Posts tagged Catedral Vieja

Catedral Vieja de Salamanca (España)

0
Construcción     siglos XII-XIV
Estilo arquitectónico     Románico y gótico

La Catedral Vieja de Santa María es una de las dos catedrales que hay en Salamanca. Fundada por el obispo Jerónimo de Perigord, se empezó a construir en el primer tercio del siglo XII y siguió hasta el XIV en estilo románico y gótico. Se terminó gracias al impulso que dio a las obras el obispo Alfonso Barasaque. Esta dedicada a Santa María de la Sede.

El edificio

Se comenzó a construir a poco de restaurarse la diócesis de Salamanca, tras la reconquista, por iniciativa de su primer obispo, Jerónimo de Perigord (m. en 1120), en el momento en que el románico estaba dejando paso al gótico, algo que es apreciable en la diferencia existente entre los pilares y los arranques de las bóvedas de crucería, ya que no existe continuidad constructiva entre ellos, al ser ideados los primeros para soportar una bóveda de cañón. Estuvo a punto de ser destruida ya que al proyectar la Catedral Nueva se pensó en derribarla, pero el tiempo que transcurre desde el comienzo de las obras de la Catedral Nueva (en torno a 1520) y la tardía fecha de conclusión (hacia 1733), así como la necesidad de un espacio donde celebrar el culto mientras se terminaba la construcción, hace que la decisión inicial de destruirla fuera rechazada. En planta la nave izquierda aparece más estrecha, consecuencia de la construcción de la Catedral Nueva.

Se trata de un edificio de planta basilical, en cruz latina y tres naves, crucero marcado y cabecera formada por tres ábsides semicirculares, que muestran arcos de medio punto al exterior. Dado el carácter fronterizo de Salamanca, fue proyectada también como fortaleza, ahora no tan visible, puesto que han desaparecido las almenas de la Torre Mocha y la cubierta de la nave, antes en terraza transitable, se ha cambiado por otra de teja árabe. Por esta razón se la conoció popularmente como fortis salmantina.

Las obras comenzaron a realizarse por el ábside, por eso ésta sería la parte más antigua, pudiéndose contemplar el cambio de estilo en las bóvedas que cubren las naves, ya que estaban proyectadas bóvedas de arista y se sustituyeron por bóvedas de crucería.

El elemento que más destaca es el considerable cimborrio que se eleva sobre el crucero apoyado en cuatro impresionantes pechinas; la fecha de construcción debe situarse en torno al año 1150. Al interior tiene forma de naranja abierta con ocho gajos, al exterior en cambio tiene forma de torre con decoración de escamas, se conoce popularmente como la “Torre del Gallo”, ya que este animal corona la veleta de esta torre. Se apoya en un tambor con dieciseis columnas en el interior, aligerado por 32 ventanas, 16 nervios se cruzan encontrándose en la parte central del cimborrio. El modelo de la cúpula está en la Catedral de Zamora que fue la primera de este grupo. Los conocidos como Grupo de cimborrios del Duero (los de las catedrales de Zamora, Plasencia y la propia Catedral Vieja de Salamanca junto con el de la Colegiata de Toro), presentan una estructura similar con dos cúpulas distintas, una al interior y otra al exterior, entre ellas habría un relleno de grava y tierra, pero se apoyan una en la otra. La decoración exterior de forma escamada es muy curiosa y difícil de rastrear en la Historia del Arte, existen decoraciones similares en Iglesias de Turquía, aunque también aparecen en la decoración de las torres de la Iglesia de Santa María la Grande de Poitiers (influencia mucho más probable que la turca), si tenemos en cuenta que la repoblación de la ciudad se hizo con gente proveniente de Francia.

En el siglo XIX ante el peligro de hundimiento fue desmontada completamente y profundamente alterada, hasta el punto de cambiar capiteles de gusto gótico, como correspondía a lo avanzado de su edificación por otros neorrománicos.

Otros atractivos con los que cuenta el templo son, el retablo principal del siglo XV, atribuido a Nicolás Florentino (1430) y el fresco superior, que representa el Juicio Final, que es, con seguridad, de Nicolás Florentino (1445). A los pies está la capilla de San Martín o del aceite. Esta última fue pintada por Antón Sánchez de Segovia en 1262, pinturas consideradas como las más antiguas de Europa con firma. En el claustro hay unos frescos de los siglos XIII-XIV que decoran los sepulcros y se abre una serie de capillas, entre las que se cuentan la de Talavera, la de Santa Bárbara, con el sepulcro del obispo Juan Lucero, en la que se realizaban los exámenes de grado de la Universidad, la de Santa Catalina y la de San Bartolomé o de Anaya.
El retablo mayor

La obra debe situarse entre los años 1430-1450.

Tres son los autores que trabajan en las 53 tablas que componen el retablo de la Catedral Vieja de Salamanca.

Las obras principales corresponden al artista Italiano Daniel Delli, más conocido como Dello Delli, a él corresponden las 12 primeras tablas, que son sin duda las que mayor calidad tienen. Dello contaría con ayuda de sus dos hermanos, Sanson Delli realiza algunas tablas de la parte central del retablo ayudado de artistas locales que trabajarían bajo las órdenes de Dello Delli. Por fin el tercer hermano Nicolás Delli, más conocido como Nicolas Florentino, realiza algunas de las últimas tablas de la obra y la pintura del Juicio Final que se encuentra en el cascarón del ábside de la Catedral.

El retablo presenta un ciclo de la vida de la Virgen María y de Jesucristo, desde el Nacimiento de la Virgen hasta la muerte de la Madre de Cristo, todo acompañado de escenas de la vida de Jesús y rematadas por el magnífico Juicio Final. Las pinturas se muestran como muy avanzadas para el momento artístico que se vive en España en ese momento, algunas de las soluciones renacentistas que aparecen en los edificios de las pinturas, así como algunas cúpulas que recuerdan la obra que Brunelleschi son demasiado nuevas para un país que todavía construye en gótico. Los colores vivos, destacando entre ellos el rosa, hacen muy reconcibles las pinturas. La influencia de la pintura italiana, en concreto de la escuela sienesa y florentina, mezclado con los detalles típicos de la pintura flamenca, se unen de forma magistral para ofrecer un magnifico ciclo pictórico.

En la parte del cascarón del ábside se representa el Juicio Final, donde aparece Jesucristo que camina amenazante para separar a los buenos de los malos. La mano derecha de Jesús se encuentra entre la bendición y la amenaza, la mano izquierda se la lleva al pecho con intención de abrirse la herida del costado y enseñarla a todo el mundo. El esquema iconográfico de Jesucristo es igual al que posteriormente utilizará Miguel Angel para el Juicio de la Capilla Sixtina. Cristo aparece rodeado de ángeles que portan diferentes elementos de la pasión. A sus pies se encuentran la Virgen María y Juan Evangelista de rodillas esperando el avance de Jesús que parece que camina. A la derecha de Cristo aparece los salvados, vestidos de blanco, a su izquierda los condenados, desnudos y que parecen caminar hacia la boca de un monstruo gigante. Entre las figuras de los condenados se aprecian los rostros de algún obispo y algún Papa, aludiendo a que nadie está libre del juicio de Dios.

El retablo está presidido por una imagen conocida como la Virgen de la Vega, patrona de la ciudad. La imagen cuyo interior está realizado en madera, está cubierta de bronce sobredorado con incrustaciones de esmaltes y piedras preciosas. Procede del desaparecido monasterio de la Vega, de canónigos regulares de San Agustín situado en la vega del río Tormes. Debe fecharse en el siglo XII, sigue modelos bizantinos, inmóvil, sostiene en sus rodillas al niño, mostrándolo al espectador con su mano derecha.
La capilla de San Martín o Capilla del aceite

El nombre del Santo parece que no pudo ponerse como titular de la Catedral porque estaba dedicada a la Virgen María, por eso un Santo tan francés como Martín, quedó relegado a una pequeña capilla situada a los pies de la Catedral, alojada en el hueco de la torre de campanas. El nombre del Santo sí pudo darse a una iglesia románica que con un esquema similar a la Catedral, aunque más pequeña, se construyó extramuros, donde luego se haría la Plaza Mayor de Salamanca (que por eso, al principio llevó el nombre de plaza de San Martín). Justo antes de entrar en la Capilla y descubierta hace poco tiempo aparece un gran pintura sobre la pared del templo donde San Martín se encuentra compartiendo su capa.

Lo más interesante que tiene esta capilla son unas pinturas engalanadas con escudos de Castilla y de León, algunas aparecen datadas en el año 1262 y tienen como autor a Antón Sánchez de Segovia (aunque habría que poner en duda una fecha tan temprana), situadas en el testero del fondo con imágenes de Jeremías, Isaias y Daniel arriba y San Joaquín, y Santa Ana abajo, todos ellos bajo arquillos arquitectónicos fingidos. Junto a éstas, situada en el testero de al lado y realizada en el siglo XIV, destaca la imagen de un Juicio Final, pintada como si fuera un tapiz, donde Jesucristo se presenta dentro de una almendra y mostrado manos, pies y costado para enseñar las heridas de la pasión, acompañado por Apostoles y la Virgen, separa a los salvados de los condenados.

Varios sepulcros, entre ellos, decorado con pinturas de la misma época y escenas de la Adoración de los Magos, se encuentra el del Obispo Rodrigo Díaz, que falleció en el 1339; frente a él otro sepulcro alberga los restos del fundador de la Capilla, Pedro Pérez, fallecido en 1262.
La capilla de Talavera

Es la más antigua de todas las capillas que forman el claustro. Está cubierta con una cúpula con 16 nervios paralelos dos a dos que se apoyan en columnas, y que forman una estrella de ocho puntas en la clave. Este tipo de cúpulas son de influjo musulmán y muy extrañas para una época tan temprana en el norte de España. En esta capilla, fundada por Rodrigo Maldonado, natural de Talavera, catedrático y rector de la Universidad, se mantiene desde el siglo XIV el Rito mozárabe. El sepulcro del fundador y el de su esposa se encuentran en el centro de la capilla.
La capilla de Santa Bárbara

Fue fundada por el Obispo Juan Lucero en 1334 y está decorada con varias tumbas y un pequeño retablo que incluye pinturas que representan escenas de la muerte y pasión de Cristo y una imagen de la Santa titular, esta última realizada en el siglo XVI. El frente del altar muestra una magnífica decoración de cerámica de Talavera.

Un ejemplo de cómo se pintaba el Víctor en las fachadas de Salamanca

Desde los comienzos de la Universidad de Salamanca y cuando los estudios se hacían en la propia catedral, esta capilla servía como lugar donde se realizaban los exámenes finales.

El estudiante que iba a realizar su examen de grado o de doctorado debía pasar toda la noche encerrado en la capilla, (lo que solían hacer sentados en una silla, con los pies apoyados sobre los de la escultura yacente del Obispo Lucero, situada en el centro de la capilla) y preparando (velando los libros) la defensa de su tesina (licenciatura) o su tesis (doctorado). A la mañana siguiente entraban los profesores (y cualquier otro doctor que quisiera intervenir) que se sentaban en los bancos que hay alrededor de la capilla y discutían al estudiante punto por punto las razones de su trabajo.

Si el estudiante aprobaba el examen, salía por la puerta principal de la catedral donde le esperaban sus amigos y juntos hacían una fiesta. Si el grado obtenido era el de doctor (el más alto de los estudios universitarios), sus compañeros escribían en una pared un anagrama de la palabra latina Victor seguida de su nombre -en letra o anagrama también- lo que equivaldría a “¡Victoria!”. A partir de cierto momento (quizá a comienzos del siglo XVII), para celebrar la fiesta el doctorando debía ofrecer un toro a sus compañeros que, previamente toreado y estoqueado, servía para la comida de celebración (lo que hacía que conseguir un doctorado solamente estuviera al alcance de gente con posibles).

Si el estudiante no superaba el examen, salía por otra puerta, conocida como la “puerta de los carros”, una estrecha comunicación con la Calle de Tentenecio donde no había ni amigos ni fiesta.

Tumbas de la Catedral Vieja de Salamanca

Las salas capitulares del claustro

Actuamente se usa como Museo Catedralicio albergando algunos de los cuadros de los que el Cabildo es depositario, estas salas capitulares fueron construidas en el año 1526. Entre ellos los más destacados son tres obras del artista Fernando Gallego que estarían pintados en la segunda mitad del siglo XV.

El más destacado de los tres es el tríptico que representa el Martirio de Santa Catalina, pintado en estilo Flamenco, fácilmente reconocible por los suelos levantados y por la línea de fuga que siempre va en diagonal hacia la derecha. Ello junto al detallismo y el realismo con que están pintadas las obras las hace reconocibles en este autor. No hay más que mirar la tabla de la derecha donde aparece un verdugo cortando la cabeza de la Santa, pero tan reciente es el tajo que la cabeza todavía se encuentra a medio caer.

Detalles como éste se ven en la tabla de Jesús con la Cruz a Cuestas donde uno de los sayones da una patada al Cristo mientras otro de ellos saca la lengua para insultarle. Ese detallismo es típico de la pintura Flamenca que florece en Castilla del siglo XV.

La segunda de las salas está cubierta con un rico artesonado de estilo mudéjar con ornamento renacentista, que fue realizado por el carpintero Pedro Nieto. Aquí se conserva una pintura de Fernando Gallego que representa el Nacimiento de Cristo.

En la tercera sala hay obras del artista Pedro Bello, discípulo de Fernando Gallego, unas obras que se pueden fechar en torno al año 1500. Junto a ellas se conservan un tríptico y cuatro tablillas de un mediocre seguidor de Dello Delli.
La capilla de San Bartolomé o de los Anaya

En la parte central está el sepulcro del fundador de la capilla y patriarca de la familia Diego de Anaya, obispo de Salamanca y arzobispo de Sevilla, devoto de San Bartolomé y mecenas que fundó el Colegio Mayor de San Bartolomé o Colegio Viejo (el más antiguo de Salamanca). Está realizado en alabastro, posiblemente por un maestro alemán; está rodeado por una bellísima reja (que impide parcialmente la visión del sepulcro) también realizada en el siglo XVI, llena de decoración y con constantes alusiones a la muerte. Otros miembros de la familia Anaya se encuentran enterrados en la misma capilla, donde dos de las tumbas conservan los colores originales con los que fueron hechas.

Esta capilla fue reformada en el siglo XVI, como puede apreciarse en la bóveda estrellada que cubre el techo de la misma.

Además en la capilla se conserva un órgano que pasa por ser uno de los más antiguos que existen, que debería fecharse en el siglo XIV; actualmente se encuentra colocado encima de un magnífico podio de estilo mudéjar y conserva pinturas en el frente que representan una Anunciación; desgraciadamente el órgano no funciona.

Galeria de Imagenes de la Catedral Vieja de Salamanca


Catedral Vieja de Cadiz (España)

0
Estilo arquitectónico     Barroco, Manierista

La Catedral Vieja de Cádiz, o Iglesia de Santa Cruz, situada en la ciudad de Cádiz (Andalucía, España) es una construcción que data de 1262-1263 y que fue reedificada en estilo manierista y barroco en el siglo XVIII.

Historia

Esta catedral fue edificada por orden del rey Alfonso X de Castilla, El Sabio, en época del Papa Urbano IV, aunque ha dispuesto de periodos intermitentes de culto. Se consideró catedral hasta 1838, cuando la catedral de la ciudad se trasladó a la Catedral Nueva. Desde esa fecha, 1838, es considerada únicamente iglesia.

Las dos catedrales existentes en Cádiz están ubicadas en diferentes distantes separadas por el Antiguo Palacio Episcopal y el Pasillo del Obispo.

Primera construcción cristiana (siglo XIII)

Según excavaciones realizadas en el subsuelo del Antiguo Palacio Episcopal, adyacente al templo de la Santa Cruz, se ha realizado la cronología histórica de la zona, dándose el hecho de que podría estar asentada en los terrenos de un primitivo templo paleocristiano y visigodo o del Teatro Romano de Gades (estudios definitivos realizados por Ramón Corzo no publicados a fecha de 2006).

Se tiene constancia de que el rey Alfonso X de Castilla, El Sabio, mandó construir una iglesia hacia el 1262-1263, sobre los restos de una mezquita árabe.

En el templo gótico y en la cubierta artesonada fueron realizadas algunas reformas en los siglos XV y XVI, hasta que en el año 1596 fue quemado por la escuadra anglo-holandesa comandada por el almirante Charles Howard y Robert Devereux, 2º conde de Essex, que atacó, invadió y saqueó Cádiz hasta que, incendiada, la abandonó, quedando este templo casi destruido. Únicamente se salvó el arco de ingreso y la bóveda de crucería de la capilla bautismal.


Construcción existente desde el siglo XVII

Tras la destrucción del templo anterior, hubo de ser reedificada en el siglo XVII, siendo la existente desde entonces.
En 1597 se encargan las obras de reconstrucción al maestro mayor del obispado Ginés Martín de Aranda, finalmente la construcción es un proyecto del ingeniero militar Cristóbal de Rojas, fue finalizado en 1602, siendo consagrada el 15 de junio de 1602, y abierta al culto el 29 de mayo de 1603.
Descripción

Interior

En la edificación del siglo XVII, se levantó de estilo manierista, y barroco.
Es de planta rectangular (de salón), con falso crucero y tres naves separadas por columnas de orden toscano y arcos peraltados de medio punto y bóvedas esquifadas. El crucero se cubre con una cúpula semiesférica sobre pechinas.

Exterior

El exterior de la cubierta es de azulejos de varios colores. El exterior de las bóvedas está recubierto con azulejos de varios colores de principios del siglo XVII.

El campanario está construido en el siglo XV, separado del resto de la iglesia, está cubierto con un chapitel de azulejos polícromos. Constituido en sus dos primeras plantas por un núcleo de escaleras, comunicándose en tercera planta con la casa de la Contaduría (sede del museo catedralicio) siendo de planta rectangular terminado en chapitel, recubierto también con azulejos.

Obras albergadas en su interior

A la izquierda del altar mayor se puede ver un escudo antiguo de Guipzcoa

y a la derecha el de Vizcaya, provenientes de la desaparecida Capilla de los Vizcaínos

En la segunda mital del siglo XVII, el enriquecimiento de la Catedral de Santa Cruz llegó cuando la población creció y la ciudad alcanzó una gran prosperidad con el comercio de las Indias.

* Retablo del altar mayor, obra de Alejandro de Saavedra
* La capilla de los Genoveses,
* La capilla de los Vizcaínos,
* La capilla de los reliquias,
* La torre del Sagrario (segunda mitad del siglo XVIII), obra de Torcuato Cayón,
* Cuadros e imágenes debidas al mecenazgo del obispo Alonso Vázquez de Toledo,
* Portada lateral de mármoles genoveses de Andreoli.

SÍNTESIS HISTÓRICA DE LA CATEDRAL DE CÁDIZ

La Iglesia Catedral gaditana, madre de todas las iglesias de la diócesis y símbolo parlante de toda la comunidad de fieles, unida a través de su obispo y su presbiterio a la Iglesia Universal, tiene una historia llena de vicisitudes. Son dos las Catedrales, la Vieja y la Nueva, separadas en su emplazamiento, pero unidas por el palacio episcopal antiguo y el Pasillo del Obispo.

Las excavaciones realizadas en el subsuelo de la casa episcopal, pendientes de publicación, han llevado la cronología de la zona y su entorno remontándola muchos siglos antes de lo hasta ahora conocido con el descubrimiento de restos fenicios, púnicos, romanos y visigodos. La Catedral Vieja de Santa Cruz podría estar asentada en la que sería la primitiva paleocristiana y visigoda, aunque hasta ahora no hemos podido examinar visualmente un fragmento de inscripción aparecida en su atrio y que se añade al grabado de una cruz bajo un arco en el interior de las galerías del Teatro Romano de Gades en la última campaña dirigida por d. Ramón Corzo.

Con lo expuesto se va consolidando la opinión de que Santa Cruz ocupaba el lugar de la mezquita musulmana, cuando Alfonso X la construía en 1.262 de obra admirable en expresión de la bula de Urbano IV. La iglesia gótica perduró con algunas reformas realizadas en los siglos XV y XVI hasta que fue quemada por la escuadra angloholandesa comandada por el almirante Howard y el conde de Essex, que atacó, invadió y saqueó Cádiz en 1.596 hasta que la abandonó, ya incendiada, a mediados del mes de julio.

Hubo que levantar la actual iglesia columnaria de orden toscano y de estilo manierista, obra conjunta del ingeniero militar Cristóbal de Rojas y del maestro mayor del obispado Ginés Martín de Aranda, que se consagró el 15 de junio de 1.602. El siglo XVII trajo el enriquecimiento de la Catedral de Santa Cruz con el retablo mayor de Alejandro de Saavedra, las capillas de los genoveses y de los vizcaínos, la capilla de las reliquias y cuadros e imágenes debidas al mecenazgo del obispo Fr. Alonso Vázquez de Toledo, y la portada lateral de mármoles genoveses de Andreoli. Fr. Gerónimo de la Concepción nos describe una catedral dotada de una dignidad acorde con su condición de primer templo de la diócesis. Pero la población creció y la ciudad alcanzó una gran prosperidad con el comercio de las Indias en la segunda mitad del citado siglo.

Cádiz logró el traslado, en 1.717, de la Casa de la Contratación y del Consulado de Cargadores de Sevilla. Había que dotar a la ciudad de un nuevo templo, y así, acorde con los nuevos tiempos y circunstancias, se puso la primera piedra en 1.722 con planos del maestro mayor Vicente Acero; había concebido una catedral que vino a ser el eslabón de las iglesias catedrales góticas y renacentistas españolas con las catedrales barrocas de América.

El ambicioso proyecto, iniciado y continuado con el cuartillo (el cuarto del uno por cien ) de los caudales venidos del Nuevo Mundo como pago de las mercancías enviadas a América por los comerciantes de Cádiz, hasta el año 1.796, en que se paralizaron las obras, dirigidas después de Vicente Acero, sucesivamente por Gaspar Cayón, Torcuato Cayón de la Vega, Miguel de Olivares y Manuel Machuca. Estos arquitectos trabajaron los estilos artísticos del barroco, el decorativo de la rocalla y rococó, el clasicista y el neoclásico.

La obra permaneció interrumpida hasta 1.832, en una época nada propicia para los grandes proyectos, en un siglo de revoluciones y decadencia del comercio, que afectaron sobre todo a Cádiz. Fr. Domingo de Silos Moreno cerró el templo no sin grandes gastos y desvelos y trasladó de Santa Cruz, la Catedral Vieja, a la Nueva, una vez consagrada el 28 de noviembre de 1.838, el culto catedralicio y la asistencia de los capitulares. Los obispos Arbolí y Arriete fueron completando en lo necesario lo que faltaba, pero el sagrario, el claustro y demás dependencias quedaron sin construir por falta de medios económicos y, sobre todo, por la ocupación de los solares, donde estaban previstos, por una vía pública y por un almacén de materiales de una empresa de construcción.

El Cabildo Catedralicio de Cádiz se fue configurando con el paso del tiempo. En el siglo XVIII había alcanzado su composición definitiva constando de seis dignidades (deán, arcediano de Cádiz, tesorero, chantre, maestrescuela y arcediano de Medina Sidonia), cuatro canonjías de oficio (doctoral, lectoral, magistral y penitenciario), seis canonjías simples, cuatro racioneros y ocho medios racioneros. el Concordato entre la Santa Sede y España (1.851) estableció para Cádiz las cinco dignidades, cuatro canónigos y dieciséis beneficiados.

El régimen del Cabildo Catedralicio fue evolucionando de la siguiente manera: Enmiendas de los estatutos del sínodo de D. Juan González (1.493), Estatutos de D. Pedro Fernández de Solis (1.493), Estatutos modernos de d. Antonio Zapata y Cisneros (1.589), Estatutos de d. Jaime Catalá y Albosa ( 1.882), Estatutos de D. Marcial López Criado (1.922) y los Estatutos de D. Antonio Dorado Soto, que están en vigor.

La Catedral Nueva estuvo sufriendo un proceso de degradación de sus piedras casi desde su apertura por haber permanecido sin cubrir en su totalidad, lo que obligó a clausurarla dos veces en las décadas de los setenta y ochenta. La restauración lenta y con intermitencia ha alcanzado un ritmo más regular y decidido en el pontificado de D. Antonio Ceballos Atienza con la conjunta colaboración de la Junta de Andalucía, el Ministerio de Cultura y el Obispado de Cádiz, esperándose la reanudación de las obras por el Ministerio de Fomento. Con lo restaurado y lo que se restaurará próximamente se tiene la esperanza de que no vuelva a cerrarse al culto una vez más la Catedral Nueva de Cádiz.

Un acontecimiento de singular relieve se produjo el lunes 8 de mayo de 2.000: La inauguración del Museo Catedralicio y de los Archivos Históricos y de Música en sus nuevas instalaciones de la Casa de Contaduría del Cabildo Catedralicio, en la Plaza de Fray Félix, s/n, por los Reyes Don Juan Carlos I y Doña Sofía. Se culminaba así un proceso largo de restauración del edificio, de instalación adecuada de los bienes de Arte Sacro y de los Archivos, con la colaboración del Ayuntamiento de Cádiz, el proyecto URBAN y la Junta de Andalucía.

mas informacion

http://www.obispadodecadizyceuta.org/

Galeria de Imagenes de la Catedral Vieja de Cadi en España

Catedral Vieja de Vitoria (España)

0

Construcción     1200-siglo XIX
Estilo arquitectónico     Gótico

La Catedral de Santa María, situada en Vitoria, País Vasco, España, es un templo católico de estilo gótico. Se encuentra situada en la parte más alta de la colina sobre la que se asentó la primitiva ciudad, fundada en 1181, con el nombre de “Nova Victoria”, por el rey Sancho VI de Navarra (Sancho el Sabio), y que dio origen posteriormente a la ciudad actual. Con el nacimiento de la diócesis de Vitoria en el año 1862, adquirió la categoría de catedral. Es conocida también como la Catedral Vieja, para distinguirla de la Catedral Nueva, dedicada a la Inmaculada Concepción de María y construida en el siglo XX en estilo neogótic

Ubicación

Actualmente la catedral de Santa María se encuentra en proceso de restauración, sin embargo bajo el lema “Abierto por Obras” existe un programa de visitas guiadas por la obra. El acceso a centro de interpretación y visitas está en la Plaza de las Burullerías, subiendo las escaleras, lugar desde donde comienza la visita.

La “Fundación Catedral Santa María Fundazioa” que gestiona el proceso de restauración, y los actos relacionados con la catedral tiene su sede en la calle Cuchillería nº 97, actualmente y debido a las obras, las oficinas de la Fundación se encuentran en el Centro de Acogida al Visitante (Plaza de la las Burullerías, s/n).

En un futuro, cuando las obras de restauración finalicen el acceso principal estará como antaño en la plaza de Santa María números 19-20. Las calles Fray Zacarías Martínez y el cantón de Santa María limitan el templo por el oeste y el norte respectivamente. El pórtico, que es actualmente lugar en el que se celebran diversos actos y cuya restauración está prácticamente finalizada, es accesible durante estos eventos a través de la entrada por uno de sus arcos en la calle Fray Zacarías Martínez.
Características

El edificio presenta planta de cruz latina, con tres naves, la central de mayor altura que las laterales, y cubiertas con bóvedas de crucería, con amplio transepto y cabecera. En su interior tiene cuatro capillas rectangulares y una girola a la que se abren otras tres capillas poligonales. Cuenta, además, con un hermoso y frágil triforio y un pórtico del Siglo XIV que contiene esculturas muy interesantes. La Capilla de Santiago, abierta en el hastial del brazo del transepto en el lado de la Epístola (sur), es en la actualidad la iglesia parroquial de Santa María, que tiene una acceso independiente, desde la Plaza de Santa María.

Historia

En su origen, el templo era una iglesia fortaleza que formaba parte del sistema defensivo medieval de la ciudad. En el transcurso de la historia, el templo y su emplazamiento han sufrido numerosas modificaciones que lo han transformado de manera decisiva. El aspecto defensivo original se perdió con la construcción de numerosas viviendas que se fueron adosando a las murallas originales de la villa.

Tras la fundación de la ciudad en el año 1181, se produjo un incendio en 1202 que asoló gran parte de la misma. El rey de Castilla Alfonso VIII, que había conquistado la ciudad en el año 1200, inició una gran labor de edificación y de creación de tejido urbano. Uno de los baluartes de esta tarea urbanística fue la Iglesia de Santa María, que nació con el objetivo de servir de perímetro defensivo amurallado a la renaciente ciudad.

Esta primera edificación se conserva casi íntegramente en algunos tramos, como la zona norte del crucero, con muros de gran espesor y alturas de casi 20 metros.

Durante el reinado de Alfonso X (1252-1284), el templo será modificado, principalmente en su interior, para adquirir el aspecto gótico que presenta en la actualidad.

La Iglesia de Santa María es la historia de un cambio permanente. Así pues, en 1498 la antigua parroquia se convierte en Colegiata, por traslado de la misma desde el templo actualmente conocido como la Basílica de San Prudencio de Armentia, y empieza un momento de construcción espectacular que dotará a la edificación de muchas de sus características más destacadas y que, en la mayoría de los casos han perdurado hasta nuestros días. Se construye la torre, el coro, numerosas capillas interiores y sepulcros.

El siglo XVI también fue decisivo para la historia futura del templo. El cambio de las antiguas bóvedas de madera por una nueva de piedra hizo necesaria la construcción de nuevos contrafuertes que pudieran soportar y contrarrestar las nuevas tensiones, lo que, a la postre, significó una infinidad de problemas estructurales para el conjunto del nuevo edificio.

Estas deformaciones son la causa principal de la impresionante obra de restauración que comenzó en la Catedral en el año 1997 y que se han constituido en un referente mundial.

Los primeros problemas arrancan en el Siglo XVII, cuando el templo se encuentra en una situación que amenaza ruina inminente, debido a las numerosas tensiones provocadas por las bóvedas de piedra.

Se procura entonces recrecer la parte del tejado que entonces reposaba sobre las bóvedas para aligerar el esfuerzo en las mismas y liberarlas de carga. Se reconstruyen algunas bóvedas y se realiza dicho recrecido en mampostería para que soportarse el peso del tejado. Incluso se construyen dos pilares – contrafuertes para sujetar el edificio que darán al traste con algunas capillas interiores del templo.

A pesar de todo el trabajo efectuado, la solución fue provisional, pues los problemas vuelven a aparecer.

Tal es así que en la década de los sesenta del Siglo XX, se promueve una nueva restauración, con el objetivo de sujetar el templo y devolverlo a su estilo gótico original. Se puede decir de ésta restauración que fue la más agresiva y la que posiblemente más consecuencias desfavorables ocasionó.

Se eliminaron muchos revestimientos de la Catedral, a fin de aligerar su estructura pero el exceso de celo en la tarea motivó la eliminación del pilar – contrafuerte construido en el Siglo XVII en la Plaza de Santa María, lo que ocasionó que empezasen de nuevo los movimientos del edificio hacia el oeste.

Además se quitaron arcos codales del interior y se abrieron nuevos vanos en los paños del templo, con el fin de eliminar peso.

Finalmente, en el año 1997, la Diputación Foral de Álava, ante el estado general del edificio que se escora ineludiblemente, se plantea acometer un plan integral de restauración, con el fin de solucionar todos los problemas históricos y dotarlo de una estructura y cimientos sólidos que permitan su continuidad futura.

Restauración del templo

Desde principio de los noventa (siglo XX), las fisuras y grietas de las naves comienzan a abrirse dada la presión que soportan y ocasionalmente se producen desprendimientos desde la torre, debido al debilitamiento de la piedra por efecto de la contaminación atmosférica.

Ante este panorama, la Diputación Foral de Alava decide actuar y entre 1991 y 1992 forma un grupo de trabajo internacional con el fin de estudiar la estructura y comportamiento del edificio y tratar de aplicar soluciones viables para mantenerlo. Paralelamente se instalaron sensores que monitorizaron los diferentes parámetros del edificio, como la humedad, temperatura, inclinación, etc. Como resultado de todo este proceso, se elaboró un Plan Director que establecía las bases para el trabajo y la restauración posterior.

En el año 1994 la catedral se cierra al público por motivos de seguridad dado el avanzado estado de deterioro que presentaba.

El Plan Director de la Catedral se presentó en el Primer Congreso Europeo sobre Restauración de Catedrales Góticas que se celebró en Vitoria en 1998.

Se pueden distinguir 5 fases claves dentro del proceso de restauración:

* Trabajos encaminados a mejorar la seguridad para acometer la restauración, principalmente en los refuerzos del edificio.
* Restauración de la torre y el pórtico.
* Reforzamiento de los pilares de las naves.
* Cripta funeraria.
* Estudio artístico del pórtico.

El presupuesto inicial era de unos 24 millones de euros (4.000 millones de pesetas) a invertir en 10 años. Para gestionar todo este dinero y las aportaciones de los patronos, así como el propio Plan Director, surgió la Fundación Catedral Santa María, que está formada por la Diputación Foral de Alava, el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y el Obispado de Vitoria. Su primer director gerente (hasta 2007) fue Gonzalo Arroita, sustituido después por Juan Ignacio Lasagabaster.

El trabajo de restauración arrancó en los años 1997-1998, con la primera fase que perseguía dotar al templo de una seguridad mínima para poder empezar las obras de excavación y de restauración.

Conforme los trabajos fueron avanzando, se instalaron una serie de pasarelas elevadas por las que se puede acceder a visitar las obras de la catedral contemplando desde una perspectiva inmejorable todo el proceso de restauración de una catedral gótica del siglo XIII, así como los restos del urbanismo preexistente.

La labor desarrollada en la catedral ha servido para explicar aspectos significativos de la historia medieval de la ciudad, y ha propiciado hallazgos espectaculares, como el de la gran puerta de acceso a la ciudad, la más antigua de todas las que se conservan, que estaba integrada en el muro del pórtico norte. Además, en el subsuelo se han encontrado vestigios de otra iglesia anterior, y cadáveres de enterramientos correspondientes a ambas iglesias (la actual y la anterior).

Reconocimientos

Las obras del templo se han convertido en un referente mundial. El programa de visitas guiadas que ha atraído a más de 350.000 personas en 5 años ha trasladado a todas ellas la ilusión y la posibilidad de poder pasear y contemplar una de las catedrales góticas más bella de Europa. Además se han desarrollado numerosos congresos, seminarios y conferencias con personalidades literarias como Paulo Coelho, Ken Follett, Arturo Pérez-Reverte o José Saramago.

Por el trabajo realizado, la Catedral de Santa María recibió el premio Turismo Vasco 2000, concedido por el Gobierno Vasco así como el premio Europa Nostra 2002, la máxima distinción que la Unión Europea concede a los trabajos de restauración y conservación del patrimonio.

Otros acontecimientos

Como se ha señalado anteriormente, la Catedral ha sido escenario de numerosos acontecimientos. El 9 de enero de 2008, Ken Follett presentó en el Pórtico de la Catedral, que en la actualidad está acristalado y provisto de bancos y megafonía para su uso como centro cultural, su novela Un mundo sin fin, continuación de la conocida Los Pilares de la Tierra. El autor quería reconocer la inspiración que el templo le había prestado y la ayuda que había recibido de la Fundación.
Bibliografía

* Congreso Europeo sobre Restauración de Catedrales Góticas (1º. 2000. Vitoria) (2001). La Catedral de Santa María de Vitoria-Gasteiz, I Congreso Europeo sobre Restauración de Catedrales Góticas, 20-23 mayo, Vitoria. Vitoria: Diputación Foral de Álava. Servicio de Publicaciones. ISBN 84-7821-464-X.
* Plan Director de Restauración de la Catedral de Santa María de Vitoria-Gasteiz. Coordinadores: Agustin Azkarate, Leandro Cámara, Juan Ignacio Lasagabaster y Pablo Latorre (2002). Plan Director de Restauración de la Catedral de Santa María de Vitoria-Gasteiz. Vitoria: Diputación Foral de Álava. Fundación Catedral Santa María. ISBN 84-607-3785-3.
* «Fundación Catedral Santa María» (en español, vasco e inglés). http://www.catedralvitoria.com/ (2007). Consultado el 2007-02-05 de 2007.
* «Archivo Histórico Diocesano de Vitoria» (en español, vasco e inglés). http://www.ahdv-geah.org/. Consultado el 2007-02-05 de 2007.
* «Catedral Vieja de Santa María» (en español). Inventario de las campanas de las Catedrales de España. Consultado el 2008-01-12 de 2008.

Galeria de Imagenes de la Catedral Vieja de Vitoria en España

Go to Top