de Jesús en Jerusalén.

Portada del Bautismo.

Portada principal o de la Asunción.

Puerta de San Miguel.

Portada del Príncipe.

Portada de la Concepción.

Portada de la Concepción.

Puerta de Palos.

Detalle Puerta de Palos.

Interior

Bóveda del crucero.

La Catedral posee cinco naves que se distribuyen, mirando hacia Levante. No cuenta con una cabecera en el sentido gótico habitual en forma de ábside sin girola, ya que su planta salón es un perfecto rectángulo de 116 metros de largo por 76 de ancho,[8] que se corresponde milimétricamente con la de la alhama.

La nave central y la del crucero son más altas que el resto. A las naves exteriores se abren unas capillas situados entre los contrafuertes y que igualan en profundidad a la nave del crucero. Los muros cuentan con poco espesor. Sin embargo, las capillas están separadas por estribos perpendiculares al eje central del templo, terminando en 28 pilares adosados que, con otros 32 exentos, soportan a 68 bóvedas ojivales. Estos pilares son de mampostería, revestidos de piedra. Las bóvedas de carácter ojival, son cuatripartitas en las naves y sixpartitas en las capillas, siendo las del crucero de forma estrellada

La luz natural penetra a través de numerosas vidrieras.
Nave central

Órgano en el interior de la catedral de Sevilla.

La nave central aloja dos edificaciones: el coro, flanqueado por grandes órganos; y la Capilla Mayor, de cuatro plantas, que aloja el retablo mayor. Entre ellos se sitúan tres zonas anexas: la nave de San Fernando Rey, el crucero (cuyas bóvedas son las más altas de todo el conjunto) y el Trascoro. Cada una de estas tres zonas se corresponden con las tres jerarquías de la ciudad medieval: la catedral regia o panteón de los reyes, la catedral eclesiástica o parte reservada al Arzobispo y al Cabildo, y la catedral popular, situada hacia Poniente.
Capillas
Capilla Mayor

La Capilla Mayor, situada en la nave central, está delimitada en los laterales y en el frontal por rejas de hierro dorado, de estilo renacentista. El retablo de esta capilla constituye una de las obras más destacadas de la historia del arte.Su construcción se inició en el año 1480 y en él intervinieron Pierre Dancart, Jorge Fernández Alemán, Roque Balduque y Juan Bautista Vázquez el Viejo que la concluyó. Destaca la escultura de un crucificado, denominado del Millón, obra gótica del siglo XII.
Capillas lado este

* Altar de la Magdalena

Los patronos de este altar fueron Don Pedro García de Villadiego y su esposa Doña Catalina Rodríguez, los cuales encargaron un retablo en 1537 en cuyo banco se encuentran sus retratos, Don Pedro junto a San Benito y Doña Catalina con San Francisco.

El retablo tiene como tema principal La Anunciación en el ático y La Magdalena a los pies de Cristo Resucitado en el cuerpo principal. Se trata de pinturas de un anónimo discípulo de Alejo Fernández realizadas en torno a 1537.

La esplendida vidriera situada junto a este altar, obra de Arnao de Flandes en 1535, representa a San Sebastián con el rostro del emperador Carlos I.

* Altar de la Asunción

En el centro del retablo que se encuentra en esta capilla podemos ver un relieve con la representación de la Asunción de la Virgen, obra de autor desconocido que se encuentra enmarcada por pinturas de San Ildefonso y San Diego de Alcalá. En el banco se encuentran las pinturas de los patrocinadores, el jurado Juan Cristóbal de la Puebla y su esposa que lo dotaron en 1593. Todas las pinturas son del artista de la escuela sevillana, aunque nacido en Ronda, Alonso Vázquez , fueron realizadas a finales del siglo XVI.

* Capilla de San Pedro

En el muro izquierdo se encuentra el sepulcro del que fue Obispo de Sevilla hasta 1523 Diego de Deza, recordado entre otras cosas por ser el gran defensor de las teorías de Cristóbal Colón ante los Reyes Católicos.

El retablo de esta capilla está dedicado a San Pedro, fue encargado por los Marqueses de Malagón en 1625 al polifacético artista Diego López Bueno arquitecto, escultor y entallador que se encargó de la estructura, mientras que las pinturas son obra de Francisco de Zurbarán realizadas en 1630, destacando la central que es una bellísima Inmaculada, una de las mejores que salió de sus pinceles.

En el banco del retablo diferentes escenas relacionadas con San Pedro, Cristo y San Pedro sobre las aguas , Cristo entregando las llaves a San Pedro y San Pedro curando al paralítico. En el primer cuerpo La Visión de San Pedro, San Pedro Papa y El arrepentimiento de San Pedro. En el segundo cuerpo San Pedro liberado por el ángel, La Inmaculada y Quo Vadis. En el ático aparece una pintura del Padre Eterno, no siendo esta obra original de Zurbaran sino una copia colocada en el siglo XVIII.

Por último destacar la reja que cierra la capilla, obra de Fray José Cordero de Torres terminada en 1780, este artista era religioso lego del convento de San Francisco en el Puerto de Santa María.

* Capilla Real

La Capilla Real hace las funciones de cabecera de la catedral. Es una especie de ábside renacentista situado donde cabría esperar una gran girola ojival, típica del gótico. En dicha capilla está ubicado el panteón del Rey San Fernando y de su hijo, Alfonso, junto con los sepulcros de algunos otros miembros de la familia real de la época. Asimismo, encontramos en ella a la imagen gótica de Santa María de los Reyes, patrona de la archidiócesis de Sevilla.

* Capilla de la Concepción Grande

Santas Justa y Rufina por Miguel de Esquivel.

Esta capilla sirvió primitivamente como lugar de enterramiento a los caballeros que acompañaron a San Fernando en la conquista de Sevilla, a partir de 1654 su patronato perteneció a Gonzalo Núñez de Sepúlveda, caballero veinticuatro de Sevilla a quien le fue concedido el derecho a ser enterrado en este lugar tras una importante donación que realizo con motivo de la octava de la Inmaculada Concepción. Actualmente sus restos se encuentran en el muro de la izquierda tras una losa sepulcral con el escudo de armas de los Sepúlveda según diseño del pintor Juan de Valdés Leal. En la reja de la capilla, terminada en 1668, podemos también contemplar el mismo escudo.

En el interior llama la atención un soberbio retablo barroco con gran profusión de adornos y bellas columnas salomónicas que se articula en dos cuerpos, fue realizado por Francisco Dionisio de Ribas en 1656. Las imágenes son obra de Alonso Martínez, excepto el cristo crucificado conocido como Cristo de San Pablo. En el primer cuerpo la imagen central es la Inmaculada Concepción y las laterales corresponden a San José y San Pablo. El segundo cuerpo está presidido por el ya citado Cristo de San Pablo que es obra del siglo XVI y perteneció posiblemente a la decoración del antiguo retablo, siendo recuperado para colocarlo en su situación actual. Esta imagen gozó antiguamente de gran devoción en la ciudad. A su lado se encuentran las tallas de San Gonzalo y San Antonio de Padua.

En el muro derecho se encuentra un sepulcro de mármol en estilo neogótico realizado en 1881, en él está enterrado el que fuera arzobispo de Sevilla Cardenal Francisco Javier Cienfuegos Jovellanos, nacido en Oviedo en 1766 que estuvo al cargo de la diócesis de Sevilla desde 1824 hasta su destierro a Alicante por motivos políticos el 18 de febrero de 1836.

Hasta 1810 estuvo expuesto en esta capilla una de las mejores obras de Murillo, El Nacimiento de la Virgen. Este cuadro fue objeto de un robo perpetrado por el mariscal francés Soult durante la Guerra de la Independencia y actualmente se encuentra en el Museo del Louvre en Paris.

* Altar de Santa Bárbara

Destaca el cuadro que representa a las Santas Justa y Rufina, obra de Miguel de Esquivel realizada en 1620, se tienen pocos datos de este artista, pues esta es su única obra conocida, se sabe que murió muy joven en 1621. Las Santas están representadas a ambos lados de La Giralda. Santa Justa mira hacia el cielo, mientras que Santa Rufina parece meditar con la mirada baja. Es muy interesante la detallada representación de la Giralda, pues se pueden observar entre otros detalles las pinturas con diferentes santos que entonces la adornaban y actualmente han desaparecido.

Existe también en este altar un pequeño retablo con pinturas de un discípulo de Antonio de Alfían y una imagen de San Antonio sin demasiado interés artístico.

* Altar de Santa Justa y Santa Rufina

Su patronado se debe a los hermanos Bécquer en 1622. En el se encuentra una destacada escultura de las santas que fue realizada en 1728 por Duque Cornejo. Estas imágenes proceden de la Iglesia del Salvador (Sevilla) y procesionan anualmente en la festividad del Corpus.

Capillas del lado sur

* Capilla del Mariscal o de la Purificación

La Purificación de la Virgen de Pedro de Campaña.

Retrato de Don Diego Caballero.
Retrato de Doña Leonor de Cabrera.

Esta capilla debe su nombre a su patrono, Don Diego Caballero, rico mercader y armador, mariscal de la Isla de la Española desde 1536, el cual entregó al Cabildo de la Catedral de Sevilla en 1553 la importante suma de 26.000 maravedíes para fundar una capellanía y construir el magnifico retablo pictórico que podemos ver en la actualidad, sin duda una joya del arte renacentista.

El retablo es obra del pintor Pedro de Campaña, que contó con la colaboración del entallador Pedro de Becerril para la imaginería y arquitectura y del pintor Antonio Alfíán para la policromía de la estructura arquitectónica, el trabajo se comenzó en 1555 y se prolongó a lo largo de 8 meses.

Consta en total de 10 tablas distribuidas de la siguiente forma:

En el banco o parte inferior, a la izquierda retratos de Don Diego Caballero, su hijo y su hermano Don Alonso, en el centro Jesús entre los doctores, a la derecha retratos de Doña Leonor de Cabrera (esposa de Don Diego) y su hermana doña Mencia (esposa de Don Alfonso) con sus hijas.

En el cuerpo principal la tabla central es La Purificación de la Virgen, a su derecha Santo Domingo (arriba) y Santiago en la batalla de Clavijo (abajo), a su izquierda La imposición de la casulla a San Ildefonso (abajo) y La estigmatización de San Francisco (arriba).

En el ático La Resurrección y más arriba en el remate El Calvario.

La tabla principal como ya se ha comentado corresponde a la Purificación de la Virgen, esta escena relatada en el evangelio de San Lucas, también es conocida como la Presentación de Jesús en el Templo. Según la ley de Moisés todos los judíos debían consagrar a sus hijos en el templo, pero la parturienta se consideraba impura y solo se le permitía la entrada en la Casa de Dios 40 días después del alumbramiento, por eso esta festividad se celebra 40 días después del 25 de diciembre, es decir el 2 de febrero.

La tabla tiene unas dimensiones de 330 por 240 cm y esta inspirada según algunos autores en un grabado de Alberto Durero. En primer plano aparece un invalido en el suelo que extiende su brazo mientras que un niño le ofrece una fruta, detrás la Virgen y Simeon con el niño en brazos, una serie de figuras femeninas envuelven la escena, cada una de ellas es una alegoría de las diferentes virtudes de la Virgen.

En primer plano La Caridad con dos niños en sus brazos, detrás La Templanza con una jarra, La Justicia con una balanza, La Fortaleza con la cabeza de un león en un broche, La Prudencia con un espejo, La Fe con una cruz en la mano y La Esperanza que inclina la cabeza hacia arriba.

* Capilla de San Andrés

Cristo de la Clemencia.

El elemento artístico más importante de este espacio es sin duda el Cristo de la Clemencia (1603) de Juan Martínez Montañés, también llamado Cristo de los Cálices por el lugar de la catedral en que antes se encontraba, es una obra cumbre de la escultura barroca. Se trata de un bello crucificado que inspira una enorme serenidad. Tiene la particularidad de estar unido a la cruz con 4 clavos en lugar de los 3 habituales.

A la derecha se encuentran cuatro sepulcros góticos de gran antigüedad que fueron realizados alrededor de 1400 posiblemente en el taller toledano del escultor Ferrán González. En ellos están enterrados Don Álvaro Pérez de Guzmán, su padre, su esposa Doña Elvira de Ayala y su hijo.

Podemos contemplar también dos cuadros de gran interés atribuidos a Lucas Jordán que fueron pintados alrededor de 1700, en el primero se representa El traslado del Arca de la Alianza y en el segundo El Cántico de la profética María, es decir la escena en la que la hermana de Moisés canta acompañada de otras mujeres israelitas en acción de gracias por haber podido atravesar el Mar Rojo. En la parte superior esta colocada una copia del Martirio de San Andrés de Juan de Roelas, el original se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

* Capilla de los Dolores

A través de esta capilla se accede a la Sacristía de los Cálices, dentro de sus elementos artísticos destaca una imagen de la Virgen de los Dolores situada en el banco del retablo, es obra realizada por Pedro de Mena en 1670.

En el muro frontal encontramos el sepulcro del que fuera arzobispo de Sevilla y cardenal Marcelo Spínola, el cual está representado en actitud de oración. Fue esculpido por Joaquín Bilbao en 1906. En la parte superior podemos admirar una soberbia pintura de Valdés Leal, se trata de Los Desposorios de la Virgen y San José fechada en 1657.

Otros cuadros de interés que adornan esta capilla son La Negación de San Pedro y El Entierro de Cristo, obras francesas anónimas del siglo XVII y Jacob bendiciendo a sus hijos, pintura flamenca también del XVII atribuida a Pieter van Lint.

* Altar de la Piedad
* Altar de la Concepción

* Capilla de la Virgen de la Antigua

Virgen de la Antigua.

Según la leyenda, antes de la conquista de Sevilla por los cristianos, un ángel condujo al Rey San Fernando al interior de la mezquita principal de la ciudad, donde detrás de un muro que se hizo transparente, pudo ver la imagen de la Virgen de la Antigua que permanecía allí oculta desde hacia siglos, pocos días después se rindieron las fuerzas musulmanas y San Fernando entró triunfante en la ciudad el 22 de diciembre de 1248.

La capilla actual está presidida por un retablo en cuyo centro hay una imagen pintada al fresco de la Virgen de la Antigua, realizada según los historiadores en el siglo XV, sobre un muro de la antigua mezquita que ocupaba el espacio de la actual catedral. La Virgen sostiene a su hijo con la mano izquierda y con la derecha una rosa, mientras que el Niño sujeta un pájaro. Sobre su cabeza dos ángeles mantienen en el aire una corona que fue realizada en 1929 con motivo de la coronación canónica de la imagen y más arriba otro ángel muestra la inscripción “Ecce Maria venit”. El retablo está realizado en mármol y las diferentes esculturas que posee están talladas por Pedro Duque y Cornejo.

En el muro izquierdo podemos contemplar el bello sepulcro del cardenal Diego Hurtado de Mendoza que fue confeccionado en Italia por Domenico Fancelli en 1510. En el muro derecho la sepultura del Arzobispo Luis de Salcedo y Azcona, obra esculpida por Duque Cornejo entre 1738 y 1740. Otro elemento destacado son las numerosas lámparas de plata del siglo XVIII que adornan la capilla.

* Capilla de San Hermenegildo

Sepulcro del Cardenal Cervantes.

Sepulcro del Cardenal Cervantes.

Este fue el lugar elegido por el Cardenal Juan de Cervantes para descansar eternamente. El Cardenal Cervantes nació en Lora del Río, (Sevilla), en el año 1382 y fue obispo de la ciudad durante 5 años, desde 1449 hasta el 25 de noviembre de 1453. Lorenzo Mercadante de Bretaña labró en 1458 el magnifico sepulcro gótico realizado en alabastro blanco que podemos contemplar en la actualidad y estampó su firma “Lorenzo Mercadante de Bretaña entallo este bulto”. En la parte frontal destaca el escudo de armas del cardenal sostenido por ángeles, arriba la estatua yacente de un enorme realismo sobre un catafalco.

Dentro de la capilla existe también un retablo realizado por Manuel García de Santiago sobre 1750 presidido por una imagen de San Hermenegildo tallada por Bartolomé García de Santiago.

* Capilla de San José

Vidriera de La Adoración de los Pastores (Capilla de San José de la Catedral de Sevilla).

El altar neoclásico que preside esta capilla fue diseñado por el arquitecto Juan Pedro Arnal y construido entre 1785 y 1800, la escultura principal que representa a San José es obra de José Esteve y las restantes fueron realizadas por Alfonso Giraldo Bergaz.

En el muro de la derecha se encuentra el sepulcro del Cardenal Manuel Joaquín Tarancón y Morón arzobispo de Sevilla entre 1857 y 1862.

Entre los cuadros que adornan los muros se puede destacar La Cena del rey Baltasar, obra del pintor flamenco Frans Francken el Joven.

* Capilla de Santa Ana o del Cristo de Maracaibo

Tras el altar, podemos contemplar un espléndido retablo pictórico realizado en 1504 y dedicado a San Bartolomé. Es de autor desconocido, aunque un análisis detallado de sus características ha determinado que el trabajo es obra de dos artistas que no ha sido posible identificar.

En el banco del retablo aparecen distintas escenas de la pasión de Cristo, Flagelación, Camino del Calvario, Crucifixión, Descendimiento y La piedad. En el primer cuerpo pinturas de varios santos que corresponden a Santiago el Mayor, San Blas,San Bartolomé, San Nicolás y San Sebastián. En el segundo cuerpo dedicado a María están representados San Juan Bautista, Santa Ana, La Virgen con el niño, Santa Marta y San Miguel Arcángel.

Otro elemento destacable de esta capilla es la imagen pintada sobre tabla del Cristo de Maracaibo, realizada en 1560 y atribuida a Pedro de Villegas Marmolejo. Modernamente se integró en un retablo realizado por Joaquín Bilbao en 1919.

En el muro derecho está el sepulcro del que fuera arzobispo de Sevilla y Cardenal Don Luis de La Lastra y Cuesta, esculpido por Ricardo Bellver en 1880. La figura del Cardenal se encuentra de rodillas apoyada sobre un reclinatorio.

* Capilla de San Laureano

Esta capilla fue la primera parte de la catedral que se construyó. Contiene el sepulcro del arzobispo Alonso de Egea que fue enterrado en 1417 y el del Cardenal Joaquín Lluch y Garriga fallecido en 1882.

El retablo dedicado a San Laureano es de autor desconocido, consta de dos cuerpos, en la hornacina central se representa a San Laureano vestido de obispo con un cuchillo en la mano que simboliza su martirio, a su derecha se representa al Santo orando y a la izquierda la aparición del ángel que le indicó que partiera de Sevilla. En la parte superior se representa el martirio de San Laureano flanqueado por ángeles enmarcados en columnas salomónicas.

Los boveda de la capilla fue en su momento decorada por Lucas Valdés, pero estas pinturas se perdieron. Actualmente podemos ver sin embargo cinco cuadros de Matías de Arteaga y Alfaro realizadas entre 1700 y 1702 que representan las siguientes escenas:

La resurrección de un joven en Marsella por intervención de San Laureano.
San Laureano en Roma ante el Papa Virgilio.
La curación de un enfermo en Roma por la intervención de San Laureano.
El martirio de San Laureano.
La entrega de la cabeza de San Laureano al clero de Sevilla.

Sobre la reja que cierra la capilla hay una vidriera realizada por Enrique Alemán en 1485 en la que se representa a Santa Catalina, Santa María Magdalena, Santa Marta y Santa Margarita.

En el interior de la capilla se puede contemplar otra vidriera de Vicente Menardo realizada en 1572 compuesta por las imágenes de San Isidoro, San Laureano y San Leandro, los tres santos arzobispos de Sevilla en la época visigoda.

Capillas del lado oeste

* Altar del Nacimiento

En el retablo se encuentran varias obras del pintor de la escuela sevillana Luis de Vargas que se realizaron a partir de 1555. La escena central corresponde a La Adoración de los Pastores, uno de sus mejores trabajos de clara influencia italiana. Esta representación sirvió de base para elaborar una vidriera por la casa Maumejean que esta situada en la Capilla de San José de esta catedral. El resto de las pinturas corresponden a La Anunciación, La Presentación, San Juan, San Lucas, San Mateo, San Marcos y La Adoración de las Reyes.

* Altar de Nuestra Señora de la Cinta

Altar de la Virgen del Madroño.

San Leandro en el retablo de la capilla de su nombre.

* Capilla de San Isidoro

En su interior encontramos un retablo realizado por Bernardo Simón de Pineda con esculturas de autor desconocido que representan a San Isidoro, San Leandro, San Francisco y San Diego de Alcala. La reja exterior fue realizada en Amberes en 1660.

* Altar de la Virgen del Madroño

Contiene una esplendida composición escultórica realizada en piedra policromada en la que se representa a la Virgen con el Niño. A sus pies un ángel arrodillado en actitud de admiración. Se cree que el conjunto fue realizado por Lorenzo Mercadante de Bretaña alrededor de 1455.

* Altar del Ángel de la Guarda

Podemos admirar en este altar el bellísimo cuadro El Angel de la Guarda, pintado por Murillo alrededor de 1655.

* Altar del Consuelo

Su elemento principal es el cuadro La Virgen del Consuelo realizado en torno a 1720 por el pintor de la escuela sevillana Alonso Miguel de Tovar.

* Altar del Niño Mudo

Recibe este nombre popularmente por una imagen del Niño Jesús que fue tallada sobre 1650, probablemente por un discípulo de Martínez Montañes.

* Capilla de San Leandro

Destaca una magnifica portada barroca en piedra tallada obra de Matías de Figueroa y Diego de Castillejo que fue realizada en 1773. En el interior encontramos un retablo obra de Manuel de Escobar confeccionado en 1730 con tallas de Pedro Duque y Cornejo. La figura principal del mismo es San Leandro flanqueado por San Antonio Abad y San Fulgencio. En la parte superior podemos ver la talla de Santo Domingo de Guzmán.

* Altar de Nuestra Señora de Alcobilla

* Altar de la Visitación

En 1566 el pintor Pedro de Villegas recibió el encargo de realizar el retablo de esta capilla que fue costeado por el capellán de la catedral Diego de Bolaños el cual aparece representado en el banco del mismo junto a sus familiares.

El espacio central esta dedicado a una pintura de La Visitación, es decir representa la visita de la Virgen Maria embarazada de Jesús a su prima Santa Isabel que estaba a su vez embarazada de San Juan Bautista.. Esta flanqueado por las imágenes de San Blas, El bautismo de Cristo, Santiago y San Sebastián. Este conjunto nos muestran las claras influencias manieristas y flamencas que existen en la obra de Villegas.

En el banco se puede contemplar un relieve de San Jerónimo fechado en 1566 que se considera una de las mejores obras del escultor Jerónimo Hernández.

* Capilla de los Jácomes

Capillas del lado norte


La visión de San Antonio por Murillo (1656).


* Capilla de San Antonio

Es la Capilla Bautismal de la Catedral, en el centro se sitúa una magnífica pila bautismal renacentista del siglo XVI realizada en marmol blanco, al fondo enmarcado por una moldura tallada obra de Bernardo Simón de Pineda el cuadro La Visión de San Antonio. Esta obra de grandes proporciones data de 1656 y es una de las creaciones cumbre de Murillo. En la parte inferior del cuadro San Antonio en medio de la penumbra con los brazos extendidos dirige su mirada a la parte superior del lienzo donde se representa al Niño Jesús en el centro de una intensa luz y rodeado por nubes y numerosos angeles. Este cuadro ha sufrido diversos avatares a lo largo de la historia, en 1810 estuvo a punto de ser robado por el mariscal Soult del ejército de Napoleón, el cabildo de la Catedral consiguió hacerlo desistir entregándole a cambio El Nacimiento de la Virgen también de Murillo que actualmente se encuentra en el museo del Louvre. El 4 de noviembre de 1874, unos desconocidos mutilaron la obra para apoderarse de la figura de San Antonio, afortunadamente un anticuario de Nueva York se hizo con el fragmento y lo devolvió a la catedral Sevillana. Tras un proceso de restauración, volvió a exponerse en el año 1875. En la parte superior del retablo esta colocada otra obra de Murillo, El bautismo de Cristo que fue realizado en 1668. También se encuentran en esta capilla entre otros los siguientes cuadros La Imposición del palio a San Isidoro de Lucas Valdés, cuatro pinturas que componen un ciclo sobre la creación del pintor Simon de Vos, La Creación del Mundo, La creación de los animales, La separación de la luz de las tinieblas y La separación de las aguas de la tierra.

* Capilla de Scalas

Debe su nombre a Baltasar del Rio, que fue canónigo de la Catedral y durante uno de sus viajes a Roma consiguió que el papa León X le nombrara obispo de la modesta diócesis de Scalas en el Reino de Nápoles.[12] En 1517 el cabildo sevillano le cedió una capilla libre de patronato para que pudiera construir su mausoleo, el cual fue terminado durante su vida como podemos contemplar en la actualidad. En 1540 en su testamento especificó su deseo de ser enterrado allí, desgraciadamente falleció poco después en Roma el 1 de enero de 1541 y la magnifica tumba quedo vacía para siempre.

Detrás del sepulcro podemos ver un retablo de mármol en el que se representa la venida del Espíritu Santo enmarcada por dos columnas corintias. En el banco diversas escenas talladas, el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, el obispo en actitud de oración y su escudo de armas. El conjunto fue realizado alrededor de 1539 y se atribuye al taller del escultor italiano Gagini de Bissone. Otra obra importante conservada en esta capilla es el relieve de la Virgen de la Granada que está atribuida a Andrea della Robbia (siglo XV), en el se representa a la Virgen con el niño acompañada por San Sebastián, San Francisco, Santa Casilda y Santo Domingo. Entre los lienzos, destaca La Adoración de los Pastores, única obra firmada por su autor, el pintor Francisco Antolínez.

* Capilla de Santiago

Virgen del Cojín.

Virgen del Cojín.

Lo primero que llama la atención de esta capilla es un cuadro de grandes dimensiones pintado por Juan de Roelas en 1609 en el que se representa a Santiago combatiendo contra los musulmanes en la Batalla de Clavijo, donde según la tradición su apoyo fue fundamental para que las tropas cristianas lograran la victoria. El lienzo se encuentra enmarcado en un retablo realizado por Bernardo Simón de Pineda en 1663. En la parte superior del mismo se sitúa una pintura dedicada al martirio de San Bartolomé, obra de Juan de Valdés Leal fechada en 1663.

También podemos contemplar el sepulcro gótico esculpido en alabastro en 1401 del Arzobispo Gonzalo de Mena. Sobre el sepulcro un precioso relieve realizado en barro vidriado de la virgen con el niño que se conoce como La Virgen del Cojín, por encontrarse el niño apoyado sobre un cojín, es una obra del florentino Andrea della Robbia del siglo XV.

* Capilla de San Francisco

Destaca en el retablo el cuadro de 1657 de Francisco Herrera el Mozo, “La apoteosis de San Francisco” y en el remate pintura de Valdés Leal de 1661 que representa La imposición de la casulla a San Ildefonso.

* Altar de Nuestra Señora de Belén

Destaca el retablo de Jerónimo Franco fechado en 1622 en el que se encuentra una pintura de la Virgen de Belén realizada por Alonso Cano en 1631.

* Altar de la Asunción

* Capilla de las doncellas

Esta capilla también llamada de las Vírgenes, fue la sede de una cofradía dedicada a socorrer a las doncellas carentes de recursos económicos para casarse. Fue fundada por Micer García de Gibraleon en 1535. Esta iluminada por una vidriera obra de Arnao de Vergara realizada en 1543, que representa en su parte superior La Asunción de la Virgen y en la parte inferior La Virgen de la Misericordia protegiendo a las doncellas, una iconografía similar a la de la Virgen de los Mareantes con la que no se debe confundir. Dentro de la capilla destaca un retablo realizado por José Rivera en 1771, en la hornacina central del mismo se representa La Anunciación de la Virgen , flanqueada por pinturas de San Bartolomé, San Pedro, Santo Tomás y Santiago el Menor. En el ático del retablo vemos una representación del Calvario flanqueada por San Ambrosio y San Agustín. En la parte exterior una reja de gran calidad fechada en 1579 protege la entrada.

* Capilla de los Evangelistas

Representación de Santa Catalina y Santa Bárbara por Hernando de Esturmio.

El elemento principal de esta capilla funeraria es el retablo central que contiene interesantes pinturas del artista de origen holandes, vecino de Sevilla desde 1539, Hernando de Esturmio.

Se trata de un conjunto de 9 tablas dispuestas de la siguiente forma: En el banco Santa Catalina con Santa Bárbara, San Sebastián con San Juan Bautista y San Antonio y Santas Justa y Rufina. En esta última tabla debemos observar el fondo de la obra, donde entre otros detallas puede verse La Giralda tal como era antes de su última reforma.

En el primer cuerpo La misa de San Gregorio flanqueada por San Marcos y San Lucas.

En el segundo cuerpo La Resurrección de Cristo en el centro y a sus lados San Juan y San Mateo.

* Capilla de la Virgen del Pilar

Esta capilla perteneció primitivamente a los caballeros aragoneses que acompañaron al Rey San Fernando en la conquista de Sevilla. A partir de principios del siglo XVI la dotó Francisco Pinelo[13] que fue un mercader genovés residente en Sevilla, sirviendo de enterramiento a su familia.

Tiene esta pequeña capilla dos altares, el principal de estilo barroco fechado a finales del siglo XVII posee una escultura de excepcional valor que representa a la Virgen del Pilar, fue realizada por Pedro Millán alrededor del 1500. El segundo retablo también de finales del XVII tiene en su centro una escultura de San Antonio Abad flanqueada por las imágenes de Santa Inés y San Antonio de Padua.
Capillas de los Alabastros

Se llaman así por el material en el que están construidas. Son cuatro pequeñas capillas situadas en los muros laterales del coro. Fueron realizadas a partir de 1515, intervinieron en su construcción el maestro Juan Gil de Hontañón y desde 1530 el arquitecto Diego de Riaño que replanteo el interior de las mismas sustituyendo el estilo gótico en que estaban proyectadas por el renacentista.[7] A continuación se mencionan de forma independiente. Se trata de la Capilla de la Inmaculada, Capilla de la Encarnación, Capilla de la Virgen de la Estrella y Capilla de San Gregorio.

* Capilla de la Inmaculada

Talla de La Inmaculada realizada por Martínez Montañés conocida como La Cieguecita.

El 14 de febrero de 1628 Jerónima Zamudio viuda del jurado Francisco Gutiérrez de Molina le encarga al escultor Martínez Montañés un retablo con una imagen de la Inmaculada Concepción para colocarlo en esta capilla funeraria.

Tras algunos retrasos en la ejecución y el consiguiente pleito, Martínez Montañés justificó la tardanza en terminar la obra con la siguiente frase “será de las primeras cosas que haya en España y lo mejor que el susodicho ha hecho”. El tiempo le ha dado la razón, puesto la talla de la Inmaculada que preside el retablo que fue por fin inaugurado el 8 de diciembre de 1631 esta considerada una obra de excepcional valor. Popularmente se la conoce como La Cieguecita por su mirada baja con los párpados apenas abiertos.

El retablo en su conjunto consta de banco en el que están colocados los retratos de los patronos de la capilla antes citados que fueron pintados por Pedro Pacheco en 1631. La hornacina central con la imagen de la Inmaculada esta flanqueada por tallas de San Gregorio Papa y San Juan Bautista así como relieves de San José, San Joaquín, San Jerónimo y San Francisco.

La Cieguecita esta realizada en madera de cedro, mide 164 cm y está concebida según el modelo que describió Pedo Pacheco en su libro Tratado del arte de la pintura. Se trata por tanto de una Virgen niña con una larga melena que cae sobre la espalda .Viste larga túnica ceñida con un cíngulo que simboliza su doncellez y un manto sobre los hombros que se recoge con el brazo izquierdo produciendo numerosos pliegues. La cabeza se adorna con una corona de 12 estrellas que aluden a las doce tribus de Israel. En la peana aparecen los rostros de tres ángeles sobre un dragón que representa el pecado.

* Capilla de la Encarnación

Está presidida por un retablo atribuido a Francisco de Ocampo y Felguera que fue realizado en torno a 1630 con el tema principal de La Anunciación. En el banco del mismo existen relieves de San Juan Bautista, San Juan Evangelista, Santo Domingo, San Francisco y San Antonio.

* Capilla de la Virgen de la Estrella

Debe su nombre a una imagen renacentista de la Virgen que se cree fue realizada por el escultor Nicolas de León en torno a 1530. Esta talla se encuentra situada en un retablo barroco de Jerónimo Franco fechado en 1695.

* Capilla de San Gregorio

Se llama así por una escultura de San Gregorio colocada en una hornacina. El santo porta un libro en el que se encuentra la firma de su autor Manuel García de Santiago (siglo XVII).

* Capilla Real

Su nobre se debe a que en su interior esta situada la urna de plata de Fernando III el Santo o “San Fernando” así como Alfonso X el sabio y su mujer. También se encuentra en ella la patrona de Sevilla y su Archidiócesis la Virgen de los Reyes
Otras dependencias
Casa de cuentas o sala de ornamentos

Antigua oficina de cuentas, rentas y valores del cabildo, situada junto a la sala capitular, se encuentra sin decoración, precedida por una portada de manierista
Antecabildo

Situado también junto a la sala capitular, se accede a ella por la capilla del mariscal. Fue diseñada por Hernán Ruiz II, en el año 1564, la planta es rectangular, con bóveda de cañón labrada en piedra con casetones y linterna en su parte central. Consta de un programa iconográfico con una serie de esculturas clásicas que representan las virtudes y aparecen una serie de relieves que ejemplifican dichas virtudes como los modelos de buena conducta que tendrían que tener los canónigos para el buen gobierno de la Catedral.

Sala capitular
Sacristía mayor
Cúpula de la Sacristía Mayor.

La Sacristía Mayor es una esplendida construcción renacentista que fue realizada en el siglo XVI según proyecto del arquitecto Diego de Riaño, con rica ornamentación plateresca y soluciones técnicas novedosas para su época.[7] Alberga en su interior algunas de las mejores obras de arte de la catedral.
Sacristía de los Cálices

En ella la que se encuentra la pintura de Francisco de Goya Santas Justa y Rufina, fechada en 1817.

Iglesia del Sagrario
Tesoro catedralicio


Cabe destacar también los tesoros del templo y una gran cantidad de pinturas de Murillo, como los retratos de San Isidoro o San Leandro; cuadros como Santa Teresa, de Zurbarán y la cabeza esculpida de San Juan Bautista. La tumba de Cristóbal Colón, obra de Arturo Mélida situada en el brazo derecho del crucero, donde reposan los restos del famoso descubridor de América.

mas informacion

http://catedraldesevilla.es/

Galeria de Imagenes de la Catedral de  Sevilla

Go to Top