Posts tagged San Salvador

Catedral de San Salvador (El Salvador)

0
Construcción     1956-1977
Estilo arquitectónico     Barroco

La Catedral Metropolitana del Divino Salvador del Mundo, es la iglesia principal de la arquidiócesis católica de San Salvador, en El Salvador, y sede del arzobispo metropolitano.

Historia

El sitio en que hoy se erige la catedral, en el centro de la ciudad de San Salvador, es el lugar en donde en el siglo 19 estaba la iglesia colonial de Santo Domingo que fue destruida por un terremoto en 1873. Frente a la catedral se yergue la Plaza Cívica de San Salvador, también conocida como plaza Barrios (en homenaje al político salvadoreño Gerardo Barrios); y en su costado occidental se levanta el Palacio Nacional. La catedral tiene una historia de la tragedia y de renacimiento: En 1888 se terminó una catedral de madera que sirvió como asiento de los arzobispos de San Salvador, en el solar que antes ocupó la iglesia de Santo Domingo. El 8 de agosto de 1951, este templo fue consumido por un incendio.En 1956, el arzobispo Luis Chávez y González emprendió las obras de recontrucción de la catedral que se prolongaron por cuatro décadas.

En 1977, cuando el célebre arzobispo Óscar Romero sucedió a monseñor Chávez, encontró los trabajos de construcción a mitad de camino. Él utilizó el templo en sus celebraciones dominicales, a pesar que no estaba concluido. Allí pronunció la mayoría de sus homilías en defensa de los Derechos Humanos. Romero difirió la terminación de la catedral para financiar proyectos en beneficio de los pobres.

Durante este tiempo, la catedral fue testigo de los numerosos conflictos sociales que vivía el país. El 6 de agosto de 1975, el Bloque Popular Revolucionario (BPR) se tomó el templo en protesta por la represión gubernamental. Fue la primera de varias tomas de catedral que se sucedieron hasta 1980. Monseñor Romero nunca aprobó las tomas de templos, pero se mostró comprensivo con los que realizaban estos actos, pues reconocía los pocos espacios de protesta legal que existían en el país. El 8 de mayo de 1979, durante una de las tomas de catedral, 24 manifestantes que participaban en una toma fueron asesinados en las gradas del templo, por las fuerzas de seguridad de El Salvador, este acto se conoció como la “masacre de las gradas de catedral”.

Una tragedia incluso mayor ocurrió el domingo 30 de marzo de 1980, durante el entierro de monseñor Romero; que había sido asesinado por un comando ultraderechista, cuando 44 personas murieron durante una una estampida después que las fuerzas de la seguridad dispararan desde el Palacio Nacional contra los feligreses que formaban el cortejo fúnebre. El arzobispo Arturo Rivera y Damas, sucesor de Romero, continuó las obras de construcción del templo, pero durante las obras, fue severamente dañado por el terremoto del 10 de octubre de 1986. Los trabajos de construcción se reiniciaron hasta 1990.

En 1992, la plaza frente a la catedral fue el escenario de las celebraciones populares por la firma de los Acuerdos de Paz de Chapultepec. La iglesia fue visitada dos veces por el papa Juan Pablo II quién dijo que la catedral esta “estrechamente ligada a los gozos y esperanzas del pueblo salvadoreño”. Durante sus visitas en 1983 y 1996, el Papa se arrodilló y oró ante la tumba del arzobispo Óscar Romero, asesinado en el año 1980, que está enterrado en la cripta de la Catedral. Fue finalmente terminada y consagrada, el 19 de marzo de 1999 por monseñor Fernando Sáenz Lacalle.

Bibliografía

Los hechos relacionados con la catedral, en el período de monseñor Romero, están documentados en: La palabra queda. Vida de Monseñor Oscar A. Romero. James R. Brockman. UCA Editores. Colección de Teología Latinoamericana. Volumen 8. ISBN 84-8405-075-0

Arquidiocesis de San Salvador

mas informacion

http://www.arzobispadosansalvador.org/

http://www.catedraldesansalvador.blogspot.com/

Galeria de Imagenes De la Catedral de San Salvador En El Salvador

Catedral de Jerez de la Frontera (España)

0

Construcción     Siglo XVII-1980 (como catedral)
Estilo arquitectónico     gótico, barroco y neoclásico.

La Catedral de la Diócesis de Asidonia-Jerez radica en la ciudad de Jerez de la Frontera se alza sobre la primitiva Mezquita Mayor de Jerez y la antigua Iglesia del Salvador; es una construcción del siglo XVII, que aúna los estilos gótico, barroco y neoclásico.

Historia

La Catedral de Jerez es la antigua Iglesia Colegial, elevada a la dignidad catedralicia por la bula «Archiepiscopus Hispalenses» del 3 de marzo de 1980 de SS. Juan Pablo II. Tiene como titular a Nuestro Señor San Salvador, y celebra su fiesta el 6 de agosto, Transfiguración del Señor. El templo fue consagrado por el Cardenal José María Bueno Monreal el 10 de diciembre de 1978, II Centenario de la inauguración del templo. Como tal catedral del nuevo obispado asidonense jerezano fue el lugar donde se promulgó la bula de constitución de la Diócesis el 29 de junio de 1980 con la entrada del primer obispo Monseñor Rafael Bellido Caro. Ha sido también el templo donde recibió la ordenación episcopal Monseñor Juan del Río Martín, el 23 de septiembre de 2000, y lugar de numerosas ordenaciones sacerdotales y diaconales, así como de otras celebraciones importantes de la diócesis.

La institución del Cabildo Colegial se remonta a la conquista cristiana de Jerez, el 9 de octubre de 1264, constando que estaba ya constituido el 23 de septiembre de 1265 en que Alfonso X el Sabio extiende en su favor el privilegio de dotación. Constaba de un abad y hasta diez canónigos en el curso de su historia. Un cardenal y varios obispos fueron anteriormente miembros del Cabildo, y otros varios por su cultura y obras de beneficencia figuran en la historia local. Fue disuelto por la bula del papa Juan Pablo II (26 de mayo de 1984) para dar paso al nuevo Cabildo Catedral, que consta de doce canónigos que ejercen los diferentes oficios propios del Cabildo.

El Cabildo Colegial acometió el 9 de mayo de 1695 animosamente la obra de un nuevo templo, cuya traza todo indica se le encargó al maestro mayor de obras de Jerez, Diego Moreno Meléndez (+ 1700). La obra se prolongó a lo largo de más de ochenta años, llevándose adelante gracias a la enorme y meritoria dedicación y sacrificios de los canónigos, y siendo costeada con los bienes del Cardenal Arias y luego con sustanciosa ayuda real y papal, hasta que la totalidad del templo se bendijo el 6 de diciembre de 1778, habiéndose puesto al culto la mitad del templo el 16 de junio de 1756. Directores de las obras fueron los maestros Ignacio Díaz de los Reyes (+ 1748), Juan de Pina (+1778) y Miguel de Olivares, que actuó bajo las órdenes de Torcuato Cayón de la Vega. Del templo anterior, derruido en 1695, solamente queda la torre.

Se quería una iglesia grande y hermosa, que no desdijera de las que ya había en la Ciudad como San Miguel y Santiago, y fuera digna de ser algún día catedral. En 1580 y en 1781 se elevaron a la Corona peticiones desde Jerez para la constitución en la ciudad de un nuevo obispado. Pero no fue hasta 1980 que el viejo deseo pudo alcanzarse.

El templo es una construcción de estructura gótica, con planta de salón, cinco naves de desigual altura que se apoyan por el exterior en contrafuertes y arbotantes, y una nave transversal, en cuyo encuentro con la nave mayor se alza una airosa cúpula. Los arcos son de medio punto, no ojivales, y las bóvedas son de arista, construidas las de la nave central y el crucero en piedra labrada y muy ornamentada, mientras que las de las naves laterales son de rosca de ladrillo y sin adornos. Propiamente no tiene más capilla que la del Sagrario, de estilo neoclásico. La fachada principal ostenta una triple puerta, y está adornada con imaginería y motivos barrocos, como asimismo las dos puertas laterales, llamadas de la Visitación y la Encarnación.

Tras el Concilio Vaticano II se hizo una obra interior de adaptación, que posteriormente ha sido modificada para darle mayor amplitud al espacio celebrativo y facilitar la participación de los fieles.

Se hallan en el interior algunos cuadros e imágenes de verdadero valor artístico, entre los que citaremos el Cristo de la Viga, crucificado tardogótico de finales del s. XV, y la Virgen Niña, de Francisco de Zurbarán, así como la Custodia procesional de plata, obra de 1951 según diseño de Aurelio Gómez Millán. Cuenta también con un órgano romántico de 1850, según proyecto de John Bishop.

En el templo catedralicio tiene también su sede la Parroquia del Salvador, la primera de las parroquias de la ciudad, según consta del libro de Repartimiento de Casas del 3 de octubre de 1265.

Galeria de Imagenes de la Catedral de Jerez en España


Catedral de Oviedo (España)

2
Construcción     siglo XIII-siglo XVII
Estilo arquitectónico     Gótico

Santa Iglesia Basílica Catedral Metropolitana de San Salvador de Oviedo es una catedral de estilo fundamentalmente gótico que se encuentra en la ciudad de Oviedo, Principado de Asturias, España. Es conocida también como Sancta Ovetensis, refiriéndose a la calidad y cantidad de las reliquias que contiene.

La catedral de Oviedo se encuentra en la ciudad de Oviedo, en el Principado de Asturias, España. También es conocida como “sancta ovetensis”, por la calidad y cantidad de las reliquias que en ella se veneran. Está consagrada a San Salvador.

Los orígenes de la catedral ovetense están ligados a la monar-quía asturiana. A comienzos del siglo IX, el rey Alfonso II el Casto levanta una basílica prerrománica dedicada a San Salvador. Ésta se mantuvo hasta los años 1382-88 en que dio comienzo en el mismo solar la construcción del edificio gótico que hoy conocemos. Quedan, como testimonio de la basílica anterior, la torre románica y la Cámara Santa. La construcción del nuevo templo se prolongó hasta finales del siglo XVI, completándose con importantes edificaciones en los siglos XVII y XVIII.

Todo este proceso la convierte en una verdadera joya y es testigo fidedigno de una gran parte de los períodos y estilos artísticos desde la Alta Edad Media hasta nuestros días.

Comenzó a edificarse a finales del siglo XIII por la sala capitular y el claustro, y su construcción se prolongó durante tres siglos hasta el remate de la torre a mediados del siglo XVI. Posteriormente se añadiría una girola en el siglo XVII además de diversas capillas anexas a las naves laterales.

La iglesia está emplazada en el lugar del anterior conjunto catedralicio prerrománico del siglo IX, alguno de cuyos edificios han sobrevivido. Por esta razón y lo dilatado de la construcción del edificio actual, éste contiene estructuras de estilo prerrománico (Cámara Santa), románico (bóvedas y apostolado de la Cámara Santa), renacentista (remate de la torre) y barroco (Girola, Capilla del Rey Casto y otras capillas).

La Cámara Santa, del siglo IX, está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y alberga las joyas más preciadas de la catedral: las cruces de la Victoria y de los Ángeles, símbolos de Asturias y de la ciudad de Oviedo respectivamente, la Caja de las Ágatas y el Arca Santa que contiene un gran número de reliquias entre las que se encuentra el Santo Sudario.

Antecedentes historicos:

La actual catedral de San Salvador de Oviedo es, sin duda, la obra más destacada del gótico asturiano. El edificio actual viene a ser todo un compendio del arte en Asturias desde la Baja Edad Media hasta nuestros días. Como obra de arte, desborda el ámbito regional. Las distintas construcciones que la componen, desde la Sala Capitular a la admirable Torre, colocan a la Catedral ovetense en una posición de auténtico privilegio. En ella han quedado plasmadas, una a una, las diferentes etapas que jalonan la evolución del gótico español desde el siglo XIII al XVI.

La Catedral comenzó a levantarse a fines del siglo XIV, aunque las formas góticas se hacen presentes un siglo antes en las edificaciones adyacentes. Hacia el año setecientos setenta y uno el presbítero Máximo se asentó en una boscosa colina próxima al monte Naranco con un grupo de siervos. Los nuevos pobladores establecieron un pequeño monasterio bajo la advocación del mártir San Vicente. Éste iba a ser el escenario en el que el rey Fruela fundaría dos iglesias: La de los mártires Julián y Basilisa y la del Salvador. La vida de estos nuevos templos resultaría más bien corta. En el año setecientos noventa y cuatro, reinando ya Alfonso II, el caudillo Aba Almaid penetró en Asturias, llegó a Oviedo, saqueó la ciudad y destruyó las iglesias construidas en ella. La respuesta del rey Casto fue doble: Por un lado, aniquiló al invasor y por otro inició un afán constructivo que le conduciría a una transformación urbanística de la ciudad.

El rey asturiano Fruela I (del 757 al 768), mandó construir una basílica consagrada a San Salvador, que ejercería las funciones de catedral. Estaba edificada en el solar donde hoy se encuentra la actual catedral de Oviedo. Fue rodeada por una serie de edificaciones como la Cámara Santa, la Basílica de Santa María, la iglesia de San Tirso y varias obras civiles.

La catedral prerrománica se mantuvo en pie hasta los años 1382-88 en que comenzó a construirse el edificio gótico que hoy conocemos.

A la primitiva Basílica románica se habían ido añadiendo múltiples edificaciones: La torre vieja, a finales del siglo XI, y el claustro gótico que sustituyó a otro de estilo románico. También la Cámara Santa había conocido una importante renovación arquitectónica y decorativa en época románica. Los trabajos de construcción del nuevo templo continuaron lentamente desde fines del siglo XIV hasta mediados del siglo XVI: Transepto, crucero, naves, fachada y torre.

Recibió su configuración definitiva en los siglos XVII y XVIII: La girola, la sacristía, las capillas de los Vigiles, de Santa Bárbara y de Santa Eulalia. La Catedral ovetense no pudo sustraerse a las transformaciones modernas y, como otras iglesias españolas y europeas, ha ido asimilando las exigencias de los cambios litúrgicos.
A comienzos del siglo XX bajo el episcopado del asturiano Fray Ramón Martínez Vigil, obispo de Oviedo desde 1884, se retiraron diversos elementos: El coro con su sillería, los ambones de hierro barrocos, las rejas góticas y los dos grandes órganos también barrocos, construidos entre 1747 y 1751 por D. Pedro Echevarría Alcázar, organero de su majestad. Los trabajos de desmantelamiento fueron dirigidos por el arquitecto diocesano D. Luis García Bellido.

Esta decisión, envuelta en grandes polémicas, parece hoy más acorde con el espíritu del Concilio Vaticano II. En sustitución de lo retirado fueron construidos por obra de los hermanos del Río, unos modernos púlpitos de madera y por la casa Tuero la sillería coral del presbiterio.

Por último, se instaló en 1905, sobre el cancel a los pies de la nave central, el gran órgano de la firma Amezúa. Como consecuencia de la guerra civil (1936-1939) fue reconstruido por la firma Organería Española.
En 1924 con las aportaciones del acomodado fotógrafo y benefactor ovetense Luis Muñiz Miranda, se recolocaron las vidrieras del rosetón de la nave central, las de los ventanales del muro norte, las de la nave mayor y las del brazo septentrional del transepto.
Más adelante, destruidas o gravemente deterioradas en la revolución de octubre de 1934 y la posterior guerra civil, fueron renovadas en 1952 por el vidriero Santos Cuadrado.
A este maestro se le debe también la nueva vidriera del rosetón de la fachada, cuya traza fue diseñada por el arquitecto D. Luis Menéndez Pidal. Lamentablemente, la revolución de octubre de 1934 y la guerra civil dañaron seriamente el conjunto catedralicio: La Cámara Santa y su tesoro, la sala Capitular del Claustro, las Capillas de San Ildefonso y Santa Bárbara y el remate de la torre, algo de su mobiliario y sobre todo, las vidrieras.

Los trabajos de reconstrucción corrieron a cargo del arquitecto Luis Menéndez-Pidal Álvarez, quien entre los años 1938 y 1942 reedificó la Cámara Santa en estrecha colaboración con el escultor Víctor Hevia Granda, y por último, la torre de 1943 a 1953.

Durante siglos se han venido realizando  tareas de conservación y restauración de los diversos elementos de la catedral. Pero marca un hito, en este sentido, el año 1995, cuando a petición del Principado de Asturias, la catedral de Oviedo es puesta bajo el auspicio del Plan Nacional de Catedrales. Acto seguido se pone en marcha la redacción del Plan Director en el que se hace un estudio minucioso de todos y cada uno de los lugares del templo. Al año siguiente se pone ya en marcha la primera intervención.

Ya van doce años de trabajos y están realizadas la mayor parte de las intervenciones programadas. Este Plan Director contemplaba intervenciones como restauración de la propia torre gótica, la techumbre, el Claustro, retablo mayor, capillas, etc. Es sin duda la mayor y mejor obra de restauración de los últimos siglos. Dirigen la obra los arquitectos Cosme Cuenca Busto y Jorge Hevia Blanco. Para darse una idea de la importancia de las intervenciones, las obras a realizar se presupuestan en 1.035.851.406 de las antiguas pesetas.

No quisiéramos terminar esta breve semblanza histórica, sin poner de relieve que las páginas más brillantes de su pasado y presente se escriben cada vez que se celebra en este sagrado recinto un acto de culto al Salvador y de fraternidad con los hermanos.
Ya lo hemos repetido: La catedral ovetense no se ha edificado para ser un monumento o museo. Al contrario, es un templo vivo en el que el pueblo asturiano, con su obispo a la cabeza, celebra y vive los principales acontecimientos de su vida de fe y de su historia. Desde su nacimiento tiene una especial vocación de acogida y recepción de creyentes, provenientes de todos los rincones de la cristiandad.
Las reliquias conservadas en la Cámara Santa convierten a la «Sancta Ovetensis», durante la Edad Media, en el segundo centro de peregrinación en importancia de España. Visitar al Salvador es cita obligada en el camino de Santiago de Compostela, inaugurado por el rey Alfonso II como primer peregrino de la historia. En la última década, cada una de las parroquias de la diócesis agrupadas por arciprestazgos, han peregrinado a la catedral en tres ocasiones: Celebración del Jubileo del año 2000, el Año Santo Mariano y el Jubileo de las Cruces.

La Fachada de la Catedral

La fachada de la Catedral es admirable: Un pórtico con arcos profusamente decorados de bóveda elevada con primorosa crucería y por doquier multitud de cenefas ricas y animales fantásticos.

Tiene dos torres: La de la izquierda se eleva solamente hasta la altura de las naves de la Iglesia. Parece que su ejecución fue suspendida entre los años 1512 y 1524. En el proyecto era la más pequeña.

La otra edificada en parte del portal que se tomó de la Iglesia de San Tirso, es esbelta, ricamente ataviada, con cuatro pisos rematados en un capitel afiligranado y transparente que no desmerece del conjunto, aunque algunos expertos aseguran que quizás la altura de la torre lo exigía un poco más elevado.

El gran pórtico tiene tres puertas que dan acceso a las tres naves de la Iglesia Catedral, más otras dos a sus costados norte y sur. La mayor de las tres portadas es la central y la más pequeña la de la izquierda. La central tiene en sus gambas dos soletes destinados a tres imágenes en cada lado; pero no llegaron nunca a colocarse. Las dos jambas centrales representan a EL Salvador y Santa Eulalia otorgando su protección al campo asturiano. Las otras dos figuran adornadas de brotes rematados con decoración conocial. La portada central es la más importante por su tamaño y estética y está coronada con un relieve de la Transfiguración. En un bajorrelieve se encuentran las figuras de Fruela I y Alfonso II el Casto. Más abajo, en dos medallones, están representados como niños, Jesús y San Juan. Las tres portadas están cerradas hasta un tercio de su altura con rejas de hierro fabricadas en 1846. Al templo se accede por la puerta de la izquierda.

La Torre

Tiene la torre unos ochenta metros de altura, es cuadrada pero en sus ángulos aparecen pináculos que brotan unos de otros y van trepando y disminuyendo gradualmente hasta el último cuerpo, con lo cual a la vez que suavizan la dureza de la esquina dan a la torre originalidad y suma elegancia. Está dividida en cinco cuerpos. El último piso es renacentista; por tanto, distinto de todos los demás así como la balaustrada que le corona; pero está tan acertadamente armonizado, que todo el conjunto causa admiración.

Todo ello puede considerarse como modelo de unión de estilos tan diferentes en su talante espiritual. Los ángulos terminan en finas agujas de crucería.  Al fin, la aguja calada goza de una transparencia realmente sorpresiva. El conjunto hace que nuestra torre sea considerada como una de las más esbeltas de España, orgullo de los ovetenses.

Nadie como Clarín ha sabido definir la calidad de la torre gótica de San Salvador. La considera liberada de las vulgares exageraciones de esta arquitectura calificándola de «poema romántico de piedra o delicado himno de dulces líneas de belleza mural perenne».

Torre, pues, famosa en la literatura española del siglo XIX, es una de las protagonistas inertes de la novela de Leopoldo Alas «Clarín»: La Regenta.

Desde su altura y con ayuda de un catalejo, dice el autor que vigilaba la ciudad Don Fermín de Pas, el Magistral.

La flecha de esta torre única de la Catedral del Salvador mide 17 metros de alto y está formada por ocho paños calados, midiendo cada uno de los lados del octógono tres metros. Hoy, como siempre, la flecha está coronada por un remate metálico sucesor de otro que en el siglo XVI fue traído de Flandes.

Componen el actual dos esferas gallonadas, la más alta de menores dimensiones que la anterior con la Cruz de los Ángeles como final. Dicho remate fue realizado y colocado durante la restauración efectuada después de la guerra civil y construido en acero por la Fábrica de Armas de Oviedo.

Las Campanas y el Reloj

En la zona interior del segundo piso se encuentra la maquinaria del reloj y las campanas.

Entre ellas, merece destacarse la llamada «Wamba» que pasa por ser la más antigua de España. Fue mandada fundir por el canónigo Pedro Peláez en 1219. Mide 1,23 metros de altura y 1,19 de diámetro. Pesa 833 kilos. Estuvo durante unos trescientos años instalada en la torre románica antes de pasar a la gótica. Le sigue en antigüedad la llamada «Santa Cruz». Esta fue fundida en 1539 con un diámetro de 1,54 m, una altura de 1,15 m, borde de 14 cm y un peso de 1384 Kilos. El resto de las campanas pertenece a épocas posteriores.

Cabe reseñar que el reloj de la torre, en el tercer cuerpo de ésta, fue fabricado en 1787 por el madrileño Ramón Durán, uno de los más reputados relojeros de fines del siglo XVIII. El mecanismo fue reparado en 1927 por operarios de la fábrica de Armas de la Vega, bajo la supervisión del relojero Julio Galván y por último, de nuevo, tras la guerra civil.

Las Vidrieras

La guerra civil (1936-39) dejó maltrechas casi todas las vidrieras de la catedral. En su restauración fueron fabricadas y colocadas por el maestro vidriero Santos Cuadrado, con los maestros especialistas Oscar Pérez Guzmán y Luis Iglesias bajo la dirección del arquitecto Luis Menéndez Pidal.

Con ellas, el templo queda envuelto en esa luz misteriosa que no se asemeja a ninguna otra para iluminar la Casa de Dios. En la vidriera central del presbiterio se colocó la imagen del Salvador. A los lados de la misma los doce apóstoles, seis a cada lado, siguiendo el pensamiento del Rey Casto que puso el apostolado a los lados del primitivo altar.

En el ábside hay cinco grandes vidrieras de tres compartimentos ojivales, cada una. En los muros del mediodía y del norte sobre los arcos de la nave mayor hay otras cinco, pero divididas en seis compartimentos. En el crucero, lo mismo al norte que al mediodía, encontramos vidrieras en dos óculos de tracería ojival como también sobre el órgano.

De estos tres rosetones, el de la pared norte del crucero es el único original aunque también fue restaurado en 1997. Es de estilo hispano-flamenco, obra del afamado Santillana.

La Torre Romanica

La catedral primitiva de Oviedo, construida por Alfonso II el Casto, era de estilo prerrománico, conocido también como ARTE ASTURIANO. Fue recibiendo añadidos y transformaciones a lo largo de los siglos.

Una de ellas es la erección de la torre románica. Consta que fue construida durante el reinado de Alfonso VI (1072-1109). Es obra maestra que se sitúa en los albores de la arquitectura románica en el reino de León. Está situada en el costado meridional de la actual catedral gótica. Su estructura exterior puede ser admirada desde el tránsito de Santa Bárbara, junto a la puerta de la perdonanza. Sobre una base prerrománica de sillarejo se levantaron los dos pisos cuadrangulares de sillería románica. El primero tiene un vano de medio punto rodeado por otro gran arco ciego, además de una imposta decorativa que anilla horizontalmente toda la torre.

El piso superior, cubierto con bóveda de aljibe, es de gran hermosura. Cada cara dispone de dos vanos rodeados por arquivoltas de medio punto sobre columnas. Los motivos entrelazados de los capiteles son aves afrontadas, cabezas de animales, bolas y piñas; todo ello, por su antigüedad, muy relacionado con el prerrománico.

La Capilla Mayor y el Retablo

La Capilla Mayor es la parte más antigua del templo gótico. Su construcción se documenta entre 1382 y 1412, dentro de la tendencia clásica del gótico francés. Su ábside pentagonal queda oculto por gran parte del RETABLO, siendo éste uno de los más importantes del estilo hispano-flamenco, entre cuantos existen en España.

Integran este Retablo 23 escenas en relieve de la vida, pasión, muerte y resurrección de Cristo y la vida de la Virgen, así como abundantes esculturas de profetas, apóstoles, evangelistas y Santos. La calle central se reserva: a los grupos del Salvador, titular de la Catedral, la coronación de Nuestra Señora en presencia del obispo Don Valeriano Ordóñez de Villaquirán y la escena del Calvario. Los cuatro escudos de las esquinas recuerdan a los prelados que contribuyeron a realizarlo: El dicho Villacirán que lo inició, Vega de Muros, Francisco de Mendoza y Benito Sanz y Forés, éste último en calidad de restaurador.

La cabecera se construyó en el siglo XVII. El retablo renacentista, uno de los mayores de España, es también uno de los más notables por la numerosa  iconografía y la densidad de su mensaje.

Mide doce metros de altura y otros doce de anchura,  y está adaptado a la forma poligonal del ábside. Se divide verticalmente en cinco cuerpos, de los cuales el central consta de cuatro compartimentos mientras los otros cuatro tienen cinco cada uno. Es de madera con figuras policromadas en relieve, repre­sentando pasajes de la vida, pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

Comenzando por el compartimiento inferior del lado del evangelio, se pueden ir recorriendo los cuadros, de izquierda a derecha, como se lee un libro, prescindiendo de los centrales.

Éstos (los centrales) son cuatro. El primero, comenzando por el inferior, contiene las figuras de los apóstoles San Pedro y San Pablo, situado actualmente donde estuvo el primitivo altar mayor, adosado al retablo. El segundo la efigie grandiosa y solemne del Salvador, sentado, titular de la iglesia. El tercero la Asunción de la Santísima Virgen que tiene a su lado izquierdo y en actitud orante,  al preclaro obispo Villacirán.  El cuarto, la Crucifixión, muy notable obra de Balmaseda.

Los laterales representan las escenas siguientes: El primero de la izquierda, la Anunciación del Ángel a la Santísima Virgen María; el segundo, la Visitación de la Virgen a Santa Isabel; el tercero, el Nacimiento de Jesús; el cuarto, la Adoración de los Pastores. Y, sucesivamente de izquierda a derecha y de abajo arriba: la Adoración de los Magos, la Huída a Egipto, Jesús en el Templo con los Doctores, el Bautismo de Jesús, las Tentaciones en el Desierto, las Bodas de Caná, la Resurrección de Lázaro, la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén, la Oración en el Huerto, la Flagelación del Salvador, Ave Rex, la Caída con la Cruz, la Aparición a los Discípulos y Santo Tomás, la Ascensión y, por último, la Venida del Espíritu Santo.

En el primer cuerpo, en los íntercuadros, están cuatro Padres de la Iglesia Latina: San Ambrosio, San Agustín, San Jerónimo y San Gregorio, además de San Roque y San Rafael. También en multitud de doseles se cobijan imágenes de Profetas, Apóstoles, Santos y Santas, todo ello dorado y policromado. Esta variedad produce un efecto sorprendente y encantador, que hace de este retablo uno de los tres mejores de España junto con los de Toledo y Sevilla.

El retablo descansa sobre un zócalo de piedra hoy completamente oculto  tras la modesta y sobria sillería del Coro Capitular. Observado desde lejos, desde la puerta de entrada de la Catedral, semeja a un gran tapiz colgado, que ganaría en visibilidad, si se hubiese mantenido un metro o dos más elevado, según dicen los entendidos. Pero en marzo de 1531 el Cabildo encargaba al arquitecto Pedro de la Tijera que rebajase la Capilla Mayor para así poder asentar más bajo el retablo.

La corriente gótica predomina en su estructura general y como gótico se le cataloga, pero también se advierte la corriente renacentista, pudiendo decirse que es un gótico españolizado. Las dos imágenes de San Pedro y San Pablo alojadas en el primer panel del centro son manifiestamente anteriores al retablo, especialmente la de San Pablo. Quizás lo son también las de los cuatro doctores de la Iglesia Latina. Es creíble que estuvieran ya en un retablo anterior al actual. De sus autores nada sabemos. Únicamente en las actas capitulares de agosto de 1470, una nota dice: “Dos mil maravedíes al maestro de las imágenes”. Y en marzo de 1471: “Otros tres mil trescientos maravedíes al maestro de las imágenes”.

Finalmente hay en el Retablo algunas curiosidades: Las gentes que se asoman a las ventanas, el demonio con dos horribles caras, San Jerónimo con gafas, o rostros en caricatura.

Para muchos entendidos el retablo es la joya de la catedral, una espléndida catequesis Cristológica. La obra está consagrada a San Salvador y explica los misterios de la Historia de la Salvación a través de imágenes sencillas, de manera que todo el mundo puede comprender lo que se está contando.

El Claustro

http://www.catedraldeoviedo.es/GIF/Claustro.gif

Camara Santa

Museo de la Iglesia

http://www.catedraldeoviedo.es/Museo/images/museofahada.JPGhttp://www.catedraldeoviedo.es/Museo/fotosiglesia1/1lugar.JPG

Presentación

El museo de la Iglesia está situado en el Claustro Alto de la Catedral de Oviedo y es de titularidad y gestión eclesiástica. El marco en que se instaló es obra de Francisco de la Riva Ladrón de Guevara (1729), que resulta ex­cepcionalmente apropiado por su configu­ración arquitectónica. Las obras de adapta­ción se llevaron a cabo a partir del año 1982, bajo la dirección del arquitecto Antonio González-Capitel.

Con fecha 3 de mayo de 1984 el arzobispo Díaz Merchán constituyó una comisión preparatoria, presidida por el Vicario General e integrada por repre­sentantes del Cabildo Catedralicio y de la Comisión Diocesana del Patrimonio Cultural de la Iglesia. Los Estatutos por ella elaborados recibieron la apro­bación del Prelado con fecha 19 de marzo de 1985.

El Museo de la Iglesia fue creado oficialmente por Decreto del Arzobispo   D. Gabino Díaz Merchán, en marzo de 1985. Pretende ser un instrumento de evangelización a través de los objetos artísticos de uso sacro. La disposición interna del Museo guía pedagógicamente al espectador hacia una mejor compresión del mensaje cristiano. El conjunto de objetos es parte integrante del patrimonio catedralicio y de un centenar de parroquias asturianas que, de este modo, evidencian de un modo muy significativo la presencia de toda la comunidad diocesana en los locales de la Iglesia Madre.

Los gastos que originan la conservación y funcionamiento del Museo se financian con las aportaciones de los visitantes, mediante una cuota de en­trada. El déficit resultante es asumido por la Diócesis de Oviedo, ya que eventuales subvenciones recibidas de organismos oficiales se orientan a pro­gramas específicos dentro del conjunto de actividades del Museo (visitas guiadas, restauración de piezas, publicaciones, etc.).

Visita Completa al Museo de la Catedral de San Salvador de Oviedo

Pórtico de la Catedral

Puerta principal de la Catedral.

Descripción del edificio

Es de estilo gótico florido. Se tiene documentación del siglo XV con la que se demuestra que trabajaba en ella Bartolomé Solórzano, arquitecto procedente de Trasmiera (Cantabria) y que había intervenido ya en la catedral de Palencia.

Exterior La construcción de la actual fachada se inicia a comienzos del siglo XVI bajo el diseño de Juan de Badajoz. A pesar de la época de construcción se sigue utilizando el estilo gótico en vez del renacentista.

Se construye un pórtico de poca altura con tres arcos y tres puertas que dan acceso a cada una de las naves. Se cubre con una bóveda nervada casi plana. La portada central, la más importante tanto estéticamente como en tamaño, está coronada con un relieve de la Transfiguración y a su lado unas figuras en bajorrelieve que representan a Fruela I y a Alfonso II el Casto. Un poco más abajo unos medallones que representan al niño Jesús y a San Juan niño.

Las puertas realizadas en el siglo XVIII en nogal. La puerta de la nave central contiene en el centro de cada una de sus hojas una imagen del San Salvador y de Santa Eulalia de Mérida, ambos patronos de la catedral y del Principado de Asturias. Se accede al templo por la puerta de la izquierda.

Torre El diseño del pórtico se remataba con la construcción de dos torres, de las que finalmente sólo se construyó una por falta de fondos.

La construcción de la torre de estilo gótico y renacentista se inicia en 1508 bajo la dirección de Rodrigo Gil de Hontañón sobre planos de Juan de Badajoz y se finaliza en 1587. Durante su construcción también colaboraron en mayor o menor forma Pedro de Buyeres, Pedro de la Tijera y Juan de Cerecedo.

Con una altura de 80 metros está dividida en cinco cuerpos que van disminuyendo en tamaña según se asciende. La torre se inicia integrada al pórtico sobre los cuatro pilares que forman la arcada. Se remata con un templete formado por torres cilíndricas que finalizan en la flecha del pináculo.

En la torre podemos encontrar un reloj en el segundo piso, en el último piso el escudo del obispo de Oviedo Cristóbal Rojas Sandoval que ostentaba el cargo a la finalización de la torre y en cada sección una ventana con mainel que sostienen trenzados ojivales de piedra.

Torre famosa en la literatura española del siglo XIX pues es una de las protagonistas inertes de la novela de Leopoldo Alas «Clarín» La Regenta. Desde su altura y con ayuda de un catalejo, vigilaba la ciudad Don Fermín de Pas, el Magistral.


Vista de la torre.

Campanario

La sala de campanas de la torre contiene a la Santa Cruz (fundida en 1539 con un peso de 1384 kilos), Santa Bárbara (1818 y 116 kilos), el Esquilón (1678 y 481 kilos de peso) y la más importante de todas ellas, Wamba.

Destaca además de las campanas el mecanismo que también es antiguo.

Otras campanas que están situadas en las salas de campanas son:

* Timbal 2º: Fundida en bronce en 1893 por José Sota tiene un diámetro de 52 cm, una altura de bronce de 40 y un peso de 81 kilos.
* Timbal 1º: Fundida en bronce en 1830 tiene un diámetro de 54 cm una altura de bronce de 47 cm y un peso de 91 kilos.
* De posar: Fundida en bronce en 1817 por José de Venero, tiene un diámetro de 78 cm, una altura de bronce de 70 cm un borde de 7 y un peso de 275 kilos.

Puerta principal de la Catedral.
Santa Cruz Denominada así por tener la imagen de dos cruces en relieve, una grande con pedestal y la Cruz de los Ángeles en la cara opuesta. Esta campana fue fundida en 1539 con un diámetro de 154 cm, una altura de bronce de 115 cm, borde de 14 cm y un peso de 1384 kilos.

Se pueden observar los siguientes epígrafes:

* «+ LAVDO DEVM VERVM PLEBEM VOCO CONGREGO CLERVM DEFVNCTOS PLORO PESTEM FVGO FESTA DECORO HOC OPVS FACTVM EST# ANNO DNI M DXXXIX» (ALABO AL DIOS VERDADERO, CONVOCO AL PUEBLO, CONGREGO AL CLERO, A LOS DIFUNTOS LLORO, HAGO HUIR LA PESTE, DECORO LAS FIESTAS. ESTA OBRA (ESTA CAMPANA) SE HIZO EL AÑO DEL SEÑOR 1539).
* «+ LAVDO DEVM VERVM PLEBEM VOCO CONGREGO CLERVM DEFVNCTOS PLORO PESTEM FVGO FESTA DECORO HOC OPVS FACTVM EST#».
* «ANNO DNI M DXXXIX».

Santa Bárbara

Esta campana fue fundida en 1818 con un diámetro de 66 cm, una altura de bronce de 56 cm, borde de 7 cm y un peso de 166 kilos.

Se puede leer una inscripción que indica «IHS MARIA Y JOPH SANTABARBARA ORAPRONOBIS. ANO DEI8I8»

La campana
Autor foto ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc
Fecha 19-07-2006
mas informacion

Interior El templo, de planta de cruz latina formada por tres naves. La mayor de ellas tiene una anchura de 10 metros, 67 metros de largo y 20 metros de altura , una altura mayor que las otras dos que tienen seis metros de ancho.

Originalmente contaba con una cabecera de tipo escalonado, con un ábside semicircular central flanqueado por otros dos ábsides menores; en el Barroco se reformó en parte esta zona del coro para construir un deambulatorio con capillas radiales.

Organizada en tres naves, la central más alta y con diez metros es más ancha que las laterales de seis, la catedral igualmente presenta capillas abiertas entre los contrafuertes, solución arquitectónica habitual en este tipo de edificios. Los soportes que separan las naves y sostienen las bóvedas son de tipo fasciculado, formados por grandes bloques pétreos trabajados a la manera de manojos de haces; en alzado, el templo presenta una organización tripartita claramente apreciable: arcadas de separación de naves (ojivales y molduradas), triforio (formado por parejas de vanos, decorados con sinuosa tracería y antepecho de puro estilo flamígero) y claristorio con ventanales vidriados. Las bóvedas que cubren los diversos tramos son de crucería, aunque de gran complejidad dada la cronología avanzada del edificio.

Lateral exterior cámara santa.JPG
Lateral exterior de la cámara santa y la cripta de santa Leocadia

Nave Derecha

La Nave derecha o nave de la Epístola contiene:

* Capilla de Santa Barbara o de San Miguel: Fundada por el obispo Bernardo Caballero Paredes en estilo Barroco para panteón personal posee un importante retablo obra de Luis Fernández de la Vega. Da nombre a la capilla una imagen de la santa obra del siglo XVII de Antonio Borja.

* Capilla de San Martín de Tours, del siglo XVII. Retablo obra de Luis Fernández de la Vega con la imagen del santo en el centro. Arriba, la Inmaculada. En el zócalo, los Padres de la Iglesia.

* Capilla de San Roque: Conocida también con el nombre de capilla de la Natividad data del siglo XVI. Construida por orden del abad de Teverga, Fernando de Llanes, para albergar su sepulcro destaca sobre el retablo la imagen del santo obra de José Bernardo de la Meana en el año 1658.

* Capilla de San Antonio: Capilla de estilo gótico contiene un retablo barroco con elementos de Rococó obra de José Bernardo de la Meana de mediados del siglo XVIII. En la capilla se encuentran tres tumbas.

* Capilla del Santo Cristo de Velarde, gótica. Su retablo es barroco y en el centro hay un Cristo crucificado atribuido a Berruguete (siglo XVI). Es una de las joyas más valiosas de la catedral.

* Capilla de Santa Eulalia de estilo plateresco del siglo XVII. Tiene un templete central con la urna de plata con los huesos de la santa. Alrededor de este templete se arremolinaban los peregrinos. Es una capilla bastante lujosa.

Imagen de San Salvador

En la nave derecha y antes de llegar a la capilla mayor se encuentra Imagen de San Salvador, escultura del siglo XIII que está adosada al pilar del arco sur del crucero (en la girola). Se cree que procede de la anterior basílica románica.

Era la meta principal para los peregrinos.

A sus pies rezó largamente el papa Juan Pablo II en 1989.
Cámara Santa

La Cámara Santa, catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, fue construida por Alfonso II a comienzos del siglo IX cuando reconstruyó la iglesia de estilo prerrománico dedicada a San Salvador y que había sido erigida por Fruela I en el siglo VIII y posteriormente destruida por los musulmanes.

La Cámara Santa es una capilla palatina que se encuentra adosada a la Torre de San Miguel, resto del Palacio de Fruela y que hoy en día se encuentra integrada en la Catedral de estilo gótico de Oviedo. Desde el siglo IX se guardan en ella los Tesoros y Reliquias de la Catedral. Gran parte de estas reliquias habían sido traídas desde Toledo; como el Arca Santa (siglo XI), el Santo Sudario, reliquias de la Vera Cruz, el Cristo Nicodemus (siglo XII) y otras para alejarlas de territorio musulmán y del peligro de pérdida que ello suponía.

En este apartado se puede destacar una colección de esculturas románicas que están consideradas como una de las obras cumbres de este periodo.[24] Se trata de seis parejas de estatuas que forman un apostolado y que está situadas en las cuatro esquinas y una a cada lado en los muros a media distancia de las esquinas, las basas y los capiteles de estas estatuas son también de gran importancia escultórica.

La Cámara es importante también por las reliquias que están depositadas en ella. De estas reliquias se puede destacar: El Arca Santa, el Santo Sudario, la Cruz de la Victoria, la Cruz de los Ángeles y la Arca de las Ágatas, como principales objetos.

Imagen general de la cripta de santa Leocadia

Cripta de Santa Leocadia

La cripta de Santa Leocadia está situada en el interior de la catedral de Oviedo, en Oviedo, Asturias. La cripta es uno de los vestigios más antiguos que se conservan del conjunto de edificios palatinos y eclesiásticos existentes en la zona en tiempos de Alfonso II el casto de los que también forma parte la iglesia de San Tirso, si bien la construcción de la cripta se atribuye a Alfonso III.[25] La cripta formó parte de un conjunto de dos santuarios superpuestos, pero sin comunicación entre ellos, la cripta es el santuario inferior y el superior es la cámara Santa.
Claustro

Claustro de la Catedral de Oviedo.

El Claustro es obra gótica construida en diferentes fases iniciándose en el año 1300 y dándose por concluido en 1441. Tiene forma rectangular con unas dimensiones de 27×32 metros en el que los lados largos están formados por una arcada de cuatro arcos y los cortos por tres. Sustituyó al antiguo claustro románico del siglo XII. En el siglo XVIII el recinto sufrió un importante cambio a cargo del arquitecto Riva Ladrón de Guevara al serle añadido el piso y la balconada superior. Debido a la dilatación en el tiempo de la factura del claustro se pueden observar en él diferentes estilos arquitectónicos:

* Lado norte y 2 tramos del este (contiguo a la sala Capitular), gótico clásico. La obra bajo el auspicio de Fernando Álvarez de los Asturias se construyó entre 1300 y 1350.

* Lado sur y oeste, gótico manierista del siglo XIV. Costruída esta parte entre 1350 y 1400 se parte del lateral oeste y se continúa por la sur. La obra fue promovida por Alfonso XI y los obispos Sancho y Alfonso II.

* Lado este, gótico florido, siglo XV. Se inicia la construcción de esta parte en 1412 finalizándose en 1441 siendo su fundador el obispo Diego Ramírez de Guzmán.

* El piso superior es barroco del siglo XVII, se construye en la ampliación ejecutada por Riva Ladrón de Guevara. Formado por catorce ventanas todas ella con balcón que da al patio interior central.

Tras esta sucesión de obras el claustro actual se nos presenta como un patio cerrado rectangular con un pequeño jardín en su interior y una amalgama de diferentes variantes arquitectónicas del gótico e incluso elementos románicos (esculturas a la entrada de la sala capitular) o barrocos (segundo piso del claustro).

Contiene en total 167 capiteles decorados destacando la ménsula de la cacería regia y el Agnus Dei procedente del desaparecido claustro románico.

Alrededor del claustro se suceden diferentes sepulcros como el de Frigión de Cifuentes o el del deán Pedro Gay (1348-1369) del siglo XIV. Otros elementos destacables del interior del claustro son la lápida del obispo don Pelayo y la puerta barroca del archivo obra de José Bernardo de la Meana.

Desde el claustro se accede a la sala capitular.
Sala Capitular

Desde la galería oeste del claustro se accede a la Sala Capitular. La sala es la parte más antigua de la estructura gótica de la catedral al ser el lugar en el que en 1293 comenzarían las obras de construcción del templo bajo el patrocinio del chantre Pedro Esteban y el deán Fernando Alonso que se convertiría en obispo entre 1296 y 1301 que llegó a donar en 1300 la cantidad de 2000 maravedíes.[26]

Se construye en planta cuadrada de 9,65×9,70 m. destacando el grosor de los muros y la ausencia casi total de ventanas remata por una bóveda nervada de ocho paños de estructura octogonal. La sucesión de la planta cuadrada a la bóveda octogonal se realiza mediante cuatro trompas. En el suelo, originalmente a menor nivel que en la actualidad, se encuentran varias sepulturas. En estas sepulturas se encuentran los restos de Álvaro Fernández y el arcediano Miguel Fernández

La obra de la sala se finaliza en 1314.

Es aquí donde se sitúan los restos de la sillería de coro de la catedral, obra realizada entre 1491 y 1497 por diversos maestros extranjeros, entre los que se encuentra el escultor gótico Alejo de Vahía.[29] También nos encontramos el retablo llamado de Las Lamentaciones o del Llanto sobre el Cristo del siglo XV.

Capilla Mayor

Retablo mayor de la Catedral.

Situada en el ábside de la catedral la capilla gótica tiene forma poligonal cerrándose con dos líneas de vidrieras de las que sólo la superior es visible hoy en día al estar tapada la otra por el retablo principal del templo. Se inicia su construcción en 1388 considerando este momento el inicio de construcción de la parte principal de la catedral gótica.

En su interior se puede observar de izquierda a derecha:

* Sepulcro con escultura orante de Juan Arias de Villar, obispo de Oviedo entre 1487 y 1498. Se encuentra vacío pues los restos mortales se trasladaron a la Catedral de Segovia.
* Retablo Mayor: Dedicado a San Salvador se inicia su construcción por orden de Valeriano Ordóñez Villaquirán en 1511 por Giralte de Bruselas siendo finalizado en 1531 por Juan de Balmaseda y Miguel Bingeles. En la decoración pictórica intervienen León Picardo y en menor medida Alonso Berruguete. En sus 12 x 12 metros se representan 24 escenas de la vida de Jesús.

En el siglo XVII se realiza la construcción de la girola compuesta de cinco pequeñas capillas radiales. En ella se encuentran:

* Capilla de Covagonga. En esta pequeña capilla se encuentra el sepulcro del obispo Gutierre de Toledo en un lateral, y bajo el altar, los restos de San Melchor de Quirós, primer santo asturiano.

* Sacristía.

Nave Izquierda

* Capilla de la Anunciación o de los Vigiles del siglo XVII. Grandiosidad decorativa. Tiene una reja hermosa del siglo XVII y una escultura orante de Juan Vigil de Quiñones obispo de Segovia obra de Luis Fernández de la Vega.

* Capilla de la Asunción que contiene el Retablo de la Inmaculada en el crucero, en el lado norte. Del siglo XVIII. Era el lugar preferido de los peregrinos junto con la de Santa Eulalia y la hornacina de la Hidria (palabra que nos viene del griego a través del latín y que significa cántaro o vasija grande).

* Hornacina de la Hidria, de siglo XV. Según se cuenta, la hornacina contiene una de las 6 tinajas de las Bodas de Caná. Admite 100 litros. Se muestra al público el 21 de septiembre, festividad de San Mateo y se puede beber del agua previamente bendecida. Normalmente está cerrada al público y pasa totalmente desapercibida.

Capilla de Santa Eulalia de Mérida

Capilla dedicada a la patrona de la diócesis de Oviedo es una capilla barroca de planta de cruz griega rematada por una gran cúpula con profusa decoración barroca.

Fundada en el siglo XVII por orden del obispo Simón García Pedrejón y ejecutada por la familia Menéndez Camino (padre e hijo) contiene un baldaquino barroco obra de Domingo Suarez de la Puente con reliquias de la santa.

En la capilla se encuentran enterrados varios obispos, entre ellos su fundador.

Capilla del Rey Casto

Portada de Juan de Malinas, entrada a la capilla del Rey Casto.

La Capilla de Nuestra Señora del Rey Casto fue edificada por orden de Tomás Reluz en 1705 sobre otra capilla fundada por Alfonso en el siglo IX, se estructura paralela a la catedral formando un templo a parte con entrada exterior propia a través de un jardín situado a la izquierda de la catedral. Es obra de Bernardo de Haces y por Luis de Arce.

Se une a la catedral por la gran puerta obra de Juan de Malinas construida entre 1470 y 1485 en estilo gótico tardío. La puerta se divide en dos por un parteluz en el que se esculpió la figura de La Virgen con el Niño flanqueada en los laterales de las puertas por las figuras de los apóstol es Santiago y San Pedro y a la derecha San Pablo y San Andrés. Al lado, a la izquierda de la puerta y antes de entrar a la capilla se puede ver una inscripción pétrea de Alfonso III el Magno que se traduce:
En el nombre del señor Dios y salvador nuestro Jesucristo, y a la gloria de todos, de la gloriosa Santa María Virgen, a los doce apóstoles y restantes santos mártires… el príncipe Alfonso hijo del rey Ordoño de santa memoria mandó edificar esta fortificación con la esposa Scemena, habiéndoles nacido dos hijos, para que la defensa de la fortificación del aula del tesoro de esta santa iglesia permanezca sin daño; precaviendo que nada perezca, pues los gentiles suelen apresurarse con su ejército pirata naval, Dios no lo quiera. Esta obra ofrecida por nosotros, sea concedida en perenne posesión a la misma iglesia

En esta capilla estuvieron sepultados algunos reyes asturianos. Fue el primer panteón de la monarquía española.

Sobre las pechinas de los arcos torales hay bustos de varios reyes asturianos.

En la nave norte hay un buen retablo de la Virgen de la Luz del siglo XVI, de la escuela de Juan de Juni. A su lado, cuatro pequeños apóstoles; en el ático está la figura de Dios Padre. Tiene también dos imágenes en mármol de San Pedro y San Pablo del siglo XVIII. Había la costumbre de girar la llave de San Pedro para abrir al alma las puertas del cielo.

En la misma pared se encuentra el Panteón de Reyes. Es una buena solución arquitectónica de 6 nichos con 6 urnas funerarias.

En el centro de la capilla hay un misterioso sarcófago con valiosísima lauda del siglo VI. Contuvo el cuerpo de un tal Ithacio, que se cree, fue un niño.

Panteón Real

Situado en una parte de la capilla y protegido por una reja que data de 1713 se encuentra el primer panteón real de la monarquía española. Este panteón sustituye al anterior fundado por Alfonso II situado enfrente. De este primitivo panteón sólo se conserva un sarcófago de alabastro de época romano-cristiana. Hay estudios que indican que este sarcófago se utilizó para el traslado de los restos mortales de Alfonso III y de su esposa doña Jimena de Zamora a Oviedo.

Los reyes enterrados en la Catedral son:

Reyes de Asturias

* Fruela I (c740 †768 ), Rey de Asturias (757-768) y su esposa Munia
* Bermudo I el Diácono (789-791)
* Alfonso II el Casto (c. 765 †842); Rey de Asturias (791-842)
* Ramiro I (c. 790 †850) Rey de Asturias (843-850)
* Ordoño I (c. 830 †866) Rey de Asturias (850-866) y su esposa Munia
* Alfonso III el Magno (848 †910); Rey de Asturias (866-910) y su esposa Jimena (†912)

Reyes de León

* García I (c. 871 †914); Rey de León (910-914)
* Elvira (†921), esposa de Ordoño II, Rey de León. Su esposo se encuentra enterrado en la Catedral de León
* Fruela II (c. 875 †925), Rey de León (924-925)

* Urraca de Navarra (†956), esposa de Ramiro II, Rey de León. Su esposo se encuentra enterrado en San Isidoro de León
* Teresa (†después de 997), esposa de Sancho I el Gordo, Rey de León

Mapa de la catedral de Oviedo
Mas informacion en la pagina oficial
Galeria de Imagenes de la Catedral de Oviedo en España
Go to Top